martes, 14 de septiembre de 2010

Conservas : Guindillas en Vinagre - D.C. September 2010


The September 2010 Daring Cooks’ challenge was hosted by John of Eat4Fun. John chose to challenge The Daring Cooks to learn about food preservation, mainly in the form of canning and freezing. He challenged everyone to make a recipe and preserve it. John’s source for food preservation information was from The National Center for Home Food Preservation.


Ingredientes :

Guindillas
Vinagre
Agua
Sal

Preparación :

Lavamos bien las guindillas y las secamos con un paño. Limpiamos bien los frascos donde vayamos a envasarlas, hirviéndolos en agua, para desinfectarlos bien.

Rellenamos los frascos hasta la mitad con una mezcla al 50% de agua y vinagre. Añadimos ½ cucharilla de sal y lo agitamos bien, para disolverla.

Introducimos las guindillas bien ordenadas, hasta llenar el frasco, pero sin que queden apretadas. Rellenamos el frasco hasta arriba con agua. Cerramos y dejamos en un lugar seco y sombrío, reposando por lo menos un mes, antes de empezar a utilizarlas.

Este es el sistema como se envasan las guindillas de Ibarra y no se muy bien como quedaran éstas otras, pero creo que servirán para acompañar algunos guisos, aunque por lo que me han avisado, pican como demonios…!!!!!!


El reto de este mes de las Daring Cooks ha sido hacer alguna receta y conservarla. Se trataba de conocer los diferentes procedimientos de preservación y conservación de los alimentos.

En mi casa siempre ha habido una gran tradición de conservación de productos, sobre todo verduras y hortalizas. Estoy hablando de cuando no existían los grandes congeladores que tenemos hoy en día, ni los sistemas de envasado al vacío, ni las cosechas eran tan largas.


Cuando yo era joven en el norte, las cosechas de verduras eran muy limitadas en el tiempo y había que aprovechar el momento. Para nosotros el mes de septiembre era el mes de envasar todo lo posible, para disfrutar de ciertos productos todo el año. 

Era imprescindible envasar tomate y pimientos rojos. Preparábamos kilos y kilos de estas verduras y llenábamos la despensa. No duraban todo el invierno, pero si que los estirábamos todo lo posible.  El tomate se envasaba cocido y triturado y se conservaba con ácido salicílico, unos polvitos blancos que vendían en las droguerías. Qué antigua soy, verdad? Esto lo hacíamos cuando yo era muy pequeña. Más adelante ya pasamos a envasar la salsa de tomate ya hecha, en frascos de cristal, hirviéndolos y haciéndoles el vacío, al enfriarse bocabajo. Igual que los pimientos rojos asados.


Hoy en día yo sigo envasando la salsa de tomate, pero lo hago una vez al mes aproximadamente, porque hay tomates todo el año. Cuando veo que se va a acabar, hago unos cuantos frascos más, para que no falte nunca.


En cambio los pimientos ahora los congelo, tanto asados en tiras como en crudo, cortados en trocitos, en aros ó como me apetezca para usarlos en los diferentes guisos. También congelo las judías verdes y las acelgas, limpias, sin hilos y cortadas ya listas para usar. Se escaldan, se escurren bien y se congelan, una vez frías. Este año he congelado también calabacín troceado en crudo.

Tampoco hace falta hacerlo en grandes cantidades, hay todo el año. Se hace más por comodidad, que por  acaparar. Cuando yo era pequeña las judías verdes tenían un ciclo de unos tres meses. Nos pasábamos todo el verano comiendo, igual que el bonito. Mi hermana la pequeña también envasaba muchísimos espárragos blancos, que siguen siendo estacionales. Pero por aquí resulta muy car, no merece la pena. Ella los compraba en origen, en Navarra, en cantidades exageradas.


Todos conocéis mi afición a las mermeladas, dulces y jaleas de todo tipo. Envaso estos productos con todo tipo de frutas y las vamos comiendo todo el año. Las frutas siguen siendo muy estacionales, por eso hay que aprovechar las cosechas y a lo largo de todo el año, hay algún tipo de fruta para envasar.


Lo que si que hago desde hace unos años es congelar purés de frutas, sobre todo de fresas y albaricoques que son las que más utilizamos después para hacer tartas y helados. Este año he congelado también albaricoques en almíbar. Veremos que resulta. Y también congelo muchos frutos rojos : frambuesas, moras, grosellas, arándanos,… siempre que los encuentro a buen precio los compro y los congelo. Siempre está bien tenerlos a mano. Y hago lo mismo con el ruibarbo.


También he preparado algunas frutas en almíbar y luego las he envasado en frascos de cristal al vacío. Este año he preparado higos. Me encantan y se que en invierno los voy a agradecer para preparar algún postre.

