miércoles, 10 de enero de 2018

Roscos de Vino

 Ingredientes :

150 grs de Aceite de Oliva Virgen Extra
Piel de ½ Limón
1 cucharada de Anís verde
200 grs de Almendras Marconas
150 grs de Azúcar
400 grs de Harina
2 Clavos de olor
150 grs de Vino Moscatel de Málaga
40 grs de Anís Dulce
1 cucharadita de Canela molida
15 grs de Sésamo tostado
1 pizca de Sal
Azúcar glas
Preparación :

Calentamos el aceite en un cacito con la piel de medio limón y la cucharada de anís verde (matalahúva). Dejamos que se caliente, sin que llegue a humear, hasta que los bordes de la cáscara de limón empiecen a tomar color. Retiramos el cazo del fuego y dejamos el aceite en infusión, hasta que se enfríe. Retiramos la piel de limón, pero dejamos las semillas de anís.

Trituramos las almendras (si son con piel mejor) junto con el azúcar y los clavos, hasta que se conviertan en un polvo fino. 
Ponemos todos los ingredientes en el recipiente de la amasadora (excepto el azúcar glas) y con la pala mezclamos todos ellos, hasta conseguir una masa lisa y homogénea. Tiene que quedarnos una mezcla con la que se pueda formar una bola perfectamente y no se nos pegue a las manos.
Precalentamos el horno a 200ºC. Con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa, consiguiendo un rectángulo de aproximadamente, 1,5 cm. de espesor. Cortamos la masa con un cortador redondo de 6 cm. de diámetro y con la ayuda de un descorazonador de manzanas, le hacemos un agujero en el centro.

Ponemos los roscos en una bandeja cubierta de papel de horno. Seguimos haciendo roscos, hasta acabar toda la masa. Horneamos los roscos unos 15 minutos, hasta que se doren un poco por encima. Es mejor que nos queden un poco blandos, que endurezcan demasiado. De todas formas, al enfriar endurecen.
Estando aún calientes, los rebozamos en azúcar glas y los dejamos reposar sobre un papel de horno, encima de una rejilla, hasta que se enfríen del todo. Si fuera necesario, una vez fríos, los volvemos a pasar por azúcar glas. 
Si, ya se, ya han pasado las navidades y ya no pegan este tipo de recetas, pero tengo dos buenas razones para hacerlo. Por un lado, he decidido publicar unas cuantas recetas de navidad que no me ha dado tiempo a redactar y que todos los años se quedan atrás y para el año que viene tampoco encuentran su hueco. Prefiero publicarlas ahora y el próximo año empezar de cero.

Y por otro lado, esta receta en concreto, la publico para rectificar un tremendo error que cometí estas navidades. Los roscos de vino son uno de los dulces de Navidad más típicos de Málaga. A la hora de buscar la receta para hacerlos, me fui donde sabía que no podía fallar: al blog de Laurita “Cocina x 2”, que a su vez preparó la receta de Reme del blog “Al sur del sur”. Dos blogs de confianza total y en lo que se refiere a recetas malagueñas, infalibles.
Bueno, pues los hice y ¡!no nos gustaron nada!!! Increíble, fue una decepción total. Unos roscos insípidos, blandos, no sé, nada que ver con lo que para mi era un rosco de vino… mi principal referencia eran los roscos de vino de la Pastelería Aparicio de Málaga, que hacen unos roscos ¡!impresionantes!! Los que yo había hecho no tenían nada que ver con esos.

Yo preparé los roscos de vino un día y al día siguiente los publicó Carlos en su blog “Mercado calabajío”. Ya sabéis que Carlos es para mí la referencia de las referencias en lo que a recetas de cocina se refiere. Y leo que les han encantado y veo que es la misma receta… no lo entiendo. Se lo comento a él en su blog y le digo que a lo mejor en vez de hacerlos con aceite quedarían mejor con manteca, que no se por qué, pero en mi casa no nos gustaron nada.
Bueno, pues al día siguiente de esto, estaba yo cocinando, preparando no se que plato y necesité usar la Thermomix. Fui a cogerla y al levantar la tapa, me encuentro dentro ¡!las almendras y el azúcar triturados de los roscos!! ¿Cómo me pudo pasar esto? No lo sé, bueno, si. Siempre hago muchas cosas a la vez y aunque tengo cierta capacidad de organización, a veces, se me escapan cosas como esta… imperdonable.

¿Cómo iban a estar buenos unos roscos sin almendra y sin azúcar? El caso es que quedó una masa manipulable y los roscos salieron de aspecto muy parecidos. Estas dos fotos anteriores son de los roscos fallidos. 
Inmediatamente, me puse manos a la obra y preparé los roscos con la receta completa y salieron unos roscos ¡!divinos!!. Nos encantaron y tuve que reconocer que la receta es buenísima. Rectificar es de sabios. Ya sabía yo que Laurita, Reme y Carlos, no podían estar equivocados. No se me ocurrió pensar que era yo la equivocada, pero así fue. Rectifiqué y ahora ya tengo la receta definitiva de los típicos Roscos de Vino de Málaga.

3 comentarios:

  1. Que bueno!!! no te creas que eso pasa hasta en las mejores familias, yo ultimamente no le pongo sal a las comidas, no se por qué razón, pero siempre se me olvida, aynsss!!! es que hacemos muchas cosas a la vez, jeje

    Un besito!!

    ResponderEliminar
  2. BUENAS COMO PUEDO HACER PARA QUE TODAS ESTAS RECETAS ME LAS PUEDAN MANDAR A MI CORREO PRIVADO. YA QUE ME GUSTA COMPARTIRLAS CON LA JENTE NO TENGO EN FACEBOOK. ATENTAMENTE ESPERO RESPUESTA AFIRMATIVA MUY PRONTO
    SUSANA SOLÉ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Susana, en la parte de la derecha del blog, si vas hacia abajo, después de un logo de Blogs de Andalucía, tienes un apartado para suscribirte y recibir las entradas por correo. Espero haberte servido de ayuda.
      Un saludo, Begoña

      Eliminar