lunes, 9 de febrero de 2015

Patatas en Salsa Verde

Ingredientes :

1 kg de Patatas
3 dientes de Ajo
1 cucharada rasa de Maizena
Perejil
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal
Agua
Preparación :

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en trozos irregulares, rompiendo la patata al final del corte, sin el cuchillo, para que suelte el almidón.

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas. Picamos el perejil en trocitos pequeños.

Ponemos una cazuela al fuego y cubrimos el fondo de la misma con aceite. Freímos los dientes de ajo laminados hasta que se doren. Añadimos las patatas en trozos y removemos todo bien para que se impregnen con el aceite. 
Añadimos la cucharada de Maizena, el perejil y salamos al gusto. Volvemos a remover todo el conjunto y cubrimos las patatas con agua. Cuando rompa el hervor, bajamos el fuego y dejamos que hierva lentamente unos 20 minutos, hasta que las patatas estén tiernas, pero con cuidado de que no lleguen a romperse.

Retiramos la cazuela del fuego y ya están listas para comer.
No me explico cómo no tenía publicada esta receta, siendo como es, una de las recetas estrella de mi casa. Estrella, no porque sea una receta extraordinaria, sino porque era el plato que nos gustaba más a toda la familia, sin excepción. Cuando era el cumpleaños de alguno de nosotros y hasta que no éramos un poco más mayores, sin duda era el plato que pedíamos. Patatas en salsa verde y Carne picada.

En mi casa siempre se han hecho así, ajo, perejil, patatas, aceite, sal y agua. Sin añadir nada más. Yo ahora tengo que ponerle un poco de Maizena, porque no tengo la suerte de poder elegir las patatas (tengo que comprar sin remedio las que encuentro) y hace falta que el caldo engorde un poco. Si tenéis la suerte de poder usar unas buenas patatas de cocer, elimináis sin pudor la Maizena.

La receta se puede sofisticar un poco añadiéndole un caldo de pescado o carne, unos trozos de pescado (merluza o bacalao) al final de la cocción, unos guisantes o zanahorias….. Pero a mí me gustan así, sin nada más.

Esta es una de las pocas recetas que no había publicado de Marichu, mi madre. Pero todavía tengo algunas más para publicar… poquito a poco. 

6 comentarios:

  1. Los platos de nuestras madres son una delicia porque además es inevitable recordar nuestra niñez. No conocía las patatas así, pero pienso hacerlas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las patatas y éstas tienen una pinta muy rica
    besitos y feliz día

    ResponderEliminar
  3. Es el plato que preparo cuando estoy en un apuro y "no tengo nada". Yo pongo también un huevo duro para darle más consistencia al plato.Personalmente me encantan.
    Anda que ya te vale, no haber publicado este plato hasta ahora..... Bueno, nunca es tarde, si la receta es buena....ja.ja.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  4. Sencillitas y deliciosas me parecen....unas patatas siempre sacan de mil apuros....besitos.

    ResponderEliminar
  5. Mi abuela a estas patatas le llamaba patatas viudas, te han quedado fantásticas
    Muas

    ResponderEliminar
  6. Es la misma receta que hacían en casa cuando era pequeña y una de mis favoritas. Aunque yo le añado un vasito de vino antes de echarle el agua. Y también un poquito de pimienta. Y si las quiero poner más completas, le cuajo un huevo sin que la yema se ponga dura, luego rompes la yema y mmmmm.

    ResponderEliminar