Panna Cotta con Aceite de Oliva Virgen Extra y Mermelada de Naranjas de Sevilla

Como este año he hecho tanta mermelada de naranjas de Sevilla (o naranjas amargas) he tenido que buscar recetas para utilizarla. Ya tenía dos recetas publicadas el “Orange Tian” y el “Bizcocho de naranjas de Sevilla”, en las que se usa esta mermelada. Hoy os traigo un postre muy sencillo, de éxito asegurado. 

La panna cotta es un postre fácil, suave, que se prepara con antelación y que da mucho juego, porque se puede combinar de mil maneras diferentes. Esta vez, lo he preparado siguiendo la receta de la página “Food & Wine” y su originalidad es que mezclan nata con yogurt griego y en este caso, añaden además aceite de oliva virgen extra. Una combinación perfecta. 
Como contrapunto a la suavidad de la panna cotta, el postre se acompaña de mermelada de naranja amarga, rematada con aceite y sal. La naranja, como fruta, casa perfectamente con el aceite, sobre todo, si el aceite es un virgen extra espectacular. Un aceite de oliva virgen extra de Picualía, de Jaén, de primer día de cosecha, a los que me he vuelto adicta desde hace unos años…. ¡qué vicio!
Ingredientes : 

400 ml de Nata para montar 
100 grs de Azúcar 
7 grs de Gelatina en polvo (4 hojas) 
1 cucharadita de Extracto de Vainilla 
80 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra (cosecha temprana)
3 Yogures griegos 

Flor de Sal 

Preparación : 

Ponemos a calendar la nata en un cazo, con el azúcar, a fuego medio. Si usamos gelatina en hojas, las ponemos a remojo en un bol con agua caliente y si usamos gelatina en polvo, la diluimos en un poquito de agua caliente. 

Cuando la nata esté caliente, la retiramos del fuego y le añadimos la vainilla (si usamos vainilla natural, cortaremos la vaina por la mitad, le sacaremos las semillas y la pondremos junto a la nata desde el principio, para que infusione bien. Incorporamos la gelatina en hojas bien escurrida o la gelatina en polvo diluida y removemos bien con unas varillas, para que se integre y no queden grumos. Pasamos la mezcla por un colador, para estar seguros de que no tiene ninguno, 

En otro recipiente, mezclamos el aceite con el yogur griego y los batimos hasta obtener una crema lisa. Poco a poco, vamos incorporando la nata, hasta terminar con toda la mezcla y seguimos batiendo hasta que esté totalmente incorporada. 

Repartimos la mezcla en vasitos y la dejamos enfriar en el frigorífico, al menos, 3 horas. Cuando vayamos a servir la panna cotta, echamos en casa vasito una cucharada de mermelada de naranja amarga y rociamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y una pizca de flor de sal.

0 comentarios