lunes, 29 de junio de 2015

Frescor de Cítricos - Fraîcheur d'Agrumes - #toursgastronomy

Tours - Cité de la Gastronomie III
Ingredientes :

1 Naranja
1 Pomelo Rosa
1 Limón
1 Lima
1 Mandarina
Crema de Cítricos
Flores para decorar

Para la Crema de Cítricos:
3 Huevos
125 grs de Azúcar
Ralladura y zumo de 1 Naranja
Ralladura y zumo de 1 Limón
1 cucharada de Maizena
30 grs de Mantequilla
1 cucharada de Limoncello 
Preparación :

Lo primero que preparamos son las galletas bretonas, según la receta que os expliqué aquí. Podemos comprarlas hechas, pero asegurándonos de que son galletas de Bretaña. El sabor de la mantequilla y el punto de sal son irremplazables.
Después preparamos la crema de cítricos. Para ello, mezclamos la mitad del azúcar con la ralladura de limón y naranja. Los trituramos juntos, para que se integren bien y los añadimos al zumo de las dos frutas. Los ponemos en un cacito al fuego y removemos hasta que hierva unos minutos y se forme un almíbar ligero. 
Por otro lado, batimos con las varillas los huevos con el resto del azúcar hasta que blanqueen. Añadimos la maicena y la mezclamos bien. Incorporamos el almíbar, mezclamos todo bien y vertemos la mezcla sobre el cacito. Lo ponemos otra vez al fuego y removemos hasta que espese, sin que llegue a hervir.

Retiramos el cazo del fuego y le añadimos la mantequilla y el licor. Mezclamos todo bien y ponemos la crema en un bol, pasándola por un colador. Lo tapamos bien con un film transparente y lo guardamos en el frigorífico hasta que se enfríe. 
Podemos hacer la crema en la Thermomix, poniendo los ingredientes en el recipiente a 90ªC, durante 7 minutos a Vel.4. Pasado ese tiempo añadimos la mantequilla y el licor, batimos 10’ a Vel. 7 y ya está lista. La pasamos por un colador y la guardamos en frío.
Para montar el postre, pelamos las frutas y sacamos los gajos. Los pelamos con cuidado y reservamos. Trituramos las galletas bretonas, hasta hacerlas arena fina.
Llenamos una manga pastelera con la crema de cítricos y ponemos una pequeña cantidad (o una gran cantidad) en el fondo de un vaso. Colocamos la fruta pelada por encima, un poco de cada tipo de fruta. Y esparcimos la arena de galleta de manera que cubramos toda la fruta y la crema. Decoramos el postre con hierbas o flores aromáticas.
Una receta diferente, para un postre delicioso!!! Este fue uno de los postres que comimos en nuestro viaje a Tours, si, ese viaje gastronómico, del que tanto os he hablado y que tanto está dando de si…. Un postre a base de cítricos, super refrescante e ideal para esta época del año.

La receta es mi versión del postre que tomamos en el restaurante L’Evidance de Tours, ya que no tenemos la receta original. El postre consistía en una crema de cítricos, que yo he hecho según la receta de Pan de “Uno de dos”, gajos de cítricos pelados y una arena de galleta, que cubría todo el postre. Creo que la crema del postre original era un poco más ligera de textura, la fruta no tiene más ciencia y la arena de galletas, yo he decidido hacerla con “Palets Bretones”, porque aparte de que aportan un sabor delicioso a mantequilla y limón con su punto de sal, son unas de las galletas francesas más típicas y reconocidas. Me encantan!!
Esta es la tercera entrada que dedico al viaje gastronómico que hicimos por Tours, Ana María de “Cocinando entre olivos” y yo, gracias a la invitación que nos hizo la Asociación “Tours – Cité de la Gastronomie”, para que conociéramos y disfrutáramos de la manera que los franceses entienden su gastronomía y su manera de vivir y compartir la misma.

En la primera entrada os mostré todas las actividades que la Asociación organizó para que conociéramos su gastronomía, sus vinos y su manera de entender la vida. La gastronomía francesa y el “savoir vivre” están reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

En la segunda entrada os mostré los castillos que visitamos de los “Castillos del Loira”, ya que Tours se encuentra dentro de esta región. Fascinantes. Y también os enseñé las compras y las tiendas que fuimos encontrando por el camino. Fascinantes también.

Por eso, en esta tercera y última entrada dedicada a este viaje, me queda por enseñaros lo que comimos durante este viaje y los restaurantes que tuvimos la suerte de visitar. Un verdadero placer. Y también me gustaría enseñaros algunos detalles que se encuentra uno paseando por cualquier rincón de Francia y que hacen que este país sea tan reconocido por su estilo de vida y por saber disfrutar y “vender” lo que tienen. Son unos artistas. 
No soy capaz de hacer un resumen de todos los platos que probamos y de todos los vinos que hemos podido degustar. Así que voy a hacer una relación de los restaurantes, acompañada de las fotos de los platos que nos sirvieron y que son mucho más elocuentes que todo lo que yo os pueda decir, no creéis?

