viernes, 18 de diciembre de 2015

Solomillo de Cerdo Ibérico en Manteca

Ingredientes :

2 Solomillos de Cerdo Ibérico
6/8 dientes de Ajo
2 Hojas de Laurel
Granos de Pimienta Negra
Tomillo fresco
Romero fresco
Sal
Manteca de Cerdo Ibérico
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación :

Limpiamos bien los solomillos de cerdo. Preparamos las hierbas y especias y separamos, sin pelar, los dientes de ajo.

Ponemos en una cazuela un trozo de manteca y un buen chorreón de aceite. Dejamos que se derrita y se mezclen y metemos los solomillos dentro de la cazuela. Los sellamos por todos lados y dejamos que tomen un poco de color. 
Incorporamos las hojas de laurel, el tomillo, el romero, los granos de pimienta y los dientes de ajo. Salamos los solomillos a nuestro gusto y bajamos el fuego, hasta una temperatura baja (en mi caso el 3). Tapamos la cazuela y dejamos que la carne se cocine durante 5 minutos.

Separamos la cazuela del fuego y, sin destaparlo, lo dejamos que se enfríe. La carne se cocinará con el calor residual y quedará bien hecha por dentro pero sonrosada. Si os gusta más hecha, cocinarlo unos minutos más, pero pocos, para que quede tierna y jugosa.
Lo podemos presentar en frío o caliente y acompañado de la salsa que más nos guste. Os he puesto los enlaces de varias salsas, dos frías: bearnesa y romesco y dos calientes: Café de París y l’Entrecôt.

En esta ocasión, yo he acompañado el solomillo con una salsa bearnesa, que a mi me encanta y hacía mucho tiempo que no la preparaba, y además como guarnición, preparé unos pimientos amarillos confitados con ajo y unas patatas fritas. Un plato de 10, un verdadero lujo!!!!
Este año, cuando hicimos la cena de los Tamango Bloguers, Ana María de “Cocinando entre olivos”, entre otras delicias, nos trajo este solomillo de cerdo en manteca. Hubo tanta comida y éramos tantos, que yo no llegué a probarlo. Pero vi como lo cortaba Ana María y se me quedó grabado en la retina y en el fondo de mi cerebro y no he parado hasta hacerlo. Está de muerte!!!!
Además, como habéis podido comprobar, es una receta sencillísima, que se hace en un momento y que tiene la super ventaja de que se puede preparar con antelación, ya que al enfriarse, si lo guardamos bien, se queda cubierto con la manteca y ya sabéis, que la carne en manteca, es una preparación tradicional de nuestra cocina, precisamente para preservar la carne en el tiempo.

Así, que no dudéis en prepararla, os va a alegrar las fiestas!!!! En cuanto a la salsa y la guarnición, que cada uno elija lo que más le gusta. Ya me contaréis….

4 comentarios:

  1. Yo sí lo probé, estaba escandaloso. Teníamos planeado hacerlo... Te ha quedado de cine!

    ResponderEliminar
  2. Esta también se me quedó a mí en pendientes...cualquier día cae...la verdad que es una receta muy sencilla y rica...y con esas guarniciones...un lujo!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Qué bueno!! Últimamente me he aficionado al solomillo de cerdo, pienso probar esta manera de hacerlo, ¡menudo corte! ¡Y qué preciosidad de fotos Begoña!
    Un besazo,
    Luz.

    ResponderEliminar
  4. Ve sacando el pan que me auto invito a comer en tu casa con este solomillo que nos traes. Viéndolo ya entiendo por qué se te quedó grabado en la retina, pero ya veo que te has quitado esa espinita clavada, y qué bien nos ha venido a tus lectores ;) Enhorabuena por otra super receta. 1 besote y felices fiestas!!

    ResponderEliminar