jueves, 11 de junio de 2015

Quiche Touraine - #toursgastronomy

Ingredientes:

1 Masa Quebrada
250 grs de Rillons
200 grs de Rilletes de Tours
3 Huevos
100 ml de Nata
Perejil

Masa Quebrada:
300 grs de Harina
¼ cucharadita de Sal
150 grs de Mantequilla
1 Huevo
1 cucharadita de Zumo de Limón
2 cucharadas de Agua fría

Rillons:
500 grs de Panceta
200 ml de Vouvrais (vino espumoso semi seco)
200 grs de grasa de pato u Oca
1 hoja de Laurel
Tomillo
Sal
Pimienta Negra
1 cucharada de Caramelo líquido
Preparación :

Lo primero que tenemos que preparar son los “rillons”. Los rillons son la versión francesa de nuestros torreznos. Son trozos de panceta o carne de cerdo, fritos, refritos, hasta que estén bien tiernos y crujientes. La diferencia es que los aderezan y primero los cuecen en vino blanco, en el caso de Tours en “Vouvray” vino de la población del mismo nombre, muy cercana a Tours y que en este caso, yo he usado en su variedad espumosa. 
Para prepararlos, cortamos la panceta en trozos pequeños. En esta ocasión necesitamos los trozos pequeños para utilizarlos en la quiche, pero también se pueden preparar en trozos más grandes.

Mezclamos los trozos de panceta con la sal, el tomillo y el laurel troceado. Molemos pimienta negra por encima y mezclamos todo bien, para que toda la carne se impregne de las hierbas y especias. Ponemos toda la mezcla en un bol y lo cubrimos con film transparente. Lo guardamos en el frigorífico toda la noche.
Al día siguiente ponemos dos cucharadas de grasa de oca en una cazuela o sartén y cuando se caliente, añadimos los trozos de panceta aliñados. Removemos bien y dejamos que se frían durante 5 minutos, hasta que empiecen a sellarse y tomar un poco de color. Añadimos el vino, el resto de la grasa de oca y un poco de sal. Removemos, esperamos a que hierva y entonces bajamos el fuego y lo tapamos, para dejarlo hirviendo suavemente durante hora y media. De vez en cuando removemos el guiso, para ver cómo va la cocción. 
Pasado ese tiempo destapamos la cazuela y añadimos el caramelo líquido para dar color. Dejamos que siga hirviendo destapado otra hora, sin perderlo de vista, porque evaporará todo el líquido y se freirá en la grasa que quede, hasta que estén bien crujientes. A mí se me han tostado un poco de más….

Los sacamos a un colador para que escurran la grasa y esperamos a que enfríen. Los guardamos en un bote hermético hasta que los consumamos. Pueden aguantar hasta una semana en el frigorífico. 

He usado la receta del blog "Cuisine Campagne", para mi toda una referencia de la cocina francesa.
El día que vayamos a hacer la quiche, lo primero que preparamos es la masa de la base. Para ello cortamos la mantequilla en trocitos y la reservamos en el frigorífico para que esté bien fría. Ponemos en el recipiente de la amasadora la harina con la sal. Empezamos a mezclarla con la pala y añadimos la mantequilla poco a poco, para que se vaya mezclando, sin que se derrita y forme una especie de arena, con un granulado homogéneo.

Entonces y sin dejar de remover, añadimos el huevo, el zumo de limón y el agua fría. Mezclamos un poco más, lo justo para que la mezcla forme una masa y ya con las manos, la sacamos del recipiente y formamos una bola. La cubrimos con film transparente y la dejamos reposar en el frigorífico 30 minutos.
Aprovechamos ese tiempo para preparar el relleno de la quiche. En este caso vamos a utilizar unos Rilletes de cerdo de Tours, que los he comprado preparados, pero si no, los podéis preparar basándoos en esta receta “Rilletes de pato” que publiqué el año pasado o con esta receta de “Rilletes de Cerdo” del blog “Entra en mi cocina”.

Mezclamos en un bol los rillons con los rilletes hasta conseguir que se integren unos en otros. Batimos los huevos, los mezclamos con la nata y vertemos esta mezcla sobre la mezcla anterior. Removemos todo bien para conseguir un relleno uniforme. Picamos bien el perejil y lo añadimos.
Precalentamos el horno a 200ºC. Sacamos la bola de masa quebrada del frigorífico y la extendemos entre dos láminas de papel de horno, con ayuda de un rodillo. Engrasamos un molde redondo, de fondo desmoldable y lo cubrimos con la lámina de masa. La ajustamos bien y recortamos el borde que sobre, presionando con el rodillo. 
Vertemos la mezcla del relleno sobre la masa y metemos el molde al horno. Horneamos la quiche durante 35/40 minutos, hasta que esté bien dorada. La sacamos del horno, la dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldarla y la comemos, preferiblemente, caliente o templada, acompañada de una ensalada.
¿Qué os ha parecido la receta de hoy? Aunque a primera vista parezca complicada, no lo es tanto, solo hace falta un poco de organización y os aseguro que merece la pena, es impresionante!!!!!!

Una quiche muy diferente a la que estamos acostumbrados, sabrosísima y eso sí, una bomba de calorías!!!! Pero de vez en cuando darse un capricho tampoco es malo y más, cuando acabas de llegar de Tours y tienes los ingredientes y la receta para hacer esta delicia aparece en uno de los libros que has comprado allí: “VoyageCulinaire en Touraine”.
Hace 10 días, gracias a Ana María de “Cocinando entre olivos”, tuve la suerte de que me invitaran a un viaje gastronómico a Tours en el Valle del Loira, en Francia. Estuvimos cuatro días de viaje, cuatro días realmente intensos y donde disfrutamos una barbaridad!!!!
El viaje lo organizó la asociación Tours – Cité Internationale de la Gastronomie en Val de Loire, para promocionar la gastronomía y el arte de vivir francés (l’art de vivre à la française), objetivo fundamental de su asociación, desde que en 2010, la UNESCO declaró a la Gastronomía Francesa, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Una de las obligaciones del estado francés cuando aceptó dicha declaración, fue la de declarar una serie de ciudades de la gastronomía “cité de la gastronomie”, que apoyaran y difundieran la gastronomía francesa en todas sus facetas. La cultura gastronómica francesa no solo incluye la comida en sí misma, con sus ingredientes y recetas propios, sino que además se complementa con su cultura e historia del vino y con su estilo de vida, un espíritu de saber hacer y saber vivir, tan característico de los franceses y que intentan transmitir en todas las facetas de su vida. 
Las ciudades elegidas para este cometido han sido Paris-RungisDijonLyonTours. Cada ciudad tiene su cometido en la divulgación de la gastronomía francesa: la primera se encargará de difundir la materia prima, desde los mercados, promocionando el producto y su distribución. La segunda, Dijon, difundirá la cultura de los viñedos y los vinos. La tercera, Lyon, mostrará la faceta de la nutrición y la salud dentro de la gastronomía y finalmente, Tours, que se encargará de la faceta que afecta a las humanidades y las ciencias sociales, divulgará la parte social que encontramos dentro de la gastronomía francesa, la importancia de las relaciones sociales, delante de una mesa o de una copa de vino.
Y para que conociéramos esta faceta, la asociación Tours – Cité de la Gastronomie, nos ha invitado a conocer su región, su gastronomía y su entorno. Un verdadero privilegio y todo un lujo!!!!  
Ana María y yo nos fuimos a Tours vía París y allí nos encontramos con Bintu de Gran Bretaña y Simona de Italia, blogueras como nosotras y amantes de la buena cocina. Las cuatro íbamos a compartir cuatro días muy, muy intensos. La organización eligió a Laurent Geneix, periodista, de Tours, para que nos acompañara en nuestra visita y nos fuera explicando todo lo que esta experiencia suponía. Una decisión muy acertada, porque Laurent demostró una paciencia infinita con nosotras y fue un guía perfecto para conocer la ciudad de Tours y toda la zona y para explicarnos todo el proyecto y las actividades previstas para desarrollar la idea de Tours – Cité de la Gastronomie.
Cuántos buenos momentos hemos pasado!!!!!
Con él conocimos, nada más llegar, La Guinguette, un espacio público donde los habitantes de Tours pueden disfrutar en sus ratos de ocio, del marco incomparable del rio Loira. Puedes disfrutar de las instalaciones de un chiringuito que hay allí, sin obligación de consumir. Hay actuaciones, música en vivo, espacio para niños y nosotras nada más llegar, aprovechamos para empezar a probar los vinos de la zona. Este espacio es un claro ejemplo del “savoir vivre” francés. Naturaleza, bienestar, relaciones sociales, vino, gastronomía y actualidad. 
Al día siguiente hicimos un recorrido por Tours, por el centro de la ciudad, viendo los monumentos de mayor interés histórico y artístico y aprovechando cada vez que pasábamos por una tienda de esas que tanto nos gustan, para comprar todo lo que pudimos…. Vimos el Ayuntamiento, la Catedral (de estilo gótico-flamígero impresionante), el Palacio de Justicia, el Museo de Bellas Artes, la Estación central, subimos en el tranvía super moderno, y recorrimos sus calles, donde todavía podemos encontrar casas antiquísimas, muy típicas de la arquitectura francesa.
Por la tarde fuimos a visitar el Castillo de Villandry y sus jardines.
(Fotos extraidas de la página de Facebook de "Diner blanc a Tours")
Por la noche, el Ayuntamiento nos invitó a participar en la “Noche en blanco”. 
Un evento donde se reúnen un grupo de unas 250 personas vestidas de blanco, que llevan cada uno su cena y se citan delante de la Oficina de Turismo. El sitio donde va a ser la cena no se conoce, hasta que aparece alguien del Ayuntamiento y  nos conduce hasta el sitio elegido. Este año, la cena tuvo lugar en la rotonda delante del ayuntamiento. 
Llegamos allí y enseguida aparecieron unos camiones con mesas, sillas, manteles…. hasta candelabros!!!! En un momento todo estaba montado, cada mesa sacó su comida y bebida y disfrutamos de una cena espectacular!!!! Nosotros compramos la cena hecha.
En Francia es fácil: patés, rilletes, embutidos, quesos, buenos vinos y de postre el Nougat de Tours, sin duda. Las mesas de alrededor además de unos platos con todo tipo de comida y una pinta impresionante, ninguna se privó de los buenos vinos y los mejores champagnes. La Veuve de Clicquot hizo su noche….
Al acabar la cena, el alcalde, el Sr. Serge Babary,  que estaba en una recepción en el Ayuntamiento, salió a saludar y por todas las mesas pasó la organizadora del evento saludando y agradeciendo nuestra presencia en el evento. Todo el mundo fue super amable. 

