jueves, 8 de marzo de 2012

Tarta Tatin de Membrillo


Ingredientes :

1 lámina de Hojaldre
3 Membrillos
120 grs de Mantequilla
160 grs de Azúcar

Preparación :

Ponemos los membrillos bien limpios, a cocer, en una cazuela con abundante agua. Los dejamos durante 30/40 minutos, hasta que se ablanden bien. Los pinchamos con un palillo, para ver si se atraviesan con facilidad. Los sacamos, escurrimos y dejamos enfriar.

Una vez fríos, los pelamos, los cortamos en cuartos y les quitamos el corazón. En este punto, ya los podemos utilizar para la tarta, cortando cada cuarto de membrillo en láminas finas, como una manzana. Yo lo que hago, es preparar un almíbar ligero y verterlo sobre los membrillos, para que los cubra totalmente. Si hace falta ponemos encima un papel de horno, del mismo tamaño que el recipiente que utilicemos y un plato encima, para que la fruta esté siempre bien sumergida.

Los dejamos así hasta que se enfríe el almíbar, los repartimos en recipientes de plástico, rellenándolos con el líquido y los congelamos. De esta manera tenemos membrillos todo el año. Podríamos haber guardado la fruta en tarros de cristal esterilizados y verterles el almíbar caliente, cerrarlos bien y dejarlos enfriar bocabajo, para que se haga el vacío. Pero en este caso, el almíbar deberá ser mucho más espeso, con muchísima más cantidad de azúcar. Si no, corremos el peligro de que la fruta se pique.

En cualquier caso, sean membrillos recién cocidos o descongelados en su almíbar, los cortamos en láminas. 


Lo ideal sería utilizar un molde de tarta tatin, pero yo no tengo, así que he utilizado una paellera pequeña (aquí y aquí podéis encontrar esos moldes). La he cubierto con papel de horno, porque no me fiaba de su anti-adherencia… He utilizado un papel de horno que llevo tiempo queriéndooslo enseñar. Es doble, por un lado de papel de horno normal y por el otro de papel de aluminio. Tiene la dureza del papel de horno normal, no se rompe al manipularlo y absorbe el calor como el de aluminio, ideal para hornear con calor uniforme.

Precalentamos el horno a 180ºC. Extendemos la mantequilla troceada por el molde y repartimos las rodajas de membrillo de manera uniforme, haciendo diferentes círculos por toda la superficie. Espolvoreamos todo el azúcar por encima.

Estiramos la lámina de hojaldre y la pinchamos por todos lados. Con cuidado, la ponemos encima del molde, cubriéndolo totalmente. Remetemos el bode con los dedos, de manera que lo sellemos y no se salga el relleno. Guardamos la tarta en el frigorífico por lo menos durante 20 minutos.


Ponemos el molde al fuego para derretir la mantequilla y que se funda con el azúcar. Lo dejaremos a fuego medio unos 10/15 minutos, para que se caramelice. Entonces lo pasamos al horno y lo dejamos hornear unos 25 minutos, hasta que se dore por todos lados.

Sacamos la tarta del horno y la volcamos sobre una bandeja de servir, que tenga borde, ya que soltará jugo. La tarta nos debe quedar con la masa debajo y la fruta por encima. Intentaremos ordenar un poco la fruta, ya que es difícil que no se mueva al volcarla.

Servimos la tarta en caliente, acompañada de helado o clotted cream.


Esta tarta de frutas, típica de la repostería francesa, resulta tan fácil de hacer y es tan rica, que os recomiendo, a todos los que no la hayáis probado, que le pongáis remedio ya. En principio, la receta original es de manzana, pero realmente se puede hacer con casi todas las frutas : pera, albaricoques, melocotones, higos,….

Como la receta es tan sencilla, he aprovechado para enseñaros los membrillos en almíbar que preparé en otoño. Nosotros no estamos acostumbrados a comer el membrillo nada más que en dulce, que por otro lado, es una verdadera delicia. Pero en otros países como EEUU, Canadá o Australia, utilizan esta fruta en cantidad de postres e incluso en platos salados, de la misma forma que la manzana. La diferencia es que hay que cocerla para poderla utilizar.

Poco a poco os iré enseñando más recetas. No pensaba publicarlas hasta el otoño, para que pudierais hacerlas cuando volviera a haber membrillos, pero resulta que el otro día, vi en la frutería, que todavía quedan, no se de donde serán, pero siguen vendiéndolos.

Y por otro lado os he mostrado ese papel de horno, que lo compré en Lakeland y que estoy encantada con él. Espero que pronto se comercialice en España. Y tengo que enseñaros también el papel para cubrir moldes cortado en diferentes tamaños, y los papeles para escalfar huevos….. uff… esto no tiene fin!!!!!

15 comentarios:

  1. Nunca he probado nada igual, ni siquiera los membrillos en almíbar, seguro que están fantásticos!...

    Qué bien os cuidáis...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el tatín! yo sólo lo he preparado con manzanas, pero me has dado una idea...

    ResponderEliminar
  3. Pintaza! Claro, me estaba preguntando yo cómo conseguías los membrillos ahora... very clever ;)

    ResponderEliminar
  4. Qué buena... Nunca he preparado un tatin, pero me voy a tener que poner a ello, jeje. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Begoña.

    Qué buena pinta! La foto del corte se ve espectacular con un color caramelizado buenísimo. Y con el contrate con el helado fantástico.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que esto no es pecado ???? Me parece deliciosa esta tarta, y con la bolita de helado, me rematas!!!!.... Disfrútala. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Begoña, cuantas cosas nos cuentas en esta entrada, la tarta un lujo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Begoña: ¡ Por Dios! Me estoy empezando a desmoralizar porque llevas un ritmo de presentaciones que no hay quien te siga. Estoy disfrutando de una entrada cuando vas y nos encandilas con otra.¡¡¡No es justo!!!! .....pero me encanta.

    Gracias

    Raquel

    ResponderEliminar
  9. Ay Begoña, que rica.
    Yo nunca he visto la fruta de membrillo frente a mi.
    Cuando vivía en Cuba pensaba que el membrillo era el dulce de barra y ni sabía que existía.
    Besos,
    Vero

    ResponderEliminar
  10. Con lo que me gustan los membrillos !!!

    besotes

    ResponderEliminar
  11. Jooo, de membrillo tiene que ser un pecado...
    ¡Deliciosa!
    Un beso,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  12. Guau!! Esto tiene que estar de muerte...me encanta el membrillo y así doradito...se me hace la boca agua!!

    ResponderEliminar
  13. Te ha quedado exquisita!! Muy buena pinta y debe saber mejor!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  14. de membrillo que rica y muy original.
    besos guapa
    feliz finde

    ResponderEliminar
  15. Excelente receta. Otra opción menos azucarada de conservar el membrillo
    Propuesta: ¿no te parece mejor botes de cristal?
    Saludos!

    ResponderEliminar