jueves, 17 de diciembre de 2015

Rodaballo al horno, con Sidra

Ingredientes :

80 grs de Mantequilla
Aceite de Oliva Virgen Extra
Tomillo
3 hojas de Laurel
6 Puerros
Cebolletas
3 dientes de Ajo
1 Rodaballo
1 cucharadita de Semillas de Hinojo
200 ml de Sidra
40 grs de Mascarpone
1 Limón

Perejil
Preparación :

Precalentamos el horno a 150ºC. Ponemos una fuente a calentar a fuego medio con la mitad de la mantequilla y un poco de aceite de oliva. Añadimos el tomillo, las hojas de laurel, los puerros limpios, pelados y cortados en rodajas, las cebolletas limpias, peladas y en trocitos y los dientes de ajo pelados y cortados en láminas. Cocinamos todo junto unos 15 minutos, hasta que empiecen a cambiar de color.
Ponemos todas las verduras sobre el fondo de una fuente de horno grande. Hacemos unos cortes en la superficie del rodaballo y lo colocamos sobre las verduras. Espolvoreamos por encima las semillas de hinojo y salpimentamos al gusto.
Vertemos la sidra en la fuente y cortamos el resto de la mantequilla en trocitos y la colocamos por encima del pescado. Horneamos el rodaballo 1 hora. Lo sacamos del horno y colocamos el pescado sobre una fuente y lo tapamos con papel de aluminio.
La fuente que hemos sacado del horno con los puerros, la colocamos al fuego y añadimos el queso mascarpone. Removemos bien y dejamos que hierva suavemente unos minutos, hasta que espese.
Servimos el rodaballo sobre los puerros, cubierto de rodajas de limón y espolvoreado de perejil picado. Yo no puedo sacar en mi casa el pescado entero a la mesa, así que he sacado los lomos, quitándole la cabeza al rodaballo, las espinas laterales y la espina central. Es más cómodo comerlo así....

En Navidad también se come pescado, no? De hecho, en mi casa, hemos reducido la cena de Nochebuena a una Sopa Reina y un pescado. Y postres, muchos postres…. 
Por eso, cuando vi esta receta en la revista de Noviembre15 de Jamie Oliver, me pareció una buena opción para estas fiestas. Hoy en día, podemos encontrar los rodaballos muy fácilmente, ya que además de los maravillosos de toda la vida, tenemos los rodaballos de piscifactoría, que han popularizado mucho  este pescado.

En esta ocasión he usado una sidra asturiana buenísima y las cebolletas que he usado, no son las cebolletas que nosotros conocemos de siempre, si no unas cebolletitas pequeñas, parecidas a los ajos tiernos, que los británicos usan mucho y que yo, hasta ahora, no había encontrado por aquí.

A mi, personalmente, el rodaballo no es el pescado que más me gusta, pero eso no quita para que reconozca que es un pescado blanco delicioso, que permite muchos tipos de preparación (otro día publicaré el rodaballo al txacolí, estupendo!!) y que quizá en estas fiestas, sea una opción diferente para nuestros menús. No creeis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada