Carne a la Suegra

Ingredientes :

1 kg de Jamón de Cerdo
1 cucharada de Especias para Pinchitos
2 Cebollas
3 Zanahorias
4 dientes de Ajo
3 Cayenas
Sal
Pimienta Negra
1 vaso de Vino Blanco
Agua
Aceite de Oliva Virgen Extra
Preparación :

Empezaremos preparando la carne. Para hacer esta receta podemos utilizar lomo o cabezada de cerdo o como en este caso, yo he usado jamón fresco, me parece más jugoso. Limpiamos bien el trozo de carne de nervios y telillas y la troceamos en cubos, más o menos grandes, según nos guste. Esto también nos lo puede hacer el carnicero.
Ponemos la cucharada de especias para pinchitos en un bol y la mezclamos con un chorrito de aceite. Ponemos dentro la carne y removemos bien para que se impregne de las especias. Tapamos el bol con film transparente y dejamos macerar la carne unas horas o toda la noche en el frigorífico. 
Una vez que la carne esté bien macerada, la freímos en una sartén grande o una cazuela baja, con un poco más de aceite. Dejamos que los trozos de carne se frían bien por fuera, que lleguen a dorarse y los retiramos a un plato, una vez que estén listos. 
Mientras se fríe la carne, pelamos y cortamos en brunoise las cebollas, las zanahorias y los dientes de ajo. Una vez que terminemos con la carne, bajamos el fuego y ponemos a pochar la cebolla en la misma cazuela. Cuando empiece a coger color, pasados unos 10 minutos, incorporamos las zanahorias y los ajos cortados. Incorporamos también las cayenas. 
Sofreímos todo junto otros 5 minutos y vertemos el vino blanco por encima. Dejamos que hierva para que evapore el alcohol y para desglasar la cazuela, de todo lo que tuviera adherido. Cubrimos las verduras con un vaso de agua y salpimentamos al gusto. Dejamos que hierva a fuego moderado unos 20/25 minutos, hasta que toda la verdura esté bien tierna.
En ese punto trituramos la salsa, hasta dejarla muy fina y la volvemos a poner en la cazuela. Incorporamos la carne que teníamos reservada y dejamos que hierva a fuego suave durante 30 minutos, hasta que la carne esté tierna. La salsa deberá estar líquida, para que, al seguir hirviendo, espese. Si vemos que espesa demasiado o la carne se queda seca, le añadimos un poco más de agua. 
Una vez que la carne esté tierna y la salsa en su punto, rectificamos de sal y pimienta y ya tenemos el plato listo para servir. Podemos acompañarla de patatas fritas y de mucho pan, porque la salsa es de las de mojar pan sir parar…
Una vez más, os traigo una receta del libro de Ana María Gutierrez, “Cocinando entre olivos”. ¿Lo tenéis ya en vuestra biblioteca culinaria? Es un imprescindible, ya lo sabéis. Vais a encontrar cantidad de recetas sencillas, fáciles de realizar y con resultados espectaculares. Y sobre todo vais a encontrar recetas de su tierra, Jaén y de Granada, Almería,… y de todas las zonas donde Ana María se encuentra como en casa.
La receta que os presento hoy es una receta típica de Jaén, que, según Ana María, ella la come en un bar en concreto, que la preparan de lujo. La receta debe ser picante, pero en este tema cada uno la puede adaptar a sus gustos…. aunque a la receta, el nombre le viene por ahí… “pica más que las palabras de una suegra…”. 
En realidad, la receta son unos pinchitos morunos de cerdo que, en vez de freírlos sin más, los guisamos en una salsa española, a la que le añadimos picante. Es una idea genial, porque quedan mucho más tiernos y la salsa, con la mezcla de especias, es deliciosa.

En esta ocasión he acompañado la carne con unas patatas fritas de Jaén, que son ¡!!buenísimas!!! Lo mismo las de “Santo reino” o las de “Casa Paco”, son unas patatas fritas excepcionales. Os animo a probarlas, las patatas y la carne, las dos cosas.

1 comentarios

  1. Qué pinta, te han quedado de lujo...el día del cumpleaños de Guillermo fuimos a comerlo a Casa Domingo por petición expresa del cumpleañero que se come media barra mojando en la salsa.
    Te ha quedado de lujo, como siempre.

    ResponderEliminar