Y tampoco faltan los caldos de verdura, pollo ó pescado que, en envases de diferentes tamaños, se congelan para tenerlos a mano en cualquier preparación. O el tocino ibérico en trocitos, para ir sacándolo según lo necesitemos en nuestras salsas.

Y por cierto Pilar de “La cocina de Lechuza” me ha enseñado, que ella congela todos los restos de salsa que le quedan y luego las utiliza para acompañar ó saborizar cualquier otro plato. Aquí no se tira nada!!!!


Y este año, en el que por fin nuestras macetas se han comportado un poquito (Paloma tiene mucha paciencia), estoy envasando albahaca, menta, perifollo, perejil,….. y congelándolos. No hay más que salir a la terraza y recolectar. Es genial!!!!


Y todo este rollo que os he soltado, es solo para que las Daring Cooks vean, que yo de este tema ya sabía un poquito y tenía experiencia, y no os vayáis a creer, con la fama que tengo, que todo esto lo he preparado al mismo tiempo, no. Qué la ventaja de las conservas es que se van haciendo durante todo el año, según se producen los ingredientes y nos tienen entretenidos todo el año.

Este año me he quedado con las ganas, como tantos años, de envasar bonito. Nunca encuentro el momento, quizás por el calor, pero todo llegará.

44 comentarios:

  1. Qué entrada más apañá. Me encanta ver los productos dentro de la alacena con sus etiquetas. Has hecho de todo!! El congelador tambien tiene lo suyo...Según ibas narrando, me iba sintiendo más identificada. Yo congelo todo!! Ahora mismo, además de caldos, judias, pimientos, salsas y carnes, tengo picotas en almíbar, albaricoques y kiwis en el congelador. Nunca se sabe cuando van a hacer falta..Además como dice el refrán: mujer previsora,vale por dos!
    un biquiño

    ResponderEliminar
  2. Si es que eres la pera limonera. Prepárate cuando pruebes esas guindillas si estás acostumbrada al bouquet de las de Ibarra jejeje.

    Pues vaya lecciones que nos das a todos de aprovechamiento y de conserva, que te vamos a contar que no te hayamos/hayan dicho ya.

    No sabía lo de los polvos de ácido salicílico en las conservas de tomate, no es que seas antigua jejeje, es que me sorprende porque no lo había oído nunca.

    Sobre tus conservas de pimientos en trocitos y las aromáticas impresionante, ya lo que te faltaba por tener, el arcón y la despensa la tendrás a rebosar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, Begoña, que me río yo de mi colección de mermeladas. Tú si que me has hecho palidecer de envidia.....vaya organización....casi militar, jijiji

    Esas guindillas tienen una pinta espectacular, aunque si te soy sincera, si son muy "rabiosas" no sé si me las comería!!!

    Felicidades por este post... me encantó

    Besos

    Bea

    ResponderEliminar
  4. Begoña, no hay quien siga tu ritmo....Es que me interesa todo....
    Eres la bomba...
    Te mando una brazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marichu:
    Yo ya desgraciadamente no hago conservas más que ocasionalmente, con gran disgusto de mis hijas y amigos, que se beneficiaban de ellas.
    Pero triste es decirlo, pero me estoy haciendo viejo, y viejo es aquel, no por los años que tenga, sino por perdida de las energía y veo que cada vez me cuesta más hacer las cosas, esto que cuento es para convencerme a mi mismo el porque no hago conservas.
    Al ir leyendo su entrada me ha traído gratos recuerdos, cuando embotaba, bonito (aceite y escabeche), anchoas en aceite, vegetales, tomates, frutas, etc. etc.
    Gracias por traerme tan buenos recuerdos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Vaya pedazo de despensa que te preparas, qué envidia más grande me das! :) besos

    ResponderEliminar
  7. Ufff Bego... yo el picante no lo aguanto muy bien... pero tengo yo 3 rosauritos en casa (mi madre mi hermana y mi cuñado) que darían lo que fuese por un bote de esos.....

    Me ha encantado tu despensa... Nosotros también aprovechamos la fruta de temporada, pero no tanta variedad como tú... Lo que sí debemos de tener como unos 20 botes de mermelada de melocotón....

    Lo del bonito, también llevo años queriendo hacerlo y otro año que no lo hicimos. Eso sí, tengo dos botes en la nevera para probar del que hizo mi tía.

    Besiños!!

    Lau.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que leyendo estos post tuyos me entra un bajón que pa qué. El tema de las conservas no lo domino en absoluto y cuando veo tu despensa me entra un complejo...aparte de que mi congelador es pequeño y no me cabe nada, las mermeladas no terminan de salirme bien, no soy nada metódica...en fin, que cuando des un curso de conservar y organización de despensa me avisas...ahora voy a llorar un poquico...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Realmente espectacular!!
    Me dejas anonadada.
    Te admiro, el tema de congelación y conservas no lo he hecho nunca (quizás por falta de tradición en mi familia), por lo que soy más del día a dia.
    Las conservas, mermeladas, etc.. son una de mis muchas asignaturas pendientes en la cocina.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  10. Me llevo esta entrada bien grabada para aprovechar al máximo mi despensa como tú! Qué chulada de plantas... me encantaría hacer un huertillo en Madrid pero con las temperaturas extremas...
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  11. Uauuuuuuuu!!!! Begoña, que cursillo intensivo de conservas, que bonitas las estanterías con todo ordenadito...qué envidia sana, jejej

    Yo ya sabes que apenas hago conservas, tengo de "to" todo el año, jejejej, apenas las mermeladas de pimiento y además al final termino regalándolas porque en casa solo las comemos cuando hay algún evento...por cierto la has empezado?

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  12. Begoña, eres mi ídolo!. Qué maravilla de despensa llenita de joyas gastronómicas. Ayyyyyyyy, yo hago mis conservitas también, pero no llego a tanto. Qué maravilla!.
    Un besote

    ResponderEliminar
  13. WOW - I am so amazingly impressed. I mean, check out that shot of all of your home-preserved jars??? That is just amazing. Awesome, great, fantastic work.

    ResponderEliminar
  14. Como me ha gustado tu despensa!!....ademas al leerte me trajiste recuerdos de mi ninez....envasabamos la salsa de tomates......1 litro de salsa por un gramo de acido salicilico.....del que vendian en la botica....que recuerdos me has tradido!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  15. Impresionante!!Es que puedes con todo...que envidia de despensa,de congelador y de todo!felicidades por tu trabajo.
    Besets.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado tu post, yo también me acuerdo de los envasados de tomate que mantenían ocupadas días y días a las mujeres de la casa, y ¡qué rico, estaba después!. Me has dado muchas y buenas ideas, gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Caramba, me he emocionado leyendo esta entrada.
    Me has devuelto a la niñez, cuando mi madre hacía conserva de tomate y me enviaba a la farmacia, allá iba yo toda responsable a la vuelta de la esquina a buscar los polvitos blancos.

    Ahora soy yo la que conserva lo que puede de la huerta.
    Pero esas guindillas, cielos, son increibles, con lo que le gustan a mi marido...
    Este año las he plantado por pimera vez pero han salido diminutas, tengo que buscar buenas semillas.

    Besinos

    ResponderEliminar
  18. Vaya despensa más bien aprovisionada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. No tengo palabras..
    impresionante
    n beso.

    ResponderEliminar
  20. Que despensa tan impresionante! Me muero de envidia al ver todas esas conservas en tarros y en el congelador, que maravilla.

    Bicos

    ResponderEliminar
  21. Me he quedad pasmada ¡¡que despensa y qué congelador, madre mía!

    Es una maravilla todo lo que guardas

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  22. ¡¡¡menuda despensa!!!
    qué maravilla, me ha encantado verla.
    un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me encanta tu acopio de alimentos para el duro invierno¡¡¡¡¡¡
    Pareces una hormiguita
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Quién tuviera tu despensa! Envidia me das.

    Gracias por compartir tus truquillos.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  25. una entrada estupenda, porque a veces no sabemos como y qeu hacer, lo de las guindillas que bien algo mas que sé, por cierto ¿cuanto tiempo duran, como tú las has hecho?
    L a despensa no veas que de mermelas y conservas, bueno que eres mas apañada .
    beosss guaapa

    ResponderEliminar
  26. Begoña, que maravilla de conservas, ya sabes como me gusta prepararlas. Las guindillas las hice casi de la misma manera y quedan rabiosas, pero riquisimas.
    Como habrá quedado tu despensa!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola Begoña! esto de las conservas es apasionante, y cuando tienes una pequeña huerta parece que va implícito el procurar para el invierno, aunque como tu dices, hay que estirarlas :-)

    Quería hacerte una pregunta que seguramente tu me podrás ayudar. Ya sabes que ahora estamos en pleno apogeo de recolección de guindillas de ibarra y pimientos de gernika, llega un momento que, aunque regale a todos mis vecinos y nos hartemos a diario de comerlas, me sobran por todas partes y hasta, y me da vergüenza decirlo, nos llegamos a aburrir :-). Pero en invierno daría cualquier cosa por poder saborearlos. Sabes de alguna manera eficaz de conservar pimientos de gernika, para freír, en invierno? Las guindillas las emboto en vinagre, como tu, pero me han comentado que se les puede dar un susto en aceite y congelar, lo has probado? me lo recomiendas o conoces algún sistema mejor?

