jueves, 13 de abril de 2017

Confitura de Piña y Dátiles

Ingredientes :

500 grs de Piña
100 grs de Dátiles
250 grs de Azúcar
50 grs de Zumo de Limón
1 vaina de Vainilla
4 grs de Pectina NH
Preparación :

Cortamos los dos extremos de la piña y la cortamos en gajos. Quitamos la parte externa de cada gajo, con ayuda de un cuchillo y la parte central de la piña, que es más dura.
Una vez que tenemos la piña limpia, cortamos cada gajo en trocitos pequeños. La pesamos hasta obtener 500 grs de piña.

Quitamos los huesos de los dátiles y los troceamos.
Ponemos en un bol los trozos de piña y dátiles, junto con 200 grs de azúcar. Abrimos la vaina de vainilla y le sacamos los granillos interiores, raspando con un cuchillo. Añadimos las dos cosas: los granillos y la vaina, al bol con la fruta.

Removemos todo bien, cubrimos el bol con film transparente y lo guardamos en el frigorífico toda la noche.
Al día siguiente, mezclamos el resto del azúcar con la pectina y la incorporamos a la mezcla que tenemos en el bol. Ponemos todo en un cazo y lo hervimos suavemente, hasta que alcance los 106ºC.

Cuando esté listo, vertemos la confitura en frascos de cristal esterilizados, los cerramos bien y los dejamos enfriar boca abajo.
A los que os gusta el dulce, os aviso: esta confitura se convertirá en un “imprescindible”. Es una delicia. La mezcla de piña, vainilla y dátiles ya auguraba un buen resultado. Bueno, pues ha superado todas las expectativas!!

Quizás, también, hemos acertado con las combinaciones que hemos hecho. La hemos comido acompañando a un helado de vainilla casero, a un requesón espectacular de leche de cabra y a un yogur griego. En los tres casos, ha sido un éxito.
Hace poco, hablando un día con Virginia de Sweet & Sour, me comentó que tenía ganas de comprarse un libro de repostería, que había visto en otro blog y que tenía muy buena pinta. Como comprenderéis no pude resistirme… fue colgar el teléfono e ir a verlo… y comprarlo!!

El libro es “Invitation” de Nicolas Bernardé. Un libro impecable, con una repostería muy elaborada y que no tiene desperdicio. Yo he empezado con una receta fácil, para ir abriendo boca, pero tengo intención de probar muchas más cosas, seguro.

Es una repostería muy avanzada, que a veces utiliza ingredientes poco corrientes, muy profesionales, pero me he propuesto intentarlo. Ya veréis los resultados…

Los dátiles que he utilizado, me los trajeron la familia Nuño de Qatar. No han podido tener un mejor destino…. una confitura espectacular!!

3 comentarios:

  1. Yo ando buscando buenos dátiles que no se hayan cultivado en territorios ocupados a Palestina. No es fácil pero hay algunas marcas, ahora solo tengo que averiguar quien las distribuye, porque tengo muchas ganas de unos buenos dátiles medjoul, y ahora que he visto los tuyos... me he vuelto a acordar y voy a seguir investigando! Tiene muy buena pinta tu confitura!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Menuda exquisitez....qué maravilla !! Tendré que hacer ésta confitura sí o sí....

    ResponderEliminar
  3. Me lo estoy imaginando con unos solomillos...lo tengo que hacer ¡qué delicia!

    ResponderEliminar