lunes, 7 de diciembre de 2015

Huevo Hilado

Ingredientes :

2 Yemas de Huevo

6 Yemas de Huevo
500 grs de Azúcar
500 ml de Agua
Preparación :

Para preparar huevo hilado, lo primero que haremos será preparar un almíbar, donde echaremos dos yemas de huevo, que posteriormente desecharemos. Para ello, pondremos el azúcar y el agua a hervir en un cacito y esperaremos hasta que el almíbar llegue a los 101ªC, es decir, basta con que empiece a hervir.

Retiramos el cazo del fuego y echamos al almíbar dos yemas batidas con un poco de agua, en forma de hilo. Volvemos a poner el cazo al fuego y dejamos que hierva un minuto. Espumará y subirá. Retiramos las yemas con una espumadera y colamos el almíbar restante.

Con este almíbar espumado, ya podemos confeccionar el huevo hilado. Este almíbar ya nos sirve para siempre. El proceso anterior solamente lo tendremos que hacer una vez. Podremos seguir haciendo almíbar, con un poco de éste inicial y será suficiente. Pero si no tenemos el almíbar espumado, no podremos hacer el huevo hilado. No sale, no se forma el huevo hilado.
Para hacer definitivamente el huevo hilado, sacamos las 6 yemas de los huevos, procurando que no tengan nada de clara. Las ponemos a calentar en un bol, al baño maría, para que se licuen. Hay que darles muy poco calos, lo justo para que sean más líquidas. Este paso es muy importante. A continuación, las pasamos por un colador, sin removerlas y sin presionar, deben caer por su propio peso
Ponemos otra vez el almíbar al fuego y esperamos a que comience a hervir. Ponemos el hilador de huevos sobre nuestra mano izquierda, de manera que queden los agujeros tapados. Echamos las yemas coladas en el interior del hilador y lo ponemos encima del cazo, a una distancia de unos 15 centímetros. Quitamos entonces la mano de debajo y dejamos que salga el huevo en hilo, sobre el almíbar. Mantenemos la distancia y giramos la mano, haciendo círculos sobre el almíbar.
Dejamos cocer las yemas unos tres minutos. Preparamos un bol con agua fría y cuando las yemas estén listas, las sacamos, de una sola vez, con ayuda de una espumadera y las sumergimos en el agua fría. Les damos un baño rápido y las sacamos a escurrir a un colador. Se utilizan una vez que estén bien frías.

Guardamos el almíbar para otra ocasión.
No sé a vosotros, pero a mí me encanta el huevo hilado. En mi casa, para navidad, siempre se han preparado muchos fiambres, de todo tipo: gallina trufada, lomo trufado, lomo de París, lengua en escarlata,… y por supuesto, siempre se han comido embutidos, que para las fiestas, siempre se ha procurado que sean de la mayor calidad posible. Y para acompañar todas estas delicias, siempre se ha usado el huevo hilado.

Quizás el huevo hilado, esté un poco trasnochado, pero a mí me sigue encantando y para mí, un buen jamón ibérico, enrollado sobre un poco de huevo hilado, me parece un bocado sublime.

Por eso, como tantas veces, he intentado hacer mi propio huevo hilado. Para ello he utilizado la receta del libro “Enciclopedia culinaria- Confiteria y Repostería”, de la Marquesa de Parabere.  
Desde hace muchos años, compro el huevo hilado de Santa Teresa, que me encanta y resulta super cómodo: se compra y ya está.

Pero hace dos años, en una visita a Lola Homar de “Lola en la cocina”, pasé por Murcia y tuve la “suerte”, de que muy cerca del hotel donde me alojaba, encontré una especie de ferretería-tienda de menaje, en liquidación total. Y ya os imagináis lo que pasó. Todos eso artilugios que yo nunca me hubiera comprado por precio o por que los vas a usar una vez en la vida, cayeron de golpe: cortador de melones, hilador de huevos, porcionador de tartas,….

El huevo hilado no me ha quedado perfecto, porque como muchas otras cosas, es cuestión de práctica. Pero ha quedado muy bien de textura y sobre todo de sabor. Está buenísimo!!!! Yo voy a seguir intentándolo, hasta pillarle bien el punto, que tengo claro que sobre todo, depende del espesor de las yemas, que tienen que caer a hilo, no a gota. Creo que este es el verdadero secreto… tampoco es para tanto, no?
Ah!!! Y se me olvidaba deciros, que si no tenéis el hilador, no importa, podéis hacer el hilo de yema, con un biberón de agujero fino… es más lento, pero al fin y al cabo, lo mismo…

2 comentarios:

  1. Ainsss, cómo te creas necesidades jejeje. No tengo especial devoción por el huevo hilado, pero vamos, nunca le hago ascos y he probado el de Santa Teresa. Supongo que como comentas, para hacerlo en casa y que quede perfecto, es técnica y ya está. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. La Marquesa de Parabere nunca falla para estos temas. Me quito el sombrero porque me parece muy complicado de hacer, a mí me encanta, me gusta con la carne,con el salmón...por cierto, que una de las pocas cosas que me sentaba bien en los embarazos era un Suizo o medianoche con mantequilla, jamón york y huevo hilado.

    ResponderEliminar