lunes, 28 de marzo de 2016

Accras de Morue - Buñuelos de Bacalao Antillanos

Ingredientes :

200 grs de Bacalao
150 grs de Harina
125 ml de Agua
½ cucharadita de Bicarbonato (o levadura)
¼ Cebolla
1 diente de Ajo
Perejil
Cebolleta
1 Pimiento Antillano (o en su defecto otro ingrediente picante)
½ Lima
Pimienta Negra
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
Preparación :

El bacalao lo pondremos a desalar por lo menos con 24 horas de antelación. Lo pondremos a remojo en agua y le cambiaremos esa agua cada 8 horas. Una vez desalado, lo ponemos a calentar en un cazo con agua y lo dejamos durante 5 minutos, sin que llegue a hervir. Lo colamos y lo dejamos enfriar.

Quitamos la piel y las espinas del bacalao y lo desmenuzamos con ayuda de las manos. Lo reservamos en un bol.
Pelamos la cebolla y el ajo y los cortamos en trozos muy pequeños, lo más fino posible. Hacemos lo mismo con un puñado de perejil y si encontramos unas cebolletas frescas, de las estrechas, troceamos también un trozo pequeño. Mezclamos todas estas verduras con el bacalao desmenuzado y las salpimentamos al gusto, teniendo cuidado con la sal que pueda aportar el bacalao.
Cuando queramos preparar los buñuelos, justo para comerlos, preparamos la masa. Ponemos en un bol la harina y la mitad del agua. Mezclamos con cuidado y vamos añadiendo poco a poco el resto del agua. Tenemos que conseguir una masa espesa, pero húmeda, como una crema espesa. Si nos queda muy líquida, añadimos un poco más de harina. Si está muy espesa, incorporamos el agua necesaria.

Vertemos la mezcla de bacalao sobre la pasta de buñuelos y los mezclamos bien.
(Imagen obtenida de esta página:https://www.academiedugout.fr/ingredients/piment-antillais_727)
Si conseguimos un pimiento antillano, lo rompemos y lo metemos en un vaso con agua. Añadiremos las cucharadas que queramos de este agua a la masa, dependiendo de lo picante que lo queramos. Una, dos, tres cucharadas…. Yo no he encontrado este tipo de pimiento, así que he añadido a la masa un poco de cayena molida. Para mí, suficiente.
Ponemos ½ cucharadita de bicarbonato (o de levadura Royal) en un bol y le añadimos el zumo de ½ lima. Empezará a burbujear y lo añadimos con cuidado a la masa de los buñuelos.

Ponemos a calentar en una sartén una cantidad suficiente de aceite. Cuando esté bien caliente, vamos echando en él masa de buñuelos, ayudándonos con una cucharilla. Dejamos que se doren por todos lados, teniendo cuidado de que el aceite esté bien caliente para que se inflen, pero bajando un poco el calor después, para que se doren por fuera y no se quemen, pero que también se hagan bien por dentro, que no se queden crudos. Vamos sacando los buñuelos a un papel absorbente.

Servimos los buñuelos calientes, como aperitivo o acompañados de una buena ensalada, si queremos que sea un plato principal. 
Estos son “los verdaderos accras de morue”, según asegura la autora del blog “Ma cuisine creole”. Y  yo creo que es verdad. Tuve la suerte de probar estos buñuelos en la isla de La Martinica, provincia francesa de las Antillas, en el Caribe.

Hace ya casi 20 años, trabajé unos meses en Tenerife y cuando me volví de allí, al poco tiempo, unos compañeros de trabajo me llamaron y me invitaron a ir con ellos a La Martinica. No lo dudé un minuto, era noviembre de 1.997…. cuánto tiempo ha pasado!!!!
La Martinica es un departamento francés de ultramar, con todas las ventajas que eso supone de instalaciones, seguridad, etc…. pero con todas las características de una isla del caribe y con todos los inconvenientes y peculiaridades que eso conlleva.

Es una isla preciosa, que mantiene todas las costumbres de la tradición criolla, super bien cuidada, con una costa con playas vírgenes protegidas impresionantes. Una isla volcánica, con su parte de selva tropical y playas de arena volcánica…. y las playas de arena blanca paradisíacas….

Pero como isla alejada de la metrópoli y como isla caribeña, tiene pocos recursos alimenticios naturales….. El cultivo de verduras y frutas muy limitado pero delicioso, la carne muy limitada, con algo de cerdo y poco más y los recursos del mar, muy exóticos, pero para mí, difíciles. Los productos estrella son las langostas (para mi gusto muy insípidas), los langostinos, aceptables y sobre todo el lambí, caracol marino enorme, que yo no fui capaz de probar.
Las cartas de los restaurantes son muy cortas y no hay mucha variedad para elegir, pero en casi todas puedes encontrar “accras”, lo que nosotros llamamos buñuelos. Los hay muy variados, pero los más famosos y típicos son los de bacalao. Riquísimos!!!!

Creo que en la semana que estuve allí solo comí langostinos y “accras de morue”… Siempre cuento como anécdota, que la mejor comida que hicimos en La Martinica, fue el último día, cuando íbamos hacia el aeropuerto, que paramos a comer en un McDonald’s…. En cualquier caso mereció la pena el viaje, fue espectacular!!! 
Por cierto, hicimos el viaje vía París y al volver, después de una semana en la playa, al llegar a París nos nevó…. un frío…. qué contrastes… Yo iba desde Nerja, con un clima estupendo todo el año y mis amigos algunos españoles, otros francesas, seguían viviendo en Tenerife, donde disfrutaban de la eterna primavera…. el frío de París nos pilló descolocados….

Os recomiendo que probéis los buñuelos, son muy sabrosos, pero no fuertes y si están bien fritos, nada grasientos. Y por supuesto, si tenéis ocasión, os recomiendo que visitéis la Martinica…. playa, sol, mosquitos, zouk, lambí, ron, lima, frutas tropicales…. Inolvidable!!!!

4 comentarios:

  1. Uhmmmm!!! tengo que probar a ponerle picante a los buñuelos, me ha encantado la idea. Vaya pinta que tienen...y tú muy guapa en la foto, jejeje

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Habrá que probarlos...con lo que me gusta a mí el picante y el bacalao, deben ser deliciosos. Lo de Martinica lo veo complicado, pero no imposible. Me quedo de todo con la foto de París :)

    ResponderEliminar
  3. Vamos vamos, pones ese plato por delante y no dura ni dos suspiros! Rico rico, claro que sí, y qué recuerdos tan chulos de la Martinica, me encanta la sonrisa que tienes en la foto de París :)
    1 beso enorme y espero que hayas pasado felices Pascuas!

    ResponderEliminar
  4. Los buñuelos a cientos, que ricos, mi madre le ponía colorante, para q quedaran amarillos, ¡¡que cosas¡¡¡ ademas los hacia con cerveza la masa. A mi me encantaban. Nunca los he hecho.... estos antillanos si le quitas el picante me encantaran. Tienes la misma preciosa cara de cuando eras joven. Guapísima.
    Bssss Bego, desde Almeria

    ResponderEliminar