miércoles, 22 de junio de 2016

Helado de Queso con Miel y Nueces caramelizadas

Ingredientes :

100 ml de Nata
250 ml de Leche
3 Yemas
130 grs de Azúcar
200 grs de Queso Idiazabal o Manchego

100 grs de Nueces
100 ml + 100 ml de Agua
200 grs de Azúcar
Aceite de Oliva Virgen Extra

Miel de Ulmo
Preparación :

Preparamos primero el helado. Para ello ponemos a calentar en un cazo la nata con la leche, sin que llegue a hervir. Por otro lado, batimos en un bol las yemas con el azúcar, hasta que blanqueen.

Echamos un poco de la mezcla de leche sobre las yemas, removiendo con unas varillas sin parar para que no cuajen. Vamos vertiendo poco a poco el resto dela leche, hasta que tengamos las dos preparaciones totalmente mezcladas. La volvemos a poner en el cazo y removemos, para que la crema espese poco a poco, a fuego medio.
Cortamos el queso en trozos y los introducimos en la crema. Removemos para que el queso se derrita y la crema no se pegue al fondo del cazo, no tiene que hervir fuerte. Si vemos que el queso no se funde del todo, podemos pasarle la batidora, para que no queden grumos. Pasamos la crema por un colador, para afinarla del todo.

Esperamos a que la crema se enfríe y la guardamos en el frigorífico hasta que esté completamente fría. Entonces la ponemos en el recipiente de la heladora y dejamos que se haga el helado, hasta que tenga la textura apropiada. Lo guardamos en recipientes cerrados y los metemos en el congelador hasta que vayamos a usarlo.
Para preparar las nueces caramelizadas, ponemos a hervir 100 ml de agua y blanqueamos las nueces 10 minutos, para limpiarla bien. Las escurrimos y las secamos con un paño.

Ahora preparamos un almíbar con los otros 100 ml de agua y el azúcar. Ponemos el agua y el azúcar en un cazo y removemos bien con unas varillas para que el azúcar se disuelva. En cuanto empiece a hervir añadimos las nueces y dejamos que hiervan sin parar, a fuego suave, durante 10 minutos. Sacamos las nueces con una espumadera y las dejamos escurrir en un colador.

Ponemos aceite abundante en una sartén y cuando esté bien caliente, freímos las nueces, lo justo para que caramelicen. Las sacamos y las dejamos secar en un colador. Hacemos este proceso de pocas en pocas, para que no se apelmacen y queden bien crujientes. Cuando estén frías las guardamos en un recipiente bien cerrado. Así, bien guardadas, aguantan varias semanas perfectamente.
Servimos el helado acompañado de miel y decorado con las nueces caramelizadas.

Probé por primera vez el helado de queso Idiazabal en casa de mi amiga Mari Losada y me pareció algo sublime!!! No tardé nada en prepararlo en casa y desde entonces he hecho variaciones, cambiando el tipo de queso. Me quedo con el de Idiazabal, como el que más me gusta, pero el helado de queso manchego es también insuperable….

Hay muchas recetas de este helado, siendo la original, según creo, la de Martín Berasategui. Todas son parecidas y variaciones sobre el mismo tema. El acompañar el queso con miel y nueces es un clásico y si las nueces son caramelizadas, creo que se llega a la perfección!!

Estas nueces caramelizadas son muy fáciles de hacer y quedan perfectas. La receta es del blog “Chocoas” y para mi gusto, son muy ligeras, mucho más que unas nueces garrapiñadas y al igual que el helado, se preparan con antelación y resultan un postre ideal para cualquier reunión familiar o con amigos. Ideal para este verano.

3 comentarios:

  1. Habrá que probar esas nueces caramelizadas. Por Dios queso y nueces, da igual el origen del queso, es una combinación absolutamente deliciosa, cómo tiene que estar el helado...

    ResponderEliminar
  2. Uno de mis helados preferidos del mundo, cuando tomaba lácteos. Ahora me lo tendré que hacer en casa, libre de lactosa, me viene bien la receta!

    ResponderEliminar
  3. También es mi helado preferido! me vuelve loca , te ha quedado estupendo

    Un abrazo

    ResponderEliminar