lunes, 12 de septiembre de 2016

Tarta enrejada de Ruibarbo

Ingredientes :

1 lámina de Masa Quebrada

300 grs de Fresas
300 grs de Ruibarbo
75 ml de Agua
2 cucharadas de Zumo de Limón
80 grs de Azúcar
2 cucharadas de Maizena
1 pizca de Sal
2 Huevos

8 tallos de Ruibarbo
250 ml de Agua
125 grs de Azúcar
Preparación :

Preparamos la masa quebrada según esta receta. Hacemos una bola con la masa y la guardamos en el frigorífico durante 30 minutos. Pasado ese tiempo la sacamos del frío, la estiramos entre dos papeles de horno y cubrimos con ella un molde desmoldable, engrasado y cubierto con papel de horno.

Ajustamos bien la masa por el fondo y los laterales del molde, recortamos los bordes y volvemos a meter la masa en el frigorífico otros 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC. Cubrimos el molde con papel de horno y lo rellenamos con pesos de hornear (garbanzos). Horneamos la masa 20 minutos, quitamos el papel con los pesos y horneamos 10 minutos más. 
Mientras se hornea la base, preparamos el relleno. Ponemos las fresas y el ruibarbo a hervir en un cacito con el agua. Dejamos que hiervan a fuego fuerte unos 10 minutos. Removemos constantemente y ayudamos a romper la fruta. Tiene que estar tierna y rota, sin llegar a ser un puré.

Ponemos la fruta en un colador con una gasa, para que cuele todo el líquido, pero nada de la pulpa de la fruta. Necesitamos 250 ml de líquido, al que añadiremos el zumo de limón. Si no obtenemos esa cantidad, añadimos un poco de agua.

Mezclamos en un bol el azúcar, la maizena, la sal y los huevos y los batimos bien con unas varillas. Incorporamos el jugo de frutas y seguimos batiendo. 
Cuando la masa esté horneada en blanco por dos veces y sin sacar el molde del horno (es más fácil, ya que el relleno es muy líquido y puede rebosar), lo rellenamos con la mezcla que hemos preparado. Horneamos la tarta unos 15/20 minutos, hasta que el relleno esté cuajado.

Mientras tanto preparamos la rejilla de ruibarbo. Lavamos bien los tallos de ruibarbo y los cortamos a lo largo con una mandolina. Ponemos el agua con el azúcar a hervir y cuando el azúcar se haya disuelto, metemos las tiras de ruibarbo, de pocas en pocas y dejamos que hiervan unos minutos, hasta que estén tiernas, pero que no lleguen a romperse. Repetimos esta operación hasta terminar con todo el ruibarbo. Reservamos el almíbar que nos sobre.

Seleccionamos los tallos de ruibarbo más rectos y de tamaños parecidos (dependiendo del molde, las verticales serán más largas que las horizontales) y formamos la rejilla sobre un papel de horno, empezando por un lateral y añadiendo tiras verticales, a la vez que las horizontales van haciendo la rejilla.

Cuando la tarta esté lista, la sacamos del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Para montar la rejilla esperamos a que esté templada. Traspasamos la rejilla del papel a la tarta, la ajustamos bien y recortamos lo que sobre por los bordes. Pincelamos la superficie con el almíbar que nos había sobrado y servimos la tarta fría o templada, acompañada de un helado, en este caso un sorbete de ruibarbo.
Ya sabéis cómo me gusta el ruibarbo y tengo un ciento de recetas guardadas, pendientes de que les llegue el turno. En esta ocasión, preparé esta tarta para una comida entre amigos y elegí esta receta, porque me gustaba la apariencia de la tarta con rejilla, pero no me apetecía nada el relleno de la receta (una crema frangipan deliciosa, pero que no era lo que me apetecía en ese momento). Así que utilicé el relleno de esta otra receta, que es del estilo de los Lemon bars, que en casa nos entusiasman.

El resultado todo un éxito, porque además de estar buenísima, es preciosísima, no os parece? Y el acompañamiento del sorbete de ruibarbo y anís, a mi me encantó, pero no tuve en cuenta que a todo el mundo no le gusta el anís… un fallo que tendré en cuenta para próximas ocasiones!!

La última foto, de una bloguera fotografiando a otra bloguera….

3 comentarios:

  1. Es preciosísima, yo veo esto en una tarta, y me dices que es con verdura, y me caigo de espaldas! Y lo del sorbete de ruibarbo para acompañar ¡genial!

    ResponderEliminar
  2. Suerte que tienes de encontrar ruibarbo porque en Cartagena no hay nunca. Las veces que lo he cocinado es porque me lo han traído de fuera. La tarta, maravillosa... Besos enormes, Begoña.

    ResponderEliminar
  3. La presentación es originalísima! Mato por un poco de ruibarbo, nunca encuentro en ninguna parte...

    ResponderEliminar