miércoles, 25 de octubre de 2017

Arroz con Cigalas y Almejas

Ingredientes :

2 Puerros
1 Zanahoria
1 rama de Apio
1 Cebolla
1 Pimiento Verde Italiano
½ Pimiento Rojo
Perejil
8 langostinos
Sal
Pimienta Negra
Aceite de Oliva Virgen Extra

1 Pimiento verde
1 Pimiento Rojo
1 Cebolla
3 Tomates maduros
2 Pimientos choriceros
Unas hebras de Azafrán
Colorante alimentario
400 grs de Arroz Bomba
150 ml de Vino Blanco (opcional)
Agua
8/10 Cigalas
300 grs de Almejas
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
Preparación :

Para preparar este arroz, necesitamos tener preparado primero un caldo de pescado, un fumet. Si lo tenéis preparado de antes, congelado, todo este proceso os lo saltáis. Si no, es lo primero que tenemos que preparar.

Para ello pelamos los puerros y la zanahoria y los cortamos en trozos. Lavamos bien el apio y también lo cortamos. Pelamos la cebolla, lavamos los pimientos y los cortamos en trozos pequeños al igual que las otras verduras. Lavamos unas ramas de perejil y lo troceamos.

Le quitamos las cabezas a los langostinos y los pelamos. Reservamos los langostinos para más tarde y guardamos las cáscaras para el caldo.
Cubrimos el fondo de una cazuela con aceite, lo calentamos y vertemos encima todas las verduras cortadas. Las removemos bien para impregnarlas de aceite y dejamos que se pochen un poco, a fuego medio, durante 5 minutos. Añadimos las cáscaras de langostinos (si tuviéramos cabezas o espinas de otros pescados, también las podemos añadir) y las removemos. 
Cubrimos todos los ingredientes de la cazuela con agua, salpimentamos y dejamos que hierva suavemente 20/25 minutos. Pasado ese tiempo, colamos el caldo y lo reservamos para usarlo al hacer el arroz.

Cuando vayamos a hacer el arroz, empezamos preparando todos los ingredientes. Lavamos los pimientos y los cortamos en trocitos pequeños. Pelamos la cebolla y la cortamos de la misma forma. Los tomates, los pelamos, les quitamos las pepitas y los troceamos muy pequeños.

Quitamos el rabito y las pepitas de los pimientos choriceros y los ponemos a remojo, en agua, durante al menos media hora. Pasado ese tiempo y con ayuda de una cucharilla, sacamos la carne de los pimientos y la reservamos.

Lavamos las cigalas debajo del grifo de agua fría y las dejamos escurrir en papel absorbente. Hacemos lo mismo con las almejas, frotándolas bien, para lavar las conchas. Después las ponemos en un bol con agua fría y una pizca de sal y las dejamos dentro una hora, por lo menos, para que eliminen toda la arenilla que pudieran tener dentro.
Ahora ya podemos empezar a hacer el arroz. Cubrimos el fondo de una cazuela o paellera con aceite y la ponemos el fuego. Lo primero que hacemos es sofreír las cigalas, para que suelten los jugos y aromaticen el aceite. Las sacamos y reservamos. Ahora podemos rehogar las verduras, primero la cebolla (yo no le pongo porque en mi casa no la quieren ni ver…) y después los dos tipos de pimiento. Dejamos que se pochen a fuego suave. 
Cuando estén tiernas, incorporamos el tomate troceado, un poco de sal y dejamos que se fría bien. Añadimos la pulpa de los pimientos choriceros, unas hebras de azafrán y si nos gusta, un poquito de colorante. Dejaremos que se siga pochando todo junto, hasta que obtengamos un sofrito espeso, pero que no esté seco del todo, que siga jugoso.
Media hora antes de comer, añadimos al sofrito caliente, el arroz. Removemos bien para nacarar el arroz y si nos gusta, en este momento añadimos el vino blanco. Dejamos que hierva para que evapore el alcohol y añadimos el caldo de pescado. Yo siempre añado de líquido el doble más una, la medida del arroz, en volumen. Es decir, si ponemos un tazón de arroz, echaremos 2 + 1 tazones de caldo.

Incorporamos la sal (sin miedo, porque el arroz absorbe mucha sal) y removemos todo el conjunto, para que se mezclen bien todos los ingredientes. Esperamos a que vuelva a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos a fuego medio, unos 20 minutos, hirviendo suavemente, hasta que absorba toda el agua. 
A los 10 minutos de estar hirviendo el arroz, incorporamos las almejas bien escurridas y las removemos un poco con el arroz, con cuidado de no romper el grano. En este momento podemos añadir también los langostinos troceados, los que habíamos reservado al hacer el caldo. Cuando falten 5 minutos, colocamos las cigalas por encima, para que se cocinen al calor del arroz.

Cuando el arroz esté listo, lo retiramos del fuego y lo tapamos con un paño. Lo dejamos reposar 5 minutos y ya está listo para servirlo.
Llevo ya mucho tiempo diciendo que cada vez me gustan más los arroces. ¡!!Me encantan!!! En mi casa solo se comía arroz blanco con tomate y la “paella” típica del País Vasco, que es un arroz muy rico, muy sabroso, pero siempre igual.
Desde que empecé este blog, he aprendido a hacer tal cantidad de arroces, que me desborda el tema…. ¡creo que tendría un arroz para cada día del año! En esta ocasión aproveché para hacer un arroz con marisco, ya que estas cigalas me estaban llamando a gritos desde su puesto del mercado de Motril y no me pude resistir. 
Unas verduras, un poco de marisco, un buen sofrito y consigues un arroz de lujo. Y como os he dicho otras veces, el punto del arroz al gusto: más seco, más caldoso o como salga, asumiendo si te has equivocado con la cantidad de líquido. Siempre que el arroz esté en su punto de cocción, que no quede duro, pero sobre todo que no esté pasado, el arroz nos va a salir rico. Probadlo, ya me contaréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario