lunes, 5 de septiembre de 2016

Risotto con Tomate y Calabacín

Ingredientes :

4 Tomates maduros
150 grs de Tomates Cherry
2 Calabacines
1 Cebolla
2 dientes de Ajo
½ cucharadita de semillas de Cilantro
200 grs de Arroz Arborio
100 ml de Vino Blanco
500 ml de Caldo de Verduras
2 cucharadas de Mascarpone
Parmesano rallado
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
Preparación :

Lo primero que tenemos que hacer es preparar una “passata” de tomate. Para ello pelamos los tomates, les quitamos las pepitas y los escurrimos lo más posible. Los troceamos y los ponemos a pochar en una cazuela con un poco de aceite, a fuego lento, hasta que se evapore toda el agua. Es un proceso lento, que hay que hacerlo con paciencia, pero merece la pena.
Podemos preparar la passata con tomate de lata. Yo suelo utilizar uno de una marca italiana, que es muy bueno, porque viene con muy poca agua. Perfecto para cocinarlo mucho rato y que quede muy espeso. Cuando el tomate tenga el espesor que queramos, le añadimos un poco de sal y de azúcar si hiciera falta y lo trituramos para que la textura sea más fina.
Precalentamos el horno a 200ºC. Cortamos los calabacines en rodajas y los cherries por la mitad. Cubrimos una bandeja de horno con papel, lo engrasamos y repartimos los calabacines y los tomates por encima. Los salamos y rociamos con un poco de aceite. Los horneamos durante 20 minutos, hasta que estén tiernos. Los reservamos.

Ponemos a calentar el caldo de verduras. Podemos usar caldo de pollo o carne sin problema, lo que más nos guste y a poder ser, por supuesto, casero. Pelamos la cebolla y la cortamos en trocitos muy pequeños. Hacemos lo mismo con los dientes de ajo.
Cubrimos el fondo de una cazuela con aceite y ponemos a pochar la cebolla, a fuego medio. Cuando empiece a estar tierna, añadimos el ajo y las semillas de cilantro machacadas con el mortero. Seguimos pochando todo junto durante 2 o 3 minutos, removiéndolo de vez en cuando.

Incorporamos ahora el arroz y lo removemos bien para que se impregne con el aceite y se mezcle bien con la cebolla. Vertemos por encima el vino blanco y lo removemos bien, para que hierva, se evapore el alcohol y el arroz lo absorba. A partir de ahora empezamos a incorporar el caldo a cucharones, removiendo sin parar el arroz, para que lo absorba, y esperando antes de añadir el siguiente cucharón. 
El arroz tardará unos 15 o 20 minutos, en absorber todo el líquido y estar tierno. Cuando lleve ya 10 minutos cociéndose, echamos por encima unos 200 ml de passata de tomate. Seguimos removiendo para incorporarlo y que el arroz se siga cocinando. Si hiciera falta, añadimos más caldo, hasta que el arroz esté en su punto.

Entonces añadimos las dos cucharadas de Mascarpone a la cazuela y rectificamos de sal. Hay que tener en cuenta que el caldo y la passata ya contienen sal, por eso es mejor rectificar al final. Dejamos que el arroz se siga cocinando otros 5 minutos e incorporamos los calabacines que teníamos reservados. 
Mezclamos todo bien y lo servimos inmediatamente, decorándolo con los cherries asados y con un poco de queso Parmesano rallado por encima.
Las posibilidades del arroz son infinitas!!!  Cada vez que pruebo una receta nueva de arroz, no deja de sorprenderme cómo pueden ser todas tan ricas y tan diferentes. La pasta da mucho juego, pero nada que ver con el arroz. El arroz absorbe mucho más el sabor de los ingredientes que lo acompañan y creo que admite muchas más combinaciones.

Con esta receta me volví a sorprender del resultado. Con unos ingredientes muy sencillos, con una “passata” de tomate deliciosa y con un proceso rápido y simple, se obtiene un arroz sabrosísimo, ligero, refrescante y sanísimo. Una receta para repetir muchas veces…. Una versión actualizada del arroz con tomate.

La receta es de la revista BBC GoodFood de julio/2015.

2 comentarios:

  1. Ay con este hambre que tengooooooooooooooooooooo madre mía que pinta!

    ResponderEliminar
  2. Estas son de las recetas que das en el clavo conmigo, ¡vaya delicia! Me la apunto

    ResponderEliminar