sábado, 2 de mayo de 2015

Tarta de Queso y Fresas

Ingredientes :

800 grs de Fresas
3 cucharadas de Azúcar

150 grs de Galletas Digestive
3 cucharadas de Azúcar
50 grs de Mantequilla

800 grs de Queso Philadelphia
200 grs de Azúcar
¼ cucharadita de Sal
2 Huevos
1 cucharadita de Extracto de Vainilla
250 grs de Queso Mascarpone

1 cucharadita de gelatina en polvo
Preparación :

Precalentamos el horno a 130ºC. Lavamos las fresas, les quitamos el rabito y las extendemos en la bandeja del horno, cubierta con papel de aluminio. Espolvoreamos el azúcar por encima de las fresas y las horneamos durante una hora y media aproximadamente, hasta que se vuelvan oscuras. Traspasamos las fresas a un bol y las dejamos hasta que se enfríen completamente. Las trituramos, separamos una cuarta parte para la decoración final y reservamos el resto para hacer la crema.

Partimos de que tenemos todos los ingredientes a temperatura ambiente. Es muy importante para que la mezcla salga perfecta.
Precalentamos el horno a 180ºC. Trituramos las galletas y las mezclamos con el azúcar y con la mantequilla derretida. Preparamos un molde redondo, de base desmoldable, forrando el fondo del mismo y los laterales, con papel de horno. Lo engrasamos bien.

Vertemos la mezcla de galletas sobre el fondo del molde y presionamos bien, de manera que quede una capa uniforme y lisa, por toda la base. Horneamos durante 10 minutos y dejamos que enfríe sobre rejilla.
Para preparar la crema, batimos el queso Philadelphia, con la pala de la amasadora, a baja velocidad, hasta que esté esponjoso. No debemos incorporar aire a la mezcla, así que tenemos que hacerlo muy despacio y con paciencia. Añadimos el azúcar y la sal y seguimos mezclando.

Incorporamos los huevos de uno en uno. Paramos de batir y bajamos, con ayuda de una espátula, toda la mezcla que se haya quedado pegada a las paredes del recipiente. 
Añadimos la vainilla y el queso mascarpone y mezclamos hasta que no quede ningún grumo. Separamos un cuarto de esta mezcla y el resto, la mezclamos con el puré de fresas.

Precalentamos el horno a 160ºC y ponemos un recipiente lleno de agua en la solera. Sobre este recipiente, colocamos la rejilla del horno. 
Vertemos la mezcla de fresas sobre la base de galletas, que tenemos preparada en el molde y por encima, con mucho cuidado, la cubrimos con la mezcla de queso, para que se quede por encima. Alisamos la superficie con una espátula.

Colocamos el molde sobre la rejilla del horno y dejamos que se hornee durante 75/90 minutos, hasta que esté bien cuajada, sin que llegue a tomar color. Dejamos que se enfríe un rato en el horno y después la pasamos a una rejilla en el exterior. Una vez que esté templada, la podemos guardar en el frigorífico hasta que se enfríe totalmente, mínimo 3 o 4 horas, pero mejor toda la noche.
Al día siguiente, sacamos la tarta del frigorífico, la desmoldamos y la ponemos en un plato de tarta. Calentamos en un cacito, el resto de puré de fresas que habíamos reservado el día anterior. Cuando hierva, añadimos la cucharadita de gelatina y removemos bien. Esperamos a que se derrita y se incorpore totalmente y la retiramos del fuego. Colamos esta mezcla, para evitar que tenga grumos y la vertemos sobre la tarta fría.

Esperamos a que la gelatina temple y la guardamos otra vez en el frigorífico. Deberemos esperar dos horas, por lo menos, antes de poderla comer.
Seguimos en tiempo de fresas. Por lo menos por aquí, seguimos teniendo unas fresas maravillosas y hay que aprovecharlas. Por eso, cuando ví esta receta en el libro “Pasteles” de Martha Stewart, me pareció que no podía dejarla pasar… con lo que me gustan las tartas de queso!!!

La tarta está buenísima, ya os comenté en la receta del helado, que utilizar las fresas asadas, potencia el sabor de las mismas y hace que el resultado sea espectacular. Os animo a que la probéis, que todavía tenemos fresa para una temporadita.

Y os recuerdo que las fresas congelan muy bien, lo mismo enteras, quitándoles el rabito, que hechas puré y utilizándolas luego, para infinidad de postres: helados, yogures, rellenos, mousses, …. Yo ya he empezado a acumular para el resto del año!!!

Y quiero aprovechar esta entrada para hacer una crítica. Tengo todos los libros de recetas de Martha Stewart. Me encantan sus recetas y he probado infinidad de ellas, tanto dulces como saladas. Hasta ahora, los libros los compraba en inglés porque no estaban traducidos, pero bueno, con los años he desarrollado una capacidad increíble para leer, sin ningún problema, las recetas en inglés.

Mi sorpresa fue encontrar este libro, “Pasteles”, traducido al español por la Editorial Juventud. Sin pensarlo dos veces, lo compré. Qué gran error!!! No dudo, de que la traductora del libro, domine el idioma y la traducción, literalmente, sea impecable. Pero de repostería no sabe nada de nada. Increíble. Tiene frases totalmente sin sentido, ingredientes, medidas,… mal, muy mal. Me estoy planteando no volver a comprar ningún libro traducido, si no tengo la garantía de que el traductor sabe de lo que habla, de verdad.

4 comentarios:

  1. Hacia mucho que no pasaba por aqui, pero para que veas que no me he olvidado de ti, aqui te dejo un mensajin...
    Voy a echar un vistazo de las recetas que has publicado el ultimo mes.
    Un besito
    Motivada con la cocina

    ResponderEliminar
  2. Deliciosa, el color de la cobertura te ha quedado precioso, rojo intenso, sin duda una tarta perfecta para esta época del año. 1 besazo y feliz puente!

    ResponderEliminar
  3. Desde luego te ha quedado realmente fantástica y esa cobertura casera es una auténtica delicia ehh

    besazos

    ResponderEliminar