sábado, 17 de diciembre de 2011

Pato Pekin

Ingredientes :

1 Pato de 1,5/2 kg aprox
1,5 l de Agua
1 cucharadita de Jengibre molido
1 Chalota
3 cucharadas de Miel
1 cucharada de Vinagre blanco
1 cucharada de Jerez seco
1 ½ cucharadas de Maizena

12 Ciruelas
5 cucharadas de Azúcar
½ cucharadita de 5 Especias (anis estrellado, clavo molido, canela, pimienta de Sechuan y semillas de hinojo)
2 cucharadas de Salsa de Soja
½ cucharadita de Chili en Polvo
Agua

250 grs de Harina
150/200 ml de Agua
Aceite de Oliva

1 Pepino
6 Cebolletas pequeñas

Preparación :

Preparamos primero el pato. Lo limpiamos bien y lo secamos con un paño de cocina, quitándole toda la humedad. Dejamos el pato al aire 4 horas, para que se seque totalmente. Lo mejor sería dejarlo colgado, en una corriente de aire.

En un cazo ponemos el agua a hervir. Añadimos el jengibre, la chalota picada, la miel, el vinagre y el jerez (yo le he puesto vino de arroz). Lo llevamos a ebullición. Disolvemos la maicena en tres cucharadas de agua y la añadimos.

Ponemos el pato en una fuente honda y lo bañamos con este líquido, a cucharones, durante 10 minutos. Tiene que impregnarse bien por todos lados. Volvemos a dejar el pato al aire (mejor colgado) durante 6 horas o mejor toda la noche.

Al día siguiente, precalentamos el horno a 180ºC. Ponemos el pato sobre la rejilla del horno engrasada y colocamos debajo un recipiente con agua, que recoja la grasa que vaya soltando el pato. Horneamos 30 minutos.

Le damos la vuelta al pato y lo horneamos 30 minutos más. Le volvemos a dar la vuelta y horneamos otros 10 minutos.

El pato ya está listo. Mientras se hace el pato preparamos las Crepes Mandarinas. Para ello mezclamos el agua hirviendo con la harina y removemos rápidamente. Amasamos la masa templada hasta que se convierta en una masa suave. La cubrimos con un paño y la dejamos reposar 30 minutos.

Pasado ese tiempo, ponemos la masa en una superficie enharinada y la cortamos en dos mitades. La estiramos con un rodillo, dejándola con un espesor de unos 6 mm y cortamos círculos de 7 cm de diámetro. Con una brocha, pintamos un lado de cada círculo y los juntamos de dos en dos, por la cara engrasada. Los estiramos con el rodillo hasta conseguir una tortita de unos 14 cm de diámetro. Hacemos lo mismo con el resto de la masa y guardamos los crepes tapados con un paño, para que no se sequen.

Engrasamos el fondo de una sartén y tostamos los crepes por los dos lados, unos tres minutos por cada lado, hasta que empiecen a coger color. Los reservamos tapados para mantenerlos calientes.

Con antelación habremos preparado la salsa de ciruelas (Hoisin sauce). Cortamos las ciruelas para quitarles el hueso y las ponemos en un cacito. No les quitamos la piel. Añadimos el azúcar, las 5 especias, la salsa de soja, un poco de chili en polvo y una cucharadita de agua. Lo ponemos a hervir hasta que las ciruelas se deshagan y la salsa espese. La retiramos del fuego y la dejamos enfriar hasta el momento de servirla. Se le puede añadir un poco de ralladura de naranja, que con el pato combina muy bien.

Una vez que tenemos listas todas las preparaciones, cortamos el pato con un buen cuchillo, con mucho cuidado de que cada trozo de carne tenga su trozo de piel churruscada. Ponemos el pato en una fuente y lo servimos con el pepino cortado en bastones y las cebolletas cortadas en tiras sin llegar hasta el final de cada una. La salsa se sirve en salsera.