·         Restaurante La Famille – Tours 
·         Restaurante L’Evidence – Tours 
·         Restaurante L’Arôme – Tours
·         Restaurante La Part des Anges – Chinon
·         Restaurante L’Enchanson – Amboise
Como habéis podido comprobar, en cualquiera de ellos disfrutamos una barbaridad!!! En todos ellos destaca el uso de productos locales y de temporada, la calidad de todos ellos, la sencilla elaboración de los mismos y la mezcla de sabores, colores y texturas. La cocina que a mí más me gusta, sin duda.

El plato estrella ha sido, sin duda, la crema de chorizo con huevo a baja temperatura de L’Evidance…. pronto intentaré prepararlo. Un plato sorprendente, ligero y sabrosísimo, que no podemos dejar en el olvido… Ni los espárragos de La famille o de L’arome….

Tampoco me puedo olvidar del pan. Pan de verdad en todas las comidas…. En este tema, los franceses nos llevan años…. hemos comido unos panes deliciosos.

Y dentro de todo lo que hemos probado, lo que más me ha llamado la atención han sido las salsas, ligeras, sabrosas (de cítricos, de setas, de pescado,…), los espárragos, de temporada, deliciosos y con unas salsas impresionantes y algún ingrediente desconocido para mí, que ya he localizado…, los brioches que sirven para acompañar todo: foie gras, hamburguesas,…esto no lo había visto en otras zonas de Francia, los productos locales de charcutería: rilletes, rillons, salchichón, paté de champagne,…, los quesos locales de cabra: Saint Maure de Touraine, la Couronne de Touraine…., las patatas fritas, “frites”, únicas….y postres de frutas de temporada, frescos y ligeros, ideales para rematar una comida.
Siempre he sido muy afrancesada, desde pequeña, por proximidad. Todos sabéis que soy de Bilbao y desde siempre, he ido a Francia con regularidad. Íbamos los sábados a hacer la compra… si, cuando yo era pequeña, no hace tanto, en España no había supermercados grandes ni hipers, en cambio en Francia, había por toda partes Carrefour y Géant Casino, dos supermercados enormes, que tenían de todo y donde encontrábamos cosas que en España eran impensables. 
Parece una tontería y que queda muy trasnochado, pero estoy hablando de los años 60 y 70… La variedad que encontrábamos de quesos, embutidos, chocolates, aperitivos,…. comprábamos de todo. Los bolígrafos Bic y los polos de Lacoste eran mil veces mejores los franceses, no me preguntéis porqué. Comprábamos unos cuadernos preciosos, modernos y un papel encerado para forrar libros que por aquí ni soñábamos…. qué tiempos!!!!
Hoy en día, por suerte, las cosas ya no son así y en nuestro país encontramos de todo. Pero Francia sigue manteniendo un “savoir faire” y “savoir vivre” que en este viaje he recuperado, ya que en otros viajes a otras zonas de Francia, creía que se estaban perdiendo y me daba muchísima pena…
Me encanta todo lo francés, me gusta el idioma, su historia, la cultura, el arte,…. y por supuesto su gastronomía. Siempre digo que si un día me pierdo, buscadme en París… no me cansaría nunca de pasear por sus calles. Cuando estoy en Francia me gusta ver la TV, siempre hay programas culturales entretenidos y escucho hablar un francés bien pronunciado, que me sirve para aprender el idioma. 
En Francia, los detalles son muy importantes. Los cuidan al máximo, son muy civilizados, buenos ciudadanos, aunque creo que a veces son un poco extremistas, pero esa actitud, permite vivir en mejor armonía. Cuidan los paisajes, el entorno, sus casas, sus jardines…. todo lo que les haga la vida más fácil y más agradable. 
Bueno, habréis notado que se me va un poco la pinza con este tema, por eso quiero volver a agradecer a Ana Maria, de “Cocinando entre olivos”, la oportunidad que me dio de participar en este viaje y de disfrutar de unos días maravillosos en un entorno privilegiado. Y a la Asociación “Tours – Cité de la Gastronomie”, que hicieron posible este proyecto y que estuvieron pendientes de todos los detalles, para que disfrutáramos de todas las actividades que nos programaron.
Y una vez más decirles a Bintu, a Simona, a Laurent y por supuesto a Ana María, que no sé dónde ni cuándo, pero que nos volveremos a encontrar y volveremos a disfrutar de momentos inolvidables!!!!
Á bientôt!!!

2 comentarios:

  1. El postre me encanta, , espero que te queden galletas bretonas , cuando vayamos, se ven riquísimas, y el postre precioso. Vuelvo a decirte el maravilloso viaje que habéis tenido, un regalo magnifico.
    Bsss Bego desde Almeria

    ResponderEliminar
  2. Ufffff la boca hecha agua por el postre tan trabajado que has preparado, qué delicia, las galletas bretonas con ese punto de sal me pierden. Tendré que animarme con tu receta.
    Pero es que se me ha hecho la boca agua al recordar cada plato, cada vino...cada postre, cada producto. Todo absolutamente delicioso y exquisito.
    Desde luego ha sido un viaje inolvidable en todos los sentidos, gracias por todo Begoña, gracias!

    ResponderEliminar