Bolas de Navidad

Esta receta que os presento hoy es para mí, muy especial, porque reúne dos detalles que me vuelven loca. Por un lado, es una receta de una guarnición, que me parece algo imprescindible en un buen plato y, por otro lado, la receta es de Julie Andrieu, del programa de televisión “Les carnets de Julie”. Soy fan total de ella y su programa. De hecho, ella va a ser la responsable de que yo, algún día, acabe viviendo en Francia. Afrancesada total, cada vez más gracias a Julie, me encanta el “savoir vivre” francés, que por algo fue declarado Patromonio Inmaterial de la Humanidad… 

Siempre defiendo la preparación de una buena guarnición. No siempre se le da importancia e incluso, a veces ni nos acordamos de ella, pero una buena guarnición, remata un plato y ayuda que una buena receta sea inmejorable. No nos podemos olvidar de las guarniciones tradicionales, las que nunca fallan, como pueden ser las patatas fritas, la ensalada verde o unos buenos pimientos fritos, pero cuando un plato es más especial, creo que debemos esforzarnos un poco y buscar guarniciones más especiales. 
Tengo publicadas muchas recetas de guarniciones (las podéis ver aquí): “patatas al vapor”, “jalea picante de tomate”, “salteado de invierno”, “tartiflet”, …. Y por supuesto, la estrella de mi casa, los “Tomates rellenos”, imprescindibles, por ejemplo, con unos escalopes de ternera. 

Cuando vi en Facebook esta receta de “Bolas de Navidad” de Julie, sabía que la iba a preparar. Leí los ingredientes, que nos gustaban todos (yo le he añadido una trufa, porque le iba muy bien), vi cómo se hacían y ya solo me faltaba buscar la ocasión para prepararlas. Lo tuve claro: para mi cumpleaños. Pero entonces me di cuenta de que tenía que encontrar la receta perfecta para que estas bolas fueran la guarnición imprescindible… 

No lo dudé, me fui a mi carpeta de recetas pendientes de navidad y allí estaba la receta ideal: un solomillo de ternera relleno de setas de la revista BBC Good Food. En la siguiente entrada del blog encontraréis la receta. Fue un éxito total, una receta de esas que se te quedan grabadas en la memoria, de las que se que repetiremos una vez y otra y otra… vaya, que ha venido para quedarse. Un cumpleaños, este año en familia, de 10.
Ingredientes ; 

170 gr de Champiñones 
350 gr de Higaditos de Pollo 
100 gr de Foie gras mi-cuit 
200 gr de Ciruelas pasas sin hueso 
4 Chalotas 
2 dientes de Ajo 
250 gr de Salchichas frescas
1 Trufa 
3 cucharadas de Armagnac 
Perejil 
150 gr de Miga de Pan 
250 gr de Castañas cocidas 
32 lonchas de Bacon 
2 cucharadas de Grasa de Pato 
Sal 
Pimienta Negra
Aceite de Oliva Virgen Extra 

Preparación : 

Precalentamos el horno a 170ºC. Separamos 16 ciruelas deshuesadas y las rellenamos con la mitad del foie gras mi-cuit troceado. Las guardamos en el frigorífico. Limpiamos los champiñones o los pelamos, les cortamos un trozo del tallo y los troceamos en cubitos pequeños. Pelamos las chalotas y los dientes de ajo y los troceamos también en brunoise. Limpiamos los higaditos de pollo y hacemos trocitos pequeños. Pelamos la trufa y la troceamos.

Echamos una cucharada de aceite en una sartén y pochamos las chalotas con el ajo, hasta que estén transparentes y tiernas. Incorporamos los champiñones y dejamos que se cocinen hasta que se evapore todo el líquido que sueltan. Entonces añadimos la carne de las salchichas y removemos todo bien hasta que la carne se fría del todo. 

Incorporamos los higaditos de pollo, salpimentamos toda la mezcla y los dejamos cocinar 3 minutos a fuego fuerte. Añadimos la trufa y vertemos el Armagnac por toda la sartén, dejamos que hierva 2 minutos y retiramos del fuego. Pasamos toda la mezcla a un bol y dejamos que enfríe.

Cortamos el perejil muy fino, al igual que las ciruelas. Mezclamos las dos cosas con la miga de pan triturada. Troceamos las castañas cocidas y el foie gras que nos había sobrado y los añadimos. Y todos estos ingredientes los incorporamos a la mezcla de carne, lo amasamos bien todo junto y lo reservamos en el frigorífico bien tapado. 

Sacamos las ciruelas rellenas que teníamos en el frigorífico y las cubrimos, cada una, con una capa de la masa de carne, formando una bola, de tamaño medio, un poco más pequeña que una bola de tenis. Enrollamos cada bola con dos lonchas de bacon, cruzadas y las colocamos en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear. 

Pincelamos cada bola con la grasa de pato y las horneamos durante 20 minutos, hasta que estén bien hechas. Las servimos en caliente para acompañar cualquier plato de carne de una comida festiva. 

0 comentarios