miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ochíos de Pimentón, con Morcilla - Jaén

Ingredientes :

500 ml de Agua templada
250 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra
1 cucharada de Sal
50 grs de Levadura fresca
1 kg de Harina de trigo normal
2 Huevos
½ Limón
1 cucharada de Matalaúva (anís verde)
Aceita de Oliva Virgen Extra
Pimentón agridulce
Sal gruesa

Morcilla en caldera
Preparación :

Ponemos en el recipiente de la amasadora toda la harina, la sal, los huevos, el zumo del medio limón, la matalaúva y la levadura desmenuzada. Empezamos a amasar con el gancho y vamos vertiendo el agua poco a poco, controlando cuánta agua absorbe, ya que todas las harinas no necesitan la misma cantidad de líquido.
Cuando se hayan mezclado bien todos los ingredientes, incorporamos el aceite. Seguimos amasando y obtendremos una masa lisa y suave. Formamos una bola y cortamos la masa en trozos de unos 80 grs. Les damos forma de bola y los vamos colocando en una bandeja de horno cubierta de papel, bien separados. Los dejamos levar una hora aproximadamente, tapados con un paño, hasta que crezcan de forma visible. No hace falta que dupliquen su tamaño. Este proceso dependerá de la temperatura que tengamos en la cocina.
Precalentamos el horno a 180ºC. Calentamos un poco de aceite en un bol y le añadimos una cucharadita de pimentón. Lo removemos bien y pincelamos la superficie de los bollitos con esta mezcla. Esparcimos por encima sal gruesa. Horneamos los ochíos unos 20 minutos, hasta que estén bien dorados.
Cuando estén listos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Para servirlos los rellenamos de morcilla en caldera caliente, un producto típico de Jaén, con el distintivo Degusta Jaén Calidad, que es ¡impresionante!
Conocí los ochíos de Jaén en el viaje que hicimos a Baeza, para conocer el Aceite de Oliva Virgen Extra, de la mano de mi jienense favorita, Ana María Gutierrez, del blog “Cocinando entre olivos”.

En aquella ocasión compré los ochíos en Baeza y me los comí en mi casa rellenos de no me acuerdo qué, supongo que de paté o de jamón, o de bonito con mayonesa… valen para todo. Pero más adelanta, Ana María publicó la receta de los ochíos con la morcilla en caldera…. Y no solo eso, si no que tuvimos la suerte de probarlos en una cena aquí en Nerja, ya que los trajo para que los degustáramos todos … uff… qué delicia!!
Yo soy un poco especial para la morcilla… soy fan total de la morcilla de arroz de Burgos, pero de la del norte de Burgos, sobre todo la de Frías. La de Aranda de Duero me gusta, pero menos. Me encanta la morcilla de puerro de Gernika u otra que compra mi cuñada Iciar, que no se de donde es, pero es espectacular. Y el resto de las morcillas siempre las como con prevención… la de Málaga no me gusta, la de Asturias tampoco, lo siento. Es un tema de especias y de textura, tienen un regusto que no me va.

En una reunión de amigos, hace muchos años, una amiga de Granada, Guillermina, trajo una morcilla impresionante. Era la primera vez que yo comía la morcilla sin embutir, suelta. Desde entonces, he probado algunas morcillas de la zona, que me han gustado, hasta que Ana Maria me trajo esta “morcilla en caldera” de Jaén, que se ha convertido en una delicatesen imprescindible en mi despensa. La mejor. Es de la casa “Artemonte”. Echadle un vistazo a su página, os vais a enganchar… no he probado el resto de los productos, pero me imagino la calidad que deben tener!!

Estos ochíos los preparé siguiendo la receta de Ana maría, para una comida entre amigos, a la que también vinieron ella y su familia, además de otro jienense, Ignacio, fan fan del blog de Ana María. Los dos aprobaron mis ochíos….menos mal!! Las fotos son un poco malas, pero las saqué allí mismo, deprisa y corriendo, porque ya sabéis que los comensales se impacientan, no tienen espera!!

6 comentarios:

  1. Cuanta información en un solo post, como siempre... y caray, me acuerdo de aquellos ochíos, menuda artista Ana María, es cierto. Pues me voy a plantear hacerlos porque no son complicados y tienen muchas salidas. Aunque claro, tengo que comprar esa morcilla, es imprescindible. ¡Va a hacer ya un año de la fiesta Tamango! ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué pintaza, que apetecibles y que ganas de probar.

    Adoro la morcilla de arroz sobre todo la de autor de Burgos y de la de puerros ya ni hablamos ;)

    Besitos miles

    ResponderEliminar
  3. Nunca los he probado si mi memoria no me falla. Así que tendré que seguir tu receta y hacerlos en "Mi Cocina". Se ven deliciosos....

    ResponderEliminar
  4. No los conocía, pero desde luego... que pinta tienen...

    ResponderEliminar
  5. Madre mía que pinta! A estas horas me comía un par de ellos!

    ResponderEliminar
  6. ay que no los había visto :(. Deliciosos y además tuve la suerte de poder probarlos in situ. Un abrazo
    Cómo me gusta que hagáis alguna receta que publico, me emociona muchísimo que alguien con unas manos como las tuyas lo haga, me has hecho muy feliz.

    ResponderEliminar