Cada comensal deberá servirse en su plato una crepe y con la ayuda de la cebolleta a modo de pincel, cubrirla con salsa de ciruelas. Le pone por encima trozos de pato, pepino, cebolleta y más salsa si se quiere. Se enrolla y se come con la mano. Se le podría añadir también trocitos de bambú. 

El pato Pekin es uno de los más famosos platos de la cocina pequinesa. A mí, que ya sabéis que no me gusta mucho la cocina china, es un plato que me encanta. Quizás sea por la mezcla de ingredientes, por el sabor que aportan las ciruelas al pato, por el contraste con el frescor de la cebolleta y el pepino,…. no sé, pero siempre que voy a un chino (pocas veces, la verdad), pido este plato.

Me aficioné a él por culpa de una jefa que tuve, en una empresa que trabajaba yo en Marbella, que le encantaba. Normalmente es un plato que se sirve para dos personas y claro, me tocaba comer a medias con ella…. La verdad es que no me importaba y de vez en cuando me gustaba ir a comerlo al restaurante chino más cutre de Torremolinos…. lo preparaban buenísimo!!!!!!

Al final de verano, un día que fui de compras al Corte Inglés, me encontré en los expositores de la carnicería, con un pato que me estaba llamando a gritos!!! … por supuesto me lo llevé a casa y como no era época, con el calor de agosto, lo congelé. Y ha sido ahora, para mi cumpleaños, cuando ha salido el pato a relucir. Tenía ganas de prepararlo así y aunque parezca una receta un poco pesada de preparar, por los tiempos de reposo, es muy sencilla y resulta totalmente diferente. 


Tengo que reconocer que el día de mi cumpleaños, con las prisas y todo el trabajo, empecé a hacer los crepes y vi que no me quedaban bien y al final eché mano de unas tortitas de trigo mejicanas…. No es lo mismo, pero hicieron el papel. Y que lo que más me gustó de todo fue la salsa de ciruelas, receta de Jamie Oliver, que con la que sobró, preparé un lomo de cerdo asado delicioso.

Las recetas del pato y de las crepes las encontré aquí. Lo más importante de esta receta es que la piel del pato quede separada de la carne y muy crujiente. Para ello es imprescindible que el pato se seque muy bien antes de asarlo y que se haga a temperatura alta. Aunque en las fotos parece que el pato está achicharrado, no es así, solo en las zonas de la piel en contacto con hueso se quemó un  poco, pero el resto estaba deliciosamente crujiente (¿se puede decir esto…?)…

Otra receta que os puede venir muy bien para Navidad. Para los que os guste innovar.

11 comentarios:

  1. Begoña, lo bordas, te sale estupendo...Se me hace la boca agua!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pato más espectacular, debe quedar riquísimo! Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Yo me he retirado de la comida china, pero con este pato, volvería con gusto. Te ha quedado que ni soñándolo.
    Un abrazo y feliz Navidad.
    Vero

    ResponderEliminar
  4. Vaya pato pekin que te has marcado, nunca lo he hecho, pero caerá, algún día, me encanta este plato chino, y hace años que no lo pruebo.

    Me he quedado con la copla del breve tiempo de cocción y de el aireado. Interesantísimo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pedazo de receta!!!! Espectacular!!!
    Muy felices fiestas a tí tu hermana y el resto de tu familia !!
    Un afectuoso saludo. cristina

    ResponderEliminar
  6. Debe estar riquísimo y además lo has explicado estupendamente. Me encanta el pato, nunca lo he preparado de esta forma, así que tomo nota d ela receta.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Delicioso plato!!
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  8. ¡Pero qué rico!
    A mi, lo agridulce y el pato me guat mucho así que tu receta me ha encantado.
    Un beso,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  9. Un plato exquisito, te quedó fantástico.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Cuanto te agradezco esta receta Begoña. Me encanta el pato Pekín, donde más rico lo he comido ha sido en un restaurante chino al que vamos alguna que otra vez en la provincia de Alicante, pero nunca me habia atrevido a prepararlo yo. Con estas explicaciones lo voy a intentar. Un saludo. Esperanza.

    ResponderEliminar