viernes, 24 de febrero de 2012

Tomates Secos al Horno - Conserva

Ingredientes :

2 Kg de Tomates Cherry
Tomillo
Romero
Sal
Aceite de Oliva
Dientes de Ajo

Preparación :

Lavamos bien los tomates, los secamos y los cortamos por la mitad. Cubrimos las bandejas del horno con papel de horno.

Con paciencia, quitamos las pepitas a los tomates, de manera, que consigamos quitar la mayor parte de líquido posible. Vamos colocando los tomates boca arriba en las bandejas.

Precalentamos el horno a 100ºC. Espolvoreamos los tomates con sal, tomillo, romero y un hilo de aceite de oliva.

Metemos las bandejas dentro del horno y las dejamos durante horas, hasta que veamos que los tomates se están secando. Podemos darles la vuelta de vez en cuando, para que se sequen por todos lados. El proceso puede durar como mínimo 5 o 6 horas, dependiendo del horno y de la cantidad de tomates que pongamos.

Cuando los tomates estén listos, los ponemos en botes de cristal esterilizados (yo los meto en el lavavajillas), mezclándolos con dientes de ajo pelados, más tomillo y romero y cubriendo hasta arriba del todo con aceite de oliva. Cerramos el bote, lo agitamos con suavidad y volvemos a rellenar de aceite.

Las conservas ya están listas para guardarse. En este caso lo que actúa de conservante es el aceite y los envases no están cerrados al vacío, por lo que podemos ir comiendo los tomates y mientras los que queden sigan cubiertos de aceite, se seguirán conservando. El aceite que utilizamos lo podemos aprovechar para aliñar ensaladas, resulta un aceite muy aromático.


Este método de secar los tomates lo he copiado del blog de Lidia, “Atrapada en mi cocina”. Es verdad que lo he adaptado un poco, simplificando el proceso. Lo primero, que yo no he puesto los tomates a secar toda la noche como paso previo y después no he removido tanto los tomates y quizás los haya dejado hornear por menos tiempo.

El resultado, creo que será parecido. He procurado escurrir los tomates lo más posible antes de hornearlos, para secarlos antes de empezar. Y por otro lado, cuando he comprado tomates secos, sin conservarlos en aceite, me resultan demasiado secos y tengo que hidratarlos un poco antes de usarlos. Es lógico que en ese caso, haya que secarlos del todo, porque si no, no se conservarían. Pero si los vamos a conservar en aceite, creo que podemos dejarlos un poco más hidratados, lo suficiente para que al usarlos, resulten carnosos. Yo lo he hecho así y han quedado muy bien.

Desde que Lidia publicó esta receta, los he hecho dos veces y desde luego, ya no van a faltar en mi despensa. Son un invento y sirven para tantas recetas….

5 comentarios:

  1. Madre mía, porque no los vendéis que si no.... qué pinta y qué paciencia!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la receta que te ha quedado para hincarle el diente,y las fotos,me quedo por aqui curioseando, y te invito a visitar http://unospicanyotrosno.blogspot.com/mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Empiezo ahora mismo a armarme de paciencia y esta semana me pongo manos a la obra. ¡Me encantan estos tomates! Y me pasa lo mismo, aunque me gustan los que hay en el mercado los encuentro un poco demasiado secos.
    Gracias por las ideas.
    Teresa

    ResponderEliminar
  4. Hola que reetas me sugieren para usar tomates secos, o en aceite de oliva? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, los tomates secos los puedes usar en muchísimas recetas, desde cualquier ensalada, en risottos, en tortillas,.... Si pones "Tomates secos" en el buscador de recetas, que puedes encontrar en la columna de la derecha de mi blog, te aparecerán varias recetas en las que yo los he usado... y si buscas en google te aparecerán muchas más.
      Muchas gracias por seguirme. Un saludo, Begoña

      Eliminar