viernes, 14 de agosto de 2015

Tarta de Queso, Pasas y Ron

Ingredientes :

100 grs de Pasas
3 cucharadas de Ron

110 grs de Mantequilla
50 grs de Azúcar
1 Huevo
200 grs de Harina

700 grs de Queso Philadelphia
200 grs de Azúcar
4 Huevos
180 ml de Nata
1 cucharadita de Extracto de Vainilla

60 grs de Mantequilla
Masa Filo

80 ml de Nata
1 cucharadita de Extracto de Vainilla
200 grs de Azúcar moreno
2 cucharadas de Corn Syrup oscuro
50 grs de Mantequilla
Preparación :

Ponemos las pasas a remojo en el ron, desde la noche anterior.
Para preparar la masa de la base mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Cuando estén bien integrados añadimos el huevo y seguimos mezclando. Incorporamos la harina poco a poco hasta que consigamos una masa lisa, que se despega de las paredes.
No hace falta amasarla, simplemente mezclarla. Hacemos una bola con la masa, la cubrimos de film transparente y la guardamos en el frigorífico hasta su uso.
Preparamos el relleno mezclando en el recipiente de la amasadora, el queso con el azúcar. Lo hacemos a velocidad baja, para no añadir aire a la mezcla. Incorporamos los huevos uno a uno, esperando a que se integre uno totalmente, para añadir el siguiente.

Antes de añadir la nata, paramos la máquina, para remover el fondo del recipiente con una espátula. Volvemos a poner en funcionamiento la amasadora y vertemos la nata y la vainilla. Mezclamos hasta que se incorpore totalmente, a velocidad baja y paramos. 
Precalentamos el horno a 160ºC y colocamos dentro un recipiente grande con agua y justo por encima, colocamos la rejilla del horno.

Sacamos la masa que tenemos en el frigorífico y la extendemos entre dos papeles de horno, con ayuda de un rodillo. Tenemos que conseguir un círculo del tamaño del fondo del molde que vayamos a utilizar. 
Forramos el fondo del molde y los laterales con papel de horno. Engrasamos toda la superficie interior. Colocamos la masa en el fondo y con la mano, lo adaptamos bien y lo alisamos.
Derretimos la mantequilla y con ayuda de un pincel de cocina, pintamos 4 o 5 hojas de masa filo. Extendemos bien la mantequilla por toda la superficie para que no se sequen las hojas.

Colocamos las hojas sobre la masa que tenemos en el molde, cubriendo el fondo, las paredes y dejando que la masa sobresalga por los bordes. Yo he usado unas hojas cuadradas, que evidentemente, han sido cortas. Creo que es mejor usar masa filo en hojas redondas. 
Escurrimos las pasas (yo el ron que sobra lo he echado en la mezcla de queso) y las esparcimos por encima de la masa filo.
Vertemos la mezcla de queso en el interior del molde. Ponemos los bordes de masa filo por encima y dejamos algunas puntas hacia arriba, de manera que se forme alrededor de la tarta como una “corona”.

Metemos el molde en el horno y horneamos la tarta durante 60 minutos, hasta que se cuaje bien el relleno. Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro hasta que se enfríe. Pasada una hora, la podemos sacar a enfriar totalmente sobre una rejilla. Después la metemos al frigorífico y la dejamos toda la noche enfriando. Desmoldamos la tarta cuando la vayamos a consumir.
Para hacer la salsa de caramelo, derretimos la mantequilla en un cacito. Añadimos la nata, el azúcar y el sirope (se puede sustituir por miel de caña, Golden syrup o sirope de arce) y dejamos que hierva, removiendo la mezcla de vez en cuando. En cuanto rompa el hervor, separamos el cacito del fuego y añadimos la vainilla y removemos bien.
Ya tenemos la salsa lista para verter por encima de la tarta de queso cuando la vayamos a servir. Si al enfriarse la salsa se endurece, cuando la vayamos a utilizar, la metemos unos segundos en el microondas y volverá a estar perfecta.
Ya sabéis que las tartas de queso me encantan, las pruebo todas!!! Y esta receta, que la encontré en el blog “My baking addiction”, me llamó la atención especialmente por dos motivos: el primero que a mi todo lo que lleve pasas y ron, en principio, me gusta y el segundo, que era diferente a otras tartas de queso, porque la base es distinta. En vez de las galletas trituradas, lleva una base de una especie de masa quebrada y una capa de masa filo, que es todo un acierto.
Estas variaciones respecto a la tradicional tarta de queso, la hacen totalmente diferente. Tengo otra receta pendiente de publicar, que le pasa lo mismo, una variación estupenda…. que en cocina, como en la vida, las repeticiones aburren!!!

Os recomiendo esta tarta sin reservas y ahora, en verano, con los calores, estas tartas siempre triunfan!!

4 comentarios:

  1. Me ha encantado también. Tiene que estar buenísima porque me vuelven loca las tartas de queso y el ron con pasas. Tengo que ir a por los ingredientes sí o sí. Esa porción se ve impresionante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía! Me habéis dejado encantada con esta receta, que rica, las pasas y el ron le tienen que quedar de maravilla y tiene un aspecto estupendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sudores me han entrado Begoña!!! ésta la hago si o si...madre mía que rica!!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Me parece espectacular esta tarta. deseando tener un acontecimiento, o no, para hacerla Begoña.
    Me encanta la masa filo en las preparaciones.
    Bsss desde Almeria

    ResponderEliminar