Y para terminar, una pareja se declaró su amor dentro de la fuente…. muy, muy romántico. Con el frío que hacía….. 
Creo que es la cena improvisada con más estilo a la que he asistido en la vida…
El sábado se celebraba la Feria del Vino "Vitiloire 2015". Una muestra de los vinos de la zona del Valle del Loira, donde pudimos conocer y degustar diferentes vinos, blancos, rosados y tintos. Chinon, Vouvray,….. yo creo que en Francia cada pueblo tiene su denominación de origen… También pudimos disfrutar de las especialidades gastronómicas de la zona.
 La variedad de vinos es inmensa…. la pena es que no pudimos probarlos todos!!!!
Y pudimos conocer y compartir un rato con los Greeters de Tours. ¿Sabéis lo que es el movimiento Greeter? Yo no lo conocía, pero la verdad es que es muy interesante. Comenzó en Nueva york y se ha extendido por todo el mundo y son personas de cada ciudad, que se ofrecen para enseñar de forma gratuita su ciudad. Es una manera diferente de conocer una ciudad y descubrir aspectos que seguramente de otra forma, son difíciles de encontrar. Son gente muy abierta, que disfruta de la vida y disfruta compartiendo. Yo me lo estoy planteando…. si, lo de ser greeter… Una versión diferente de la hospitalidad.
Antes de recorrer la Feria del Vino, pudimos pasear por el Mercado de las Flores…. qué bonito!!! Los franceses son unos apasionados de las flores y las cuidan con mimo. Coincidió que el domingo era el día de la Madre y el mercado estaba repleto…. qué variedad de flores y qué gusto para exponerlas!!! La estrella del día: la peonía, qué preciosidad!!
El sábado nos fuimos a dormir a Chinon, donde pudimos degustar otra vez sus vinos y su gastronomía. Y visitar todo su centro histórico…
El domingo estuvimos en Amboise, donde pudimos disfrutar del Mercado al aire libre de esta localidad, que ha sido elegido el mercado favorito de la región 2015. Como podéis imaginaros, disfrutamos una barbaridad….. los franceses valoran tanto la calidad y defienden tanto sus productos, que da gusto pasear por sus mercados. Qué cantidad de cosas maravillosas vimos….. y compramos!!!
Hemos degustado muchísimos productos locales…. ya os lo iré contando. El problema fue elegir qué productos comprábamos!!!
Tuvimos la oportunidad de saludar al alcalde de la ciudad (que por cierto esa misma noche se venía de vacaciones a España, a Arcos de la Frontera…) y al Presidente de la Asociación Tours – Cité de la Gastronomie, Emmanuel. También nos presentaron a la organizadora del Mercado de Amboise, muy orgullosa de él, lógicamente.
Después recorrimos el centro de la ciudad y por la tarde tuvimos que volver a París, para coger el vuelo de vuelta a casa…. Qué pena nos dio, lo hemos pasado estupendamente, ha sido una experiencia muy gratificante y desde luego una zona totalmente recomendable para cualquiera que quiera conocer mejor nuestro país vecino.
Muchísimas gracias a todos los organizadores por darme la oportunidad de conocer esta zona y por compartir con nosotras tantas cosas. Quiero agradecer a Maureen Vasseur, que fue la persona que contactó con nosotras, la amabilidad que tuvo en todo momento y su eficacia en el trabajo. La organización fue perfecta. Por supuesto dar las gracias a Laurent, qué nos dedicó tantas horas y a su jefe Thierry, que estuvo interesado en todo momento de cómo transcurría nuestra estancia.
Dar las gracias a Marie, que estuvo pendiente de nosotras en todo momento, a Eric, que nos llevó de un lado a otro con una paciencia infinita y con muchísima amabilidad (nos solucionó un problema de última hora con un taxi en París y Ana Maria y yo llegamos al aeropuerto como dos reinas), a los cámaras de la TV local que nos siguieron por todas partes y fueron muy simpáticos (a uno de ellos le encanta España…. Asturias es su sitio favorito!!). Agradecer a toda la gente que nos atendió, a toda la gente que nos hemos encontrado, el trato exquisito y la gran amabilidad que hemos recibido, nos han hecho sentir como en casa y por lo menos yo, pienso volver!!!!
No puedo dejar pasar la oportunidad de reconocer que una de las mejores cosas que nos ha pasado ha sido compartir estos cuatro días con Ana María, Bintu y Simona. Cómo nos hemos reído, cómo hemos disfrutado, todo lo que hemos aprendido juntas y sobre todo, hemos podido comprobar, que seas de donde seas, el amor por la cocina y por la gastronomía une y conectas con la gente de una forma muy especial. Volveremos a encontrarnos!!!
Como habéis podido comprobar fueron cuatro días intensos, por eso solo os he mostrado las actividades que formaban parte del plan que prepararon para nosotras. Pero por supuesto queda mucho más por contar….
He pensado hacer otras dos entradas para contaros todo lo que hemos visitado del patrimonio histórico y cultural del Valle del Loira, de sus impresionantes castillos y por supuesto, contaros todo lo que hemos comido, los restaurantes que hemos visitado, que ha sido IMPRESIONANTE y no puede faltar, ya me conocéis, todo lo que hemos comprado…. qué cantidad de tiendas hemos descubierto!!!!

