viernes, 23 de enero de 2009

Cordero Lechal al horno

Ingredientes :

½ Cordero Lechal
2 dientes de Ajo
Manteca de Cerdo ó
Aceite de Oliva
Sal
Agua

Preparación :

Se trocea el cordero según la costumbre de cada uno. Por lo menos hay que separar la paletilla, la riñonada y el costillar, porque si no nos caben en el horno.

Se pelan los dientes de ajo y se parten por la mitad. Se frota con ellos el cordero por todas partes. Se unta con manteca ó aceite toda la superficie de la carne y se echa la sal al gusto. Se pueden laminar los ajos y ponerlos por encima.

Se precalienta el horno a 180/190º. Se pone el cordero sobre la rejilla del horno y se introduce en el mismo. Se sitúa sobre la bandeja del horno, a la que le habremos echado dos vasos de agua. De esta manera el cordero se asa verdaderamente, ni se fríe ni se cuece. El vapor de agua va humedeciendo el cordero y la grasa del cordero va cayendo en el agua.

Se hornea durante una hora y media, vigilando que no se quede sin agua y rociándolo de vez en cuando con su propio jugo. Estará listo cuando se vea muy churruscado, si no fuera así, los últimos veinte minutos se sube la temperatura del horno. Se saca del horno y se trocea como se tenga costumbre. El líquido de la bandeja se remueve bien, se desglasa y se echa sobre el cordero.

Se sirve acompañado de una ensalada de lechuga.
.Para mi esta es la forma más sencilla y más buena de preparar el cordero lechal. Sale crujiente, jugoso y con todo su sabor. Cuando el cordero es más grande, se puede guisar de muchas maneras, pero, para mi, si es lechal, como mejor está es así de simple.

14 comentarios:

  1. Pues si, de verdad que con un corderito tan tierno lo mejor es hacerlo de forma sencilla para poder apreciar bien el sabor tan delicioso que tiene.
    El churruscadito se ve delicioso. Qué rico... como lo vea mi churri lo compra mañana mismo (no puedo dejarle solo en el super, se me despendola totalmente, jejeje)
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. De la verdura de la entrada anterior no digo nada, vengo directamente al corderito.Soy carnívora, ¡ qué le voy a hacer !.
    Tiene un aspecto delicioso. Yo lo relaciono con encuentros familiares y grandes eventos. Y casi siempre, por no decir siempre ,la ensalada...se queda olvidada en la cocina. ja,ja.ja.
    Buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  3. Begoña en casa nos gusta mucho el cordero, aunque yo reconozco que siempre lo compro lechal, soy un pelín delicada para la carne, y por supuesto para mí no hay otra forma mejor que disfrutarlo que asado en el horno, queda tan jugoso y tan tierno y tan tan fácil que es una receta redonda, además el olorcito que inunda la casa cuando lo preparasss, que maravilla los asados y todo lo que sea un horno, jaja.

    Besotes guaya y buen finde, me quedo con esas fotos tan ricas de este cordero.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla!! El cordero lechal es un gran plato, por mi zona es toda una tradición el asado.
    Me has traido muy buenos recuerdos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Que bueno, yo lo voy a comer mañana, y te ha quedado precioso con ese color doradito del horno, seguro que estaba riquísimo, besos pepa

    ResponderEliminar
  6. Muy rico, me encanta este tipo de platos asados.

    Un beso, Batxi.

    ResponderEliminar
  7. Begoña veo que te estás decantando por los "grandes clásicos".Buenísimo.Besos

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón, sin mas añadiduras este cordero lechal te ha quedado sabrosisimo, estupendo! es como mejor se aprecia su delicada carne.

    un besito y feliz año Begoña!
    Nuria

    ResponderEliminar
  9. Tu técnica para asarlo es una delicia. Es una técnica que nos hemos dado cuenta que se ha puesto muy de moda en las casas (no digo que en la tuya haya pasado lo mismo) desde hace un par de años o tres desde que de la noche a la mañana la técnica salía en todos los programas de cocina de TVE e incluso en revistas cuando hablaban de asados etc, y la verdad es que nos pareció sorprendente.

    Nosotros no lo hacemos, pero porque siempre buscábamos las famosas ramas de laurel que los cocineros usaban para que no se pegara el cordero a la rejilla y la carne tomase ciertos aromas que ellos advertían.

    Ya veo que no hay mayor problema sin falta esto, asi que lo haremos así que además, lo mejor de todo, es que no hay que darle a vuelta y en la bandeja del horno no se nos pegan las caramelizaciones de la la piel.

    Por lo demás es tal cuál tú explicas y muy bien. Bravo,

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Buenísima explicación, en casa les encanta el corderito lechal al horno, tomo nota. un beso

    ResponderEliminar
  11. Que sencillo y que bueno! Cuando la materia prima es de excelente calidad para que más.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado perfecto, a mi siempre me cuesta pillarle el punto de horno pero esta foto dan ganas de abalanzarse contra la pantalla!!

    ResponderEliminar
  13. Cordero con ensalada verde. Estupenda combinación! y con esa pinta ya ni te cuento...

    ResponderEliminar
  14. Me encanta ese plato, y es el favorito de mi madre, lo hacemos siempre el día de nochebuena o nochevieja, según nos dé, por supuesto, nuestra receta es familiar, a ver si algún día me animo y hago la tuya que también tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar