miércoles, 27 de mayo de 2009

Carbayones

Ingredientes :

1 plancha de Hojaldre refrigerado
125 grs de Almendra molida
1 Huevo entero
4 Yemas de Huevo
125 grs de Azúcar para el relleno
125 grs de Azúcar para los glaseados
Ralladura de 1 Limón
Un chorrito de Vino Dulce

Preparación:

Cortamos el hojaldre un poco más grande que el borde del molde. Untamos los moldes de mantequilla y forramos con el hojaldre, recortando bien los bordes. Hacemos lo mismo con todos los moldes.
Precalentamos el horno a 180/190º y preparamos el relleno. Ponemos en un recipiente la almendra, el huevo entero, dos yemas, 125 gramos de azúcar, el vino dulce y la ralladura de limón. Con ayuda de una varilla mezclamos bien hasta que quede una pasta homogénea.

Rellenamos los moldes con esta mezcla hasta el borde. Los metemos al horno durante 15/20 minutos ó hasta que estén bien dorados por encima. Los sacamos y reservamos.

.

Mientras tanto preparamos el baño de yema. Ponemos al fuego un cazo con 4 cucharadas de azúcar y 6 de agua. Lo dejamos hervir unos minutos y lo retiramos del fuego. Lo dejamos enfriar un poco. Mientras tanto, batimos las dos yemas restantes en otro recipiente y vertemos el almíbar poco a poco sobre las yemas, sin dejar de remover. Ponemos la mezcla otra vez en el cazo y en el fuego suave, removiendo sin parar hasta que espese. Con esta yema pintaremos los pasteles, con ayuda de una brocha. Cubriremos toda la superficie con una capa espesa. Dejamos enfriar.

Por último preparamos el glaseado. Ponemos en un cazo 6 cucharadas de azúcar y 4 de agua, calentamos para disolver el azúcar y batimos hasta que quede blanco. Pintamos los carbayones con la ayuda de una brocha y dejamos que endurezca.
.

Esta receta es del blog de María Elena, “Dulce y algo salado”. Los carbayones son unos pasteles de almendra típicos de Oviedo. En mi casa se comían desde siempre, porque teníamos familia allí y cada vez que iba alguien de viaje, los traían. Son deliciosos y en cuanto vi la receta, sabía que iba a hacerlos.

Maria Elena los hace directamente en el molde de papel, pero a mi eso me parece dificilísimo. Busqué los moldes, pero no me resultó fácil, hasta que encontré estos, que no estoy muy segura de donde los compré, porque creía que era en EnJuliana, pero resulta que no, así que debió ser en Gibraltar…. No sabía si me iban a servir, pero tengo que decir que acerté de pleno, porque han salido preciosos, aunque esté mal que yo lo diga.
.

Los carbayones son unos pasteles muy sabrosos, con un interior jugoso y con esa mezcla de sabores del hojaldre, la yema y la almendra, que a mi me fascina. Y además son fáciles de hacer. Lo que tengo que mejorar es el glaseado para que quede un poco más blanco, pero todo se andará…..

25 comentarios:

  1. Este tipo de postres, húmedos, suaves y con sabor a huevo me vuelven loca...

    Un saludo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante esta receta. Nunca los he comido, pero sólo por la pinta me encantan. Los ingredientes me gustan, el tamaño me gusta, el aspecto del horneado final me gusta. ¿No te salió el glaseado más blanco? ya lo conseguirás. Lo único que de verdad no me gusta es no poder coger uno. Qué os aprovechen.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que ingredientes! Verdaderamente tiene que estar muy bueno, con el hojaldre, las almendras molidas, el vino dulce, el limón, ese glaseado brillante.... Tentador del todo.

    ResponderEliminar
  4. Begoña, no hay quien te siga el ritmo....
    Conozco los carbayones "de oidas", nunca los he probado.Menos mal que por ahora el recrearse ante una foto no engorda....
    Un besuco,
    María José.

    ResponderEliminar
  5. Mujer, que delicia!, a esta hora ya quiero comer y esto se ve una delicia.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Qué ricos, Begoña, se me hace la boca agua solo de verlos, me apunto la receta para hacérsela a mis amigas cuando vengan a jugar a las cartas, se van a quedar con la boca abierta!

    ResponderEliminar
  7. No conocía estos dulces. Desde luego, tienen una pinta espectacular. Vaya brillo que tiene el glaseado. ¿Y dices que lo tienes que mejorar? Impresionante. Imagino también que deliciosos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. begoña te han quedado de lujo,lo de hacerlos sin molde fue por pura necesidad,no los encontre,asi que me quedaba pendiente la presentacion que no era buena,sigo buscandolos porque es cierto que sin moldes es complicadisimo.
    bss

    ResponderEliminar
  9. Hola Begoña, me pregunto yo si este postre será parecido al mazapán ya que esa pinta es la que deja ver, te han quedado preciosos y muy apetecibles, besos pepa.

