lunes, 30 de mayo de 2016

Pollo confitado, con Verduras

Ingredientes :

Tomillo fresco
2 hojas de Laurel
1 cucharada de Sal
2 dientes de Ajo
1 cucharadita de Pimienta Negra

4 Muslos de Pollo
350 grs de Grasa de Pato
1 hoja de Laurel
Tomillo fresco
3 dientes de Ajo
Pimienta Negra

3 Cebollas Rojas
2 Puerros
4 Patatas
Tomillo fresco
60 ml de Grasa de Pato
Sal
Pimienta Negra
Preparación :

Lo primero que deberemos hacer es confitar el pollo. La técnica del confitado es más habitual verla con el pato, pero evidentemente, sirve para cualquier tipo de ave e incluso para el conejo. Lo de confitar pato, va a ser adictivo….
Para confitar los muslos de pato, los pondremos 24 horas antes en un recipiente con la marinada. Ponemos en un bol unas ramitas de tomillo deshojadas, las hojas de laurel troceadas, la sal, los dos dientes de ajo pelados y triturados y una cucharada de pimienta negra en grano.

Mezclamos todo bien y frotamos los muslos de pollo con la mezcla. Tapamos bien el recipiente y lo guardamos en el frigorífico 24 horas.
Al día siguiente, lavamos bien los muslos de pollo en el chorro de agua fría y los secamos muy, muy bien. Calentamos la grasa de pato en una cazuela y le añadimos una hoja de laurel, unas ramitas de tomillo, los tres dientes de ajo pelados y cortados en trocitos muy pequeños y unos granos de pimienta negra.

Metemos los muslos de pollo dentro de esa grasa y nos aseguramos de que estén bien cubiertos. Si no fuera así, les añadimos más grasa, para que queden totalmente cubiertos.
En este punto, tenemos varias opciones para cocinarlos. En el horno a 170ºC durante 1 ½ horas, en la placa, llevándolo a ebullición y bajando la temperatura para que se cocine a fuego lento durante el mismo tiempo aproximadamente, o a baja temperatura, lo mismo en el horno o en el “slow cooker” durante 5 horas más o menos.
Yo lo he hecho así, en el “slow cooker”, con la grasa caliente a baja temperatura y cocinándose poco a poco, hasta obtener un pollo extra tierno. Una vez terminado de hacer, dejamos el pollo en un recipiente, cubierto totalmente con la grasa. Podemos usarlo cuando queramos, ya que, bien tapado, en el frigorífico, podemos guardarlo hasta 6 meses. Yo los tuve cocinando más tiempo (una hora más) y se hicieron demasiado…. al sacarlos, los huesos se separaban solos!!

Preparé el doble de cantidad de pollo y guardé la mitad de los muslos enteros, con su grasa y el resto deshuesado, troceado, cubierto también de grasa, para preparar más adelante una ensalada deliciosa!!
Ahora ya, podemos preparar la receta de hoy, el pollo confitado con verduras. El pollo lo habremos confitado con antelación y lo sacaremos del frigorífico, con la grasa solidificada. Lo dejaremos al menos una hora a temperatura ambiente para poder sacar los muslos de la grasa.
Precalentamos el horno a 220ºC. Pelamos las cebollas y las troceamos, hacemos lo mismo con los puerros y las patatas. Mezclamos bien las verduras, les añadimos un poco de la grasa del pollo y sal y pimienta negra molida, las volvemos a remover y las metemos al horno durante 30 minutos, hasta que estén tiernas.
Mientras tanto, sacamos los muslos de pollo confitado de la grasa y las doramos en una sartén muy caliente, por el lado de la piel, hasta que cojan un color dorado suficiente.

Cuando las verduras estén casi listas, ponemos los muslos de pollo por encima y los horneamos 10 minutos más, hasta que el pollo esté bien caliente y las verduras tiernas y crujientes.
Desde que vi la receta del pollo confitado en el libro de Rachel Allen, “Coast”, no he parado hasta probarlo!!! Con lo que me gusta a mi esta técnica de cocción y además la receta era de pollo!!! No he parado hasta preparar la receta y probarla…. una verdadera delicia!!!

Ahora, que ya conozco la receta, he encontrado más recetas para utilizar el pollo confitado, así que se, que este verano, la receta va a dar mucho juego…. En breve publicaré una ensalada buenísima. 
Por supuesto, podemos adaptar la técnica de confitar a nuestros gustos. Se puede confitar con cualquier tipo de grasa, lo mismo grasa de pato o de oca (mucho más cara, pero más fina) que aportan un sabor impresionante, en manteca de cerdo (menos sana, pero sabrosísima, sobre todo si es ibérica), o en aceite de oliva virgen extra, que resulta mucho más sana y el sabor es delicioso…. Y en todos los casos, podemos guardar la carne confitada, en su grasa, durante mucho tiempo en frío, lo cual, nos permite tener preparada una carne estupenda y cocinarla en el último momento, sin despeinarnos.

Os animo a probar este pollo, aunque parezca laborioso, no lo es en absoluto y vuestra familia os lo va a agradecer. Van a comer un pollo extra tierno, se deshace en la boca, super sabroso y no se les va a olvidar en la vida, os lo garantizo!!!

5 comentarios:

  1. Uhmmm!!! madre mía, que ricos!!! pero yo de momento no los pruebo, que con tanta grasita no puedo...pero no me quedo sin probarlos, aunque yo no se si voy a tener tanta paciencia para hacer el plato completo, jejej

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Uy, que ganas de probarlo ya. Me lo guardo en mi Pinterest para hacerlo pronto.
    Muchos besos y linda semana.
    Vero

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísimas¡¡ con lo que me gusta a mi el pollito al horno, hemos coincidido las ultimas entradas con pollo jejeje.Pero la preparación de este pollo es increíble. Me ha encantado así que me la guardo en pendiente. Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Uauuuuuuuuuuu los botes de grasa de pato los he visto alguna vez, pero el solo hecho de que se llamen grasa me da para atrás... aunque el aspecto desde luego es tremendo de rico!

    ResponderEliminar