    Gracias, guapa :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pimientos los puedes congelar.yo lo hago y quedan estupendos

      Eliminar
  28. Guau!!. Me ha encantado esta entrada!. Lo primero porque lo de conservar las guindillas me viene como agua de mayo, anotado queda!!. Todo lo demás me resulta fascinante, me recuerda mucho a lo que me cuenta mi madre y contaba mi abuela. Acerca de comprar productos alimentarios en droguerías, sí,lo sé, jajaja... Yo también congelo casi de todo. Aunque conservas, hago menos de las que quisiera!. Y comparto contigo mi afición por cultivar mis hierbas, albahaca, eneldo, cebollino, hierbabuena... de todo!. No hay comparación. Gracias por este post tan encantador!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Qué maravilla! Toda una tesis sobre las conservas y la manera de aprovechar productos de temporada durante todo el año, es fantástico el trabajo que nos enseñas! Yo cada vez me animo más a preparar mermeladas, compotas y purés de frutas para tener a mano fuera de temporada. Y ahora, más aún :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Guauu qué maravilla de despensa!!!
    Es que haces de todo!!
    Ya hemos pensado en comprar un congelador vertical, porque el combi no me da para nada, así que creo que haré como tú, lo llenaré de cosas buenas!
    Muxus!

    ResponderEliminar
  31. Ya el año pasado me impresionaste con tus conservas. Me quito el sombrero...

    ResponderEliminar
  32. Que interesante todo este tema de las conservas, gracias por compartirlo..
    Me gusta mucho tu despensa ;)

    ResponderEliminar
  33. Hola Begoña , con algo de tiempo seguire mirando tus trabajos ,lo que vi me encanto.
    Yo tambien soy de conservar todo en frascos o freezer , es la ventaja que tenemos con nuestra buelas ,que tenian no tenian lo que nos ha dado la tecnologia.
    Un beso y hasta la proxima

    ResponderEliminar
  34. Pero que despensa mas hermosa y que marvilla de guindillas, me encantan!
    Ami me encanta hacer conservas y abrir los botes pensando que son hechas por nosotros, sanas y baratas.
    besos

    ResponderEliminar
  35. Madre mía que pedazo de entrada!!
    Increíble! Me ha encantado, esa despensa y ese congelador me han vuelto loca!!!

    De buena gana me llevaba un par de tarros!!!

    Besitossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  36. Dios mio tu eres una esperta en eso de conservar todo!
    Me he quedado de piedra!
    Besos!

    ResponderEliminar
  37. Hola Begoña, yo también soy muy aficionada a preparar conservas y mermeladas, me parece una forma estupenda de tener un buen surtido en la despensa para utilizar cuando ya no es temporada. Este año ha sido fuerte de higos en nuestro huerto, asi que los hemos preparado en todas sus versiones, hasta en licor. Me ha encantado tu entrada, es casi un documental sobre la materia, perfectamente explicado y sobre todo quiero decirte que me ha encantado la maravillosa gelatina de colores que has preparado en la entrada siguiente, me parece de lo más original y bonita.
    Desde hoy me vas a tener con frecuencia por tu cocina, si me lo permites, te felicito por tu blog, todavia no entiendo como no lo he descubierto antes. Desde hoy aqui tienes una seguidora y amiga.
    Un fuerte abrazo y un besote, y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  38. Como me gusta ver esos colores y su forma a pesar de que el picante no me gusta.
    Me enamorado de la gelatina, que pasada, impresionnate, es una belleza.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Como disfruto viendo una despensa llena de mermeladas y conservas caseras, para mi son una delicia, espero que la próxima vez que nos la enseñes se pueda ver el bonito.

    Llevo dias secando hierbas, para tener todo el año, y es que no tiene comparación el aroma y el sabor de las recolectadas en casa.

    La vidriera de gelatina pienso con tu permiso copiártela, me has dejado sin palabras, estoy seguro que el éxito lo tengo asegurado.

    Besitos wapi

    ResponderEliminar
  40. Hola, muy buenas tus recetas...mi madre aun prepara las salsas con polvo salicílico. Nos quedo la experiencia del terremoto acá en mi país Chile, que no tuvimos luz por varios días y todo lo congelado tuvimos que comerlo o gran parte se perdió. Cariños.Mariela.

    ResponderEliminar
  41. zorionak por tu pagina ,de hecho hace tiempo que buscaba algo asi y al fin lo encontre. mil gracias por compartir tus trucos

    ResponderEliminar
  42. Me encanta lo de las conservas, por cuestión de espacio no puedo permitirmelo pero gustosamente me haría un pedazo de despensa como la tuya y cada vez que voy a casa y si tiene mi madre bonito envasado se saltan hasta las lágrimas.

    ResponderEliminar