    ResponderEliminar
  10. Como que está mal que tu lo digas? están preciosos y punto.
    Me han encantado. Aquí había un sitio que vendían algo parecido, los llamaban barquitos y el relleno era todos los restos sobrantes de la pastelería pero triturados. Puede sonar mal, pero juro por lo más sagrado que estaban de morirse de ricos.
    Los tuyos se me hacen muy apetecibles. Son esos dulces de toda la vida que siempre triunfan porque son ricos, ricos.
    Besitos sin gluten

    ResponderEliminar
  11. Con la boca abierta me he quedado!! y puedes decirlo bien alto ya que te quedaron preciosos.
    Nunca vi antes esta delicia y me parece rica, rica.
    De momento una receta más anotada... a ver si este verano mepongo al día de recetas pendientes.
    Me ha encantado, insisto.
    besos

    ResponderEliminar
  12. Me chiflan los pasteles de yema asi que hago como Dolorss me la levo a pendientes urgentes pues esta delicia hay que probarla pronto, Ya quisiera yo que me quedasen tan bonitos como a ti, pues te han quedado preciosos.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Mi mejor amiga vive en Oviedo, y cuando viene a verme siempre me trae 1/2 docenita porque sabe que me encantan. Me ha pasado la receta que se la dió su madre, y me da la sensación que es casi igual, de memoria no me acuerdo.
    Lo que te puedo asegurar es que el glaseado es como el tuyo , no mas claro y son de una de mas mejores pastelerias de Oviedo, Camilo de Blas.
    Mi mas sincera enhorabuena porque lo has bordao!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Begoña, generalmente tus platos me resultan relativamente familiares, aunque me aclaras un montón de dudas sobre como hacerlo. Estos carbayones sin embargo no los conocía, y tienen una pinta deliciosa. (Ah! y la ensalada de tomate y pimiento tiene una pinta genial!)
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Begoña esto es una joya de verdad, ESPLENDIDA receta, me ha encantado, tanto los ingredientes, ue nada más leerlos se me ha hecho la boca aguaaa, por favor que maravilla de combinado y encima en estos moldes en los que los has preparado con esa presencia tan perfecta y delicada, de verdad, puedes decirlo a boca llena te han quedado PERFECTOS, y muy muy sugerentes.

    Yo conocía estos pastelitos, pero gracias a ti van a dejar de ser unos extraños en casa, no te quiero contar lo que va a gustar esto en casa.

    Besotes guapa.

    ResponderEliminar
  16. diosss que delicia se man ido los ojos a la pantalla ,jjejej y no podia dejar de mirarlos,,esta de fabula,un beso.

    ResponderEliminar
  17. Begona que maravilla : te han quedado precoisos! se me hace la boca agua y tengo gana de probar los
    Hago el régimen de momento pero guardo la receta
    me encata tu blog mas y mas
    Perdona mi español, No sé escribirlo !
    un abraso

    ResponderEliminar
  18. Por Dios que rico se ve eso, no los conocia,ese relleno de huevos y almendras me encanta, hago algo similar con nueces.
    Me encanto esta receta
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Los de Camilo de Blas, orgullo de la ciudad y conocidos en el mundo entero no tienen nada que envidiar a los tuyos!!! De profesional.

    Gracias por compartir ya que era una de esas cosas que parece que solo se puede hacer en un obrador profesional.

    ResponderEliminar
  20. Me fascinan, mi cuñado siempre que va a Oviedo me trae unos cuantos y en Madrid hay una fantástica pastelería de toda la vida que los hace estupendos, ahora les voy a hacer la competencia :)

    ResponderEliminar
  21. hola estoy en tu blog pase a el por otro , yo comí la carballones en Gijón hace tres años y están muy buenos me apunto la recetas, me gusta tu blog te siguiere, un saludo de José luis

    ResponderEliminar
  22. Hola Begoña, ¡qué casualidad!, estaba buscando recetas de carbayones y mira por donde tú los tienes.
    Bueno, te han quedado perfectos, una pasada, realmente bien bien.
    Éste es uno de mis postres preferidos.

    Aquí en Madrid tan sólo los he encontrado en una panadería del barrio de Salamanca, que no sé porque razón los tienen, o al menos los tenían.

    Los dos tipos de glaseado que llevan me encantan. Respecto al glaseado de azúcar a mí también me pasaba como a ti, quería que me quedara más blanco y no lo conseguía. El problema es que yo utilizaba azúcar glas molido por mí, pero desde que utilizo el comprado mucho mejor, aquél nunca queda tan molido como éste y ésta pequeña diferencia se nota. Lo que hago es poner el azúcar en un bol y voy, poco a poco, añandiéndole agua (también un pelín se zumo de limón u otro aromatizante) y removiendo muy bien hasta que me queda una textura parecida a la de la leche condensada.

    A la vuelta de las vacaciones tengo pensado hacerlos, así que ya te contaré.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. hola Begoña! me llevo tu receta, los voy a hacer mañana y los pondré en mi blog en estos dias, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  24. Hola los glaseados quedan perfectos haciendolos en frio y añadiendo un poquito de glicerina.

    ResponderEliminar
  25. Hola begoña, que receta mas rica, me quedo con ella para hacerla este finde, tambien me quedo en tu blog que es muy interesante, si te apetece pasate por mi humilde blog.BS
    http://recetasdechispi.blogspot.com.es

    ResponderEliminar