domingo, 9 de enero de 2011

Chuletas de Cordero y Huevos a la Bechamel

Ingredientes :

1 Kg de Chuletas de Cordero
4 Huevos
50 grs de Jamón Serrano
Sal

Huevos
Pan Rallado
Aceite de Oliva

Preparación :

Ponemos los huevos a cocer en agua. Desde el momento que empiecen a hervir los dejamos 10 minutos. Los enfriamos, los pelamos. Los partimos por la mitad a lo largo y sacamos las yemas. Picamos muy fimo el jamón y lo juntamos con las yemas desmenuzadas. Rellenamos otra vez los huevos y los reservamos.

Limpiamos bien el palo de las chuletas de cordero, bajando la parte carnosa y acomodándola sobre la chuletilla en redondo. Salamos las chuletillas y las freímos en poco aceite, hasta que estén doradas pero sin secarlas. Las vamos dejando en papel absorbente y reservamos.

Hacemos una bechamel espesa, hirviéndola mucho tiempo sin parar de remover. Le añadimos nuez moscada. 

Humedecemos una bandeja limpia con agua y vamos poniendo cucharadas de bechamel del tamaño de las chuletitas y los huevos, ayudándonos con el dorso de la cuchara. Dejamos enfriar un poco y ponemos en cada montoncito un huevo boca abajo o una chuleta, dejando el hueso sobresaliendo.

Cubrimos de bechamel cada uno de ellos, de manera que queden totalmente envueltos. Dejamos enfriar en el frigorífico por lo menos una hora.

 
Los sacamos del frigorífico y nos ayudamos con una espátula para despegarlos bien y los vamos empanando. Primero los pasamos por pan rallado, después por huevo batido y terminamos de envolverlos en pan rallado otra vez. Hay que formar una costra firme y que cubra bien cada chuleta o cada huevo. Si sobra bechamel por los costados, la recortamos.

Los freímos en abundante aceite de oliva caliente y los sacamos a un papel de cocina absorbente para retirarles el exceso de grasa. Los servimos inmediatamente, acompañados de patatas fritas. A las chuletas les ponemos unas chorreras de papel, para no mancharnos los dedos al comerlas.

Estas son dos variedades más de los típicos “Fritos” del País Vasco. Y aunque son preparaciones trabajosas, tienen la ventaja de que se pueden preparar con antelación y a última hora solamente tenemos que freírlas.

Es un plato exquisito y muy difícil de encontrar fuera de casa, precisamente por lo laborioso de su preparación. Pero yo creo que merece la pena y además es uno de esos platos que al prepararlo, haces el doble de cantidad, casi con el mismo esfuerzo, la congelas y lo tienes listo para otro día, sin acordarte del trabajo que te costó hacerlo.

Las chuletas de cordero quedan mejor si son de cordero lechal, que no es el caso. Resultan más finas y de un tamaño más cómodo. Los huevos se podían haber rellenado de jamón cocido o haberles añadido un poco de cebolla pochada o del relleno que a cada uno le apetezca más. Las variaciones son muchas y el resultado siempre exquisito.

23 comentarios:

  1. Que buenas Begoña, me encanta el sombrerito que le has puesto a tus chuletas...jejeje.Besos

    ResponderEliminar
  2. Madre mía que bueno!! eso es para empezar y no parar!, me encanta y te han quedado perfectas, tienen que estar de muerte. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ufff, que bueno tiene que estar todoe esto madre mía, y yo sin desayunar.

    Saludos y que tengas un gran día.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno ese plato ¡¡¡¡¡me encanta
    lo tengo que probar
    La presentación de lo mas apetecible¡¡¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  5. Riquísimas y riquísimos Begoña.

    Hemos visto la preparación de estas chuletas en otros blogs, y es además una de las recetas favoritas de Futuro Bloguero, verás cuando las vea M ;).

    Son laboriosas pero seguro que son un éxito, sin duda. Me encantan.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Que rico, esto con una cervecita y a disfrutar!

    Bicos

    ResponderEliminar
  7. Viva Euskadi, vivan los pinchos y las chuletas con huevo y bechamel, que ricura para los sentido, me las comería todas yo, bravo, me encantan!!

    ResponderEliminar
  8. Que rico todo. Me encantan los fritos.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. pero bueno, tú crees que así puedo ponerme yo a régimen??? con tanta cosa rica y tentadora ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Qué receta tan riquísima Begoña!!! Tiene que estar delicioso.
    Besitos,

    Suny

    ResponderEliminar
  11. Mi suegra, que era catalana, hacía esto genial. Me ha servido mucho tu exlicación porque algunas lagunas que tenía para hacerlas han quedado aclaradas. Un besote y gracias de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  12. oooooooooooooooooooooole!! yo quiero comer en tu casa!! jaaajaj se ve delicioso.. y de chupeterase luego los dedos...jajaj como a mi me gusta!!
    besotes y feliz año!!

    ResponderEliminar
  13. Invítame, por favor, no vuelvas a hacerme esto.


    Feliz 2011.

    besos

    ResponderEliminar
  14. Que buena pinta que tienen!! Las chuletitas con los gorritos de cocinero parecen de restaurante,ja,ja:Besos Esther

    ResponderEliminar
  15. Que buena pinta tienen las chuletitas!Me comia una detras de otra.....estoy alucinando con la entrada anterior...todo te queda de maravilla!!!!!!Que pasada de trabajo.
    Besets.

    ResponderEliminar
  16. Que ricos los huevos y las chuletitas hechas así.
    Beso de Orquidea59

    ResponderEliminar
  17. Menudo bocado delicioso tiene que tener esas chuletitas..
    Besos guapa y feliz año

    ResponderEliminar
  18. Anda que no me gusta a mi cualquier cosa envuelta en bechamel y con su capa crujiente de rebozado.
    La verdad es que nunca he hecho estos fritos, seguramente por el trabajo que llevan, pero ahora que hacemos cosas mucho más complicadas, ¿por qué no darse el gustazo?
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  19. impresionante.y me ha gustado el truqui ese de poner en una bandeja,luego a la nevera...tomo nota...

    ResponderEliminar
  20. Begoña, que rico todo, la carne no la he probado asi, pero lo hare, los huevos nos los hacia mi madre y volavan, que buenos estaban.
    besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  21. Qué ricos son los empanados con bechamel. Hace un par de semana, publiqué esta misma receta, tal cual, en Directo al Paladar, y tal cual, en nevera, etc.

    Cómo me gusta coincidir contigo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar