viernes, 4 de diciembre de 2015

Gnocchi de Calabaza con Perretxicos y Jamón Ibérico

Ingredientes :

400 grs de Patatas para cocer
400 grs de Puré de Calabaza (mejor del tipo Butternut)
150 grs de Harina común
50 grs de Queso Parmesano rallado
Nuez moscada
Sal

100 grs de Jamón Ibérico
40 grs de Perretxicos deshidratados
Aceite de Oliva Virgen Extra
Hojas de Salvia
Sal
Pimienta Negra

Aceite de oliva con trufa blanca
Preparación :

Empezamos preparando todos los ingredientes para preparar la receta. Precalentamos el horno a 190ªC (180ºC con aire). Ponemos las setas a remojo, en agua templada. 
Introducimos las patatas bien lavadas en una cazuela, las cubrimos de agua y las ponemos a calentar. Cuando rompan el hervor, bajamos un poco la temperatura y dejamos que hiervan durante 25/30 minutos, dependiendo del tamaño de las patatas.
Tienen que quedar muy tiernas. Para comprobarlo, pinchamos las patatas con un palillo y comprobamos que están hechas hasta el centro. Cuando estén listas las escurrimos sobre un colador.
Cortamos la calabaza en trozos, les quitamos las pepitas y los ponemos sobre una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado. La metemos al horno y dejamos que la calabaza se ase durante 25/30 minutos, hasta que la carne de la calabaza esté tierna. Pasado ese tiempo, sacamos la carne de la calabaza, con cuidado de no quemarnos y pesamos la cantidad de calabaza que necesitamos.
Pelamos las patatas cocidas y junto con la carne de la calabaza, las pasamos por el pasapurés. Tenemos que hacer este proceso con las verduras en caliente, ya que si no, no se triturarán bien.
Dejamos enfriar un poco la mezcla y le añadimos la mitad de la harina y el queso parmesano rallado. Lo mezclamos todo bien hasta obtener una masa lisa y de color uniforme. Incorporamos la sal y la nuez moscada a nuestro gusto y el resto de la harina. Seguimos trabajando rápido, hasta obtener una masa suave y manejable, que no se pegue a las manos.
Si la patata y la calabaza no han aportado mucha humedad, no necesitaremos más harina, pero hay veces, que quizás necesitemos añadir un poco más de harina, para obtener la textura deseada de la masa.
Formamos una bola con la masa y cortamos un trozo. Guardamos el resto de la masa bien tapada con film transparente. Formamos un rulo con el trozo que hemos cortado, sobre la mesa de trabajo bien enharinada.
Cortamos trozos como de un centímetro de grosor, les damos forma de cilindro y los marcamos con ayuda de un tenedor, aplastándolos con cuidado. Vamos colocando los gnocchi sobre una bandeja con papel de horno, bien enharinada.  Hacemos el mismo proceso con toda la masa.
Una vez que tenemos los gnocchi hechos, preparamos el acompañamiento. Para ello escurrimos bien las setas y las cortamos un poco (no tiramos el agua). Las ponemos sobre papel absorbente para que sigan escurriendo. Troceamos también el jamón ibérico y 4 o 5 hojas de salvia, bien lavada.

Cubrimos el fondo de una sartén grande con aceite de oliva. La ponemos a calentar y añadimos el jamón cortado. Lo sofreímos a fuego medio y añadimos las seta y las hojas de salvia. Salpimentamos al gusto y dejamos que se cocinen todos los ingredientes juntos unos minutos, hasta que se rehoguen bien y se mezclen los aromas y sabores. 
Ponemos una cazuela llena de agua al fuego. Le añadimos sal y un poco del agua donde hemos hidratado las setas y esperamos a que rompa el hervor. Vamos cociendo los gnocchi de pocos en pocos. Al echarlos al agua se irán al fondo, en cuanto suban a la superficie, estarán listos. Los vamos sacando con una espumadera y bien escurridos, los vamos añadiendo a la sartén donde tenemos el sofrito.

Cuando hayamos acabado con todos los gnocchi, removemos un poco el contenido de la sartén, para que todos los gnocchi se impregnen de la grasa del acompañamiento y éste se reparta bien. Hay que hacerlo con cuidado para no romperlos. 
Podemos rectificar de sal y pimienta si fuese necesario. Cuando sirvamos los gnocchi en el plato, podemos espolvorearlos con un poco de salvia picada o de queso parmesano rallado o regarlos con un poco de aceite de oliva con trufa blanca, como es en esta ocasión. En cualquier caso, el plato debemos servirlo inmediatamente, bien caliente.
Esta receta quizás no sea para un día de diario, pero dedicarle un poco de tiempo a la cocina y sorprender a nuestros comensales en un día especial, creo que merece la pena, no creéis?

El resultado de nuestro esfuerzo son unos gnocchi sabrosos y coloridos, con una salsa de productos de temporada que casan perfectamente en sabores  y con un aspecto precioso. Para mi, es una receta perfecta, sobre todo porque me encantan todos los ingredientes!!!! Las setas son mi perdición….

La receta es del blog “Un dejeuner de soleil”, un blog que no tiene desperdicio… creo que paso a favoritos todas sus recetas y eso, que publica casi todos los días!!

Si en las próximas fiestas queremos variar un poco nuestros menús ¿por qué no, un plato de gnocchi? Vuestros comensales os lo agradecerán!!

1 comentario:

  1. Madre mía, se me está haciendo la boca agua y eso que acabo de desayunar. Este plato bien merece un aplauso porque te ha quedado divino, de esas recetas que te sacan una sonrisa después de haberles dedicado tiempo para hacer los gnochis caseros,y que cuando los pruebas sabes que ha merecido la pena. Felicidades y disfruta del puente, 1 beso amiga!!

    ResponderEliminar