Así que estad pendientes, que quedan dos entradas más sobre Tours -  Cité de la Gastronomie.

9 comentarios:

  1. Como te puedes imaginar he acabado de leer tu post con los dientes larguísimos!
    Me alegro muchísimo que hayáis disfrutado tanto, pero te aviso que a la próxima me voy con vosotras aunque sea de polizón!

    ResponderEliminar
  2. Como he disfrutado a medida que avanzaba la crónica¡¡¡¡ Te quedaste corta con la descripcion de la cena de blanco. Que envidia me habéis dado tu y Ana María, pero me consta que los disfrutasteis. Ahora a darle otra vueltita a las fotos y al texto y por supuesto a la receta. Bss para todas.

    Virginia "Sweet & Sour"

    ResponderEliminar
  3. Se nota lo bien que lo pasasteis, la zona tiene que ser preciosa y los diferentes acontecimientos a los que asististeis fenomenales, estoy deseando leer las siguientes entradas.

    ResponderEliminar
  4. Qué belleza de viaje y de experiencia!!! Gracias por compartirlo. Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Menudo viajazo, que suerte, lo que hubiera dado por ir con vosotras. menuda experiencia Begoña. cuando vayas me voy contigo. Acierto seguro de pasarlo fenomenal y hacer buenas compras.
    bsss Bego, desde Almeria con mucho amor.

    ResponderEliminar
  6. En tres palabras, paisaje, calidad y buen gusto.
    ¡Ah! y curioso lo de los greeter...

    ResponderEliminar
  7. Begoñaaaaa, ¡vaya viaje intenso de cuatro días! Me gusta todo muchísimo pero si tengo que elegir me quedo con el mercado al aire libre de Amboise y con tu maravillosa quiche ¡Me chifla! Por cierto, ¿me puedo apuntar con Lola Homar de polizón? Besos desde Cartagena.

    ResponderEliminar
  8. que chulo todo¡¡¡¡¡¡¡¡ menudo viaje tiene que ser una maravilla todo aquello nosotros este año nos vamos para Francia de vacaciones es precioso todo.
    Me alegro que pasarías momento maravillosos.
    la quidhé se vé divina.
    un beso guapa

    ResponderEliminar
  9. Una experiencia inolvidable...cuántas cosas hemos aprendido. Ojalá haya muchas más, aunque tengamos que volar. Gracias por todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar