lunes, 31 de octubre de 2011

Salmón con Alcaparras, Eneldo y Flor de Sal del Cabo de Gata


Ingredientes :

2 lomos de Salmón fresco
4 cucharadas de Alcaparras
2 cucharadas de zumo de Limón
6-8 cucharadas de Agua
4 cucharaditas de Eneldo
Aceite de Oliva
Pimienta Negra
Flor de Sal del Cabo de Gata


Preparación :

Ponemos una  sartén al fuego con temperatura media-fuerte. Cubrimos el fondo con aceite de oliva y cuando esté muy caliente, ponemos los trozos de salmón con la parte que no tiene piel bocabajo. Lo freímos durante ¾ minutos y cuando esté dorado le damos la vuelta. Añadimos pimienta recién molida y un poquito de sal y freímos por el otro lado durante unos minutos, hasta que esté bien hecho. El tiempo dependerá del tamaño del trozo de salmón y del gusto de cada uno, teniendo cuidado de no secarlo demasiado.

Entonces añadimos un poco más de aceite, las alcaparras y el zumo de limón mezclado con el agua. Hervimos todo junto durante 1 minuto y lo retiramos del calor. Espolvoreamos con el eneldo picado y cubrimos con un pellizco de Flor de Sal. Ya está listo para servir.


Una receta sencillísima y sanísima y una forma diferente de comer el salmón. La receta es de la revista BBC GoodFood de Noviembre y yo la he aprovechado para presentaros la Flor de Sal del Cabo de Gata, ya que le va perfectamente.

He tenido la oportunidad de recibir un lote de sal de la empresa Salins (Unión salinera – Disal), donde se incluye esta Flor de Sal del Cabo de Gata. He utilizado durante mucho tiempo la Flor de sal “Le saunier de Camargue”, sal francesa que distribuye en España esta misma empresa, pero ahora nos dan la oportunidad de disfrutar de esta otra sal, procedente de las salinas del Cabo de Gata, Parque Natural, y que por su método de recolección y su proceso de secado, hacen que sea una sal totalmente natural y artesanal.


Os voy a transcribir un extracto de la descripción que hace esta empresa en su página web y que creo que describe perfectamente lo que es este tipo de sal y las ventajas que tiene :


En las noches de verano, cuando la oscuridad pone a enfriar los termómetros, los pequeños granos de sal que duermen en el fondo marino emergen hasta la superficie y se juntan atraídos como por un imán, formando pequeñas láminas de cristal de una rara belleza. Con la primera luz del día, las Salinas de Cabo de Gata amanecen cubiertas por miles de flores de sal, más hermosas de lo que nunca hayan estado antes. Y antes de que el viento las sople, las manos de los hombres las recogen cuidadosamente, dejándolas secar al sol durante más de un año para que permanezcan puras, blancas y conserven todo el sabor del mar.

De las salinas del Parque Natural de Cabo de Gata, Disal -la marca de la sal desde 1923- obtiene una sal gourmet naturalmente blanca en su forma más exquisita: la flor de salsal es la reina de las sales por su textura fina y crujiente. Su blancura y formas irregulares son totalmente naturales.

Su exquisitez debe mucho a la dificultad de su cultivo, ya que el proceso de cristalización de la flor de sal se produce en la superficie del agua al amanecer, durante el rocío. La recolección se lleva a cabo sólo los días que no sopla el viento para evitar que el grano se vaya directamente al fondo y se hace manualmente con una pala.

Tras su recogida manual, la flor de sal tampoco sufre ningún proceso industrial durante su secado; para que esto ocurra, se introduce en grandes sacas, donde la intemperie, el sol y el viento la secarán durante un año. Se trata, por tanto, de una sal artesanal, exclusiva, sin aditivos, de producción muy limitada.”


Si visitáis la página web de la empresa podréis descubrir todos los productos que comercializa y la gama completa de las sales obtenidas en el Cabo de Gata. Estoy encantada, porque ya que era consumidora habitual de este tipo de sales, me apetece mucho más que sea de un origen español y nada menos que del Cabo de Gata, que me queda tan cerquita!!!! Podréis encontrar estas sales en todas las grandes superficies (yo la he visto en el C.I.)

Os recomiendo que probéis la receta, con su sal  y ya veréis el resultado. Un toque delicioso!! Y también os recomiendo que no dejéis de visitar el Cabo de Gata, en Almería, Parque Natural de una belleza espectacular.

Gracias Jaime.

viernes, 28 de octubre de 2011

Tarta de Queso y Calabaza / Halloween Pumpkin Cheescake - Reto "Pesadilla antes de Navidad" / Film & Food


Ingredientes :

1 paquete Galletas Digestiv
50 grs de Mantequilla
2 cucharadas de Azúcar

500 grs de Queso Philadelphia
250 grs de Azúcar
700 grs de Calabaza
150 ml de Nata
2 cucharadas de Whisky
2 cucharitas de Extracto de Vainilla
1 cucharadita de Canela
½ cucharadita de Pimienta de Jamaica
¼ cucharadita de Sal
4 Huevos

200 ml de Nata
3 cucharadas de Azúcar
1 cucharadita de extracto de Vainilla

100 grs de Chocolate Negro


Preparación :

Precalentamos el horno a 180ºC. Trituramos las galletas hasta hacerlas migas. Las mezclamos con el azúcar y la mantequilla derretida. Removemos bien. Engrasamos un molde redondo de fondo desmoldable y lo cubrimos con esa pasta. Presionamos y alisamos bien, para que quede una capa lisa y uniforme. Horneamos 10 minutos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Quitamos la corteza y las semillas a la calabaza y la troceamos. La ponemos sobre un papel de horno y la asamos durante 30 minutos. La sacamos del horno y con la batidora hacemos un puré que dejaremos enfriar. Introducimos en el horno un recipiente con agua, para hornear al baño maría más tarde.


Ponemos el queso en el recipiente de la amasadora y a velocidad media, con la pala, lo batimos, hasta que esté esponjoso. Añadimos poco a poco el azúcar y batimos otro minuto, bajando de vez en cuando, con ayuda de la espátula, lo que quede pegado a las paredes. Seguimos a baja velocidad, añadiendo el puré de calabaza, la nata, el whisky, la vainilla, la canela, la pimienta y la sal. Incorporamos los huevos uno a uno, no añadiendo el siguiente hasta que se integre totalmente el anterior.

No debemos mezclar todos los ingredientes con mucha velocidad, porque no debemos incorporar aire a la mezcla. Vertemos la crema sobre la base de galleta que habíamos horneado. Cubrimos bien el molde con papel de aluminio, para que no le entre agua al meterlo al baño maría. Horneamos la tarta durante 1 hora y 10 minutos, hasta que esté bien hecha, hasta el centro de la misma.


Mientras tanto preparamos la cobertura de nata. En un bol pequeño batimos la nata con el azúcar y la vainilla. Cuando la tarta esté lista, sin sacarla del horno, untamos toda la superficie con esta mezcla y horneamos 5 minutos más.


Retiramos la tarta del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Con un cuchillo fino, separamos la tarta del molde con cuidado por todo el contorno, para que al enfriar no se agriete. Una vez que esté completamente fría, la guardamos en el frigorífico unas cuantas horas o mejor toda la noche.

Cuando ya esté la tarta fría la decoramos derritiendo el chocolate al baño maría o en el microondas. Ponemos el chocolate en una manga pastelera, haciéndole un corte muy pequeño y dibujamos los radios de la telaraña, sin necesidad de que sean simétricos. Después dibujamos los enlaces, partiendo del exterior del círculo y acercando cada vez más las líneas. Dejamos endurecer el chocolate y ya está lista para servir.


El reto de este mes de Film & Food está basado en la película “Pesadilla antes de Navidad” de Tim Burton. Aprovechando la cercanía de la fiesta de Halloween, nos proponen hacer “Susto” o “Trato”. Yo elegí susto, porque llegué un poco tarde al reto…. pero llegué a tiempo y me propusieron hacer esta receta: Halloween Pumpkin Cheesecake.


Me gustó mucho, porque nunca había utilizado la calabaza para hacer un plato dulce. No sé por qué, pero tenía cierta reticencia a usarla. Qué equivocada estaba!!! Ha resultado una tarta de queso estupenda, suave, sabrosa y además en este caso, super divertida!!!! La receta base es de la revista GoodHouseKeeping y la decoración de Martha Stewart.

Como siempre muchísimas gracias a Ingrid y Alba, por hacernos pasar tan buenos ratos, por dedicarnos tanto tiempo y por ofrecernos la posibilidad de ver una recopilación de recetas de Halloween impresionante… me voy a ver el resto!!!!

jueves, 27 de octubre de 2011

Povitica - D.B. October 2011


The Daring Baker’s October 2011 challenge was Povitica, hosted by Jenni of The Gingered Whisk. Povitica is a traditional Eastern European Dessert Bread that is as lovely to look at as it is to eat!


Ingredientes :

1 cucharadita de Azúcar
½ cucharadita de Harina
60 ml de Agua templada
7 grs de Levadura seca de panadería

240 ml de Leche
85 grs de Azúcar
1 cucharadita de Sal
2 Huevos
60 grs de Mantequilla
560 grs de Harina

560 grs de Nueces
120 ml de Leche
1150 grs de Mantequilla
1 Huevo
½ cucharadita de Extracto de Vainilla
225 grs de Azúcar
1 cucharadita de Cacao en polvo
½ cucharadita de Canela molida

Mantequilla

60 ml de Café
1 cucharada de Azúcar


Preparación :

Empezamos activando la levadura mezclando, en un bol pequeño, el azúcar, la harina, la levadura y el agua templada. Removemos bien y tapamos el recipiente con un film de plástico. Dejamos reposar la mezcla 5 minutos.

Para preparar la masa calentamos la leche sin necesidad de que llegue a hervir. Ponemos la leche en el recipiente de la amasadora y añadimos el azúcar y la sal. Incorporamos los huevos batidos, la mezcla de levadura, la mantequilla a temperatura ambiente y la mitad de la harina. Empezamos a amasar y vamos añadiendo el resto de la harina poco a poco.

Amasamos hasta conseguir una masa lisa y firme. Yo he necesitado añadir un poco más de harina para conseguirlo. Sacamos la masa del recipiente, hacemos una bola y la volvemos a poner en el recipiente engrasado con aceite. Lo cubrimos con un film transparente y lo tapamos con un paño. Dejamos reposar la masa hasta que duplique su tamaño, por lo menos una hora y media.


Durante este tiempo preparamos el relleno. Trituramos las nueces, sin necesidad de que sea un polvo fino. Las mezclamos con el azúcar, la canela y el cacao. Calentamos la leche y le añadimos la mantequilla para que se derrita. La incorporamos a la mezcla anterior y removemos. Batimos los huevos con la vainilla y los incorporamos también. Reservamos la mezcla a temperatura ambiente y si espesara demasiado, le añadimos un poco más de leche.

Una vez que la masa haya duplicada su volumen, espolvoreamos la superficie de trabajo con harina y dividimos la masa en dos trozos. Estiramos cada trozo, formando un rectángulo de unos 25 cm x 30 cm. Pincelamos toda la superficie con mantequilla derretida y estiramos bien la masa, para que el espesor sea uniforme y la masa suficientemente fina.


Con ayuda de una espátula repartimos la mitad del relleno por encima de cada trozo de masa, dejando libres los bordes. Enrollamos la masa, por el lado más largo, formando dos rulos. Engrasamos un molde de cake y distribuimos uno de los rulos por el interior, dando forma de U y doblando sobre si mismos los extremos si hiciera falta.

Mezclamos el café con el azúcar y bañamos la superficie del rulo con la mezcla. Ponemos el otro rulo por encima, en el sentido contrario y hacemos lo mismo, lo cubrimos con la mezcla de café. Tapamos el molde con film transparente y lo dejamos reposar 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC. Quitamos el plástico al molde y horneamos el pan a esa temperatura durante 15 minutos. Bajamos la temperatura a 150ºC y horneamos otros 45 minutos hasta que el pan esté hecho. Comprobamos durante la cocción si se tuesta demasiado y si fuera necesario, lo cubrimos con un trozo de papel de aluminio.

Cuando el pan esté listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Para servirlo, lo cortamos en rebanadas con un cuchillo de sierra.



El reto de este mes de las Daring Bakers, propuesto por Jenni, del blog “The Gingered Whisk”, era preparar un pan “Povitica”, típico de los países del este de Europa, de Croacia y Eslovenia. Es un pan relleno de nueces, que no solo es agradable a la vista, sino también al paladar.

Creo que ésta es una de las mejores cosas de estos retos. La oportunidad de conocer recetas diferentes, de cualquier parte del mundo, con diferentes técnicas e ingredientes y que amplía nuestros horizontes culinarios. Esta receta creo que es mejorable, no sé, me ha parecido un poco insípida, sobre todo la masa de pan, pero en cualquier caso recomendable.

Parece mentira que con la cantidad de recetas que hemos preparado ya y las que vemos a diario en tantos blogs y webs, todavía nos quede tanto por descubrir. Me encanta este mundo de la cocina!!!!

martes, 25 de octubre de 2011

Berenjenas a la Amalfitana


Ingredientes :

3 Berenjenas
1 Cebolla
1 diente de Ajo
2 cucharaditas de Albahaca picada
6 filetes de Anchoa
3 bolas de Mozzarella
3 Tomates
1 cucharada de Alcaparras
Aceite de Oliva
Sal
Pimienta Negra


Preparación :

Lavamos bien las berenjenas y les cortamos el extremo del rabo. Después las partimos por la mitad a lo largo y con un cuchillo bien afilado y una cucharilla, las vaciamos, dejando un poco de carne adherida a la piel para que no pierdan la forma. Les echamos un poco de sal y las dejamos escurrir bocabajo durante 45 minutos.


Mientras tanto troceamos la carne que hemos sacado. Ponemos dos cucharadas de aceite en una sartén y sofreímos la cebolla cortada en trozos muy pequeños, hasta que esté tierna. Añadimos la berenjena troceada, el ajo picado y la mitad de la albahaca. Sazonamos la mezcla con sal y pimienta y la cocinamos durante 10/15 minutos, removiendo de vez en cuando. 


Precalentamos el horno a 180ºC. Ponemos las berenjenas en una fuente de horno. Las rellenamos con la mezcla cocinada y ponemos encima de cada una, un filete de anchoa. Cortamos los tomates y el queso en lonchas y los ponemos sobre las berenjenas, alternándolos. Esparcimos las alcaparras por encima.

Finalmente regamos con un poco de aceite por encima, salamos y espolvoreamos el resto de albahaca picada. Horneamos durante 40 minutos, hasta que se doren y servimos inmediatamente.


Este verano pasado ya os comenté que había hecho muchas recetas con berenjenas, pero no sé por qué, ésta en concreto, no la publiqué. No lo entiendo porque creo que fue una de las que más me gustó. Es sencilla, sana y diferente, ya que siempre tendemos a mezclar las berenjenas con carne.

La receta es de la británica Delia Smith, la encontré en su web “Delia on line”. Los cocineros británicos son muy mediáticos, todos tienen su programa de TV y sus libros se venden por miles. Delia es una de ellos y creo que uno de sus secretos es que ofrecen recetas muy actuales, variadas y casi siempre, sencillas. En este caso ha escogido la receta de la cocina italiana. A mí me encantan.

sábado, 22 de octubre de 2011

Estofado de Otoño


Ingredientes :

1 kg de Falda de Ternera
200 grs de Castañas
100 grs de Panceta fresca (o Jamón Serrano)
300 grs de Champiñones
1 Cebolla
3 Zanahorias
3 dientes de Ajo
Pimienta Negra en grano
1 vaso de Vino Tinto
1 cucharada de Harina
Orégano
Sal
Perejil
Aceite de Oliva


Preparación :

Cubrimos el fondo de una cazuela con aceite y pochamos con un poco de sal, la cebolla, las zanahorias y el ajo, bien picados.

Añadimos la carne  cortada en dos trozos, unos granos de pimienta y la harina. Rehogamos todo bien e incorporamos el vaso de vino tinto, dejándolo evaporar unos minutos. Entonces cubrimos el guiso con agua, añadimos una pizca de orégano y salamos al gusto. Dejamos guisar la carne de 1 ½  a 2 horas, dependiendo de lo tierna que esté la carne.


Mientras tanto preparamos las castañas. Les hacemos una incisión con ayuda de un cuchillo y las ponemos en un bol con agua, al microondas. Las cocemos unos minutos, lo justo para que se desprenda la cáscara y la piel sin dificultad. Las pelamos y las reservamos.

Limpiamos los champiñones y los rehogamos en una sartén con unas gotas de aceite, para que suelten un poco de agua. Separamos y reservamos. En la misma sartén sofreímos la panceta o el jamón troceados y lo reservamos también.

Una vez que la carne esté hecha, sacamos los trozos y pasamos la salsa por el pasapurés. Volvemos a poner la salsa en la cazuela e incorporamos las castañas. Las ponemos a hervir durante 15 minutos, hasta que estén tiernas. Entonces incorporamos la carne troceada, los champiñones y el jamón y los dejamos cocinar todos juntos unos minutos a fuego suave.

Servimos la carne acompañada de puré de patatas.


Tengo ganas de que llegue el otoño. Por aquí, por el sur, aunque ha refrescado un poco, y la luz es diferente, todavía sentimos el verano…. dicen que a partir de hoy cambiará el tiempo.…. y parece que van a acertar, está empezando a llover. Por eso, tras mis vacaciones, he querido empezar con una receta otoñal.

Por eso y para empezar a utilizar todos los productos que he comprado en mi recorrido por la geografía española. Qué me decís de los champiñones enanos que compré en Barcelona y que yo solo había visto hasta hora en lata ?… o de las castañas de Galicia que me traje de Sabiñánigo…. La receta es del "Gran Recetario" de Carlos Arguiñano, y yo le he añadido los champiñones, que creo que casan muy bien con el resto de ingredientes.

Muchos ya sabéis que he estado unos días de viaje de relax… y de compras. Me hacían muchísima falta ¡!!.... lo del relax…. y lo de las compras, que aunque no eran imprescindibles, quizás si eran necesarias también, sobre todo por lo que relajan…. jajjajaaa…..


Hemos estado pasando unos días en las Termas Pallarés, en Alhama de Aragón (Zaragoza). Un lujo, un sitio tranquilo, precioso, ideal para pasear, relajarse y disfrutar de todas las instalaciones termales, incluido el lago termal natural, con una temperatura constante de 28ºC. Es un sitio recomendable 100%. Aúna el estilo de los grandes balnearios del siglo XIX, con las modernísimas instalaciones de los Spas actuales. Han sido solo cuatro días, pero desde luego ha merecido la pena.


Y por si fuera poco, han recuperado la maravillosa cocina, que nunca debieron perder. Tuvieron un momento en el que, por querer ofrecer más a los clientes, se pasaron. Cambiaron la pensión completa del restaurante de una cocina casera estupenda, a una cocina de autor, que no digo que no fuera buena, pero yo prefiero elegir el momento de disfrutar ese tipo de platos y a diario comer algo más tradicional. Esta vez nos sorprendimos gratamente, al comprobar que no solo habían vuelto a los menús caseros, si no que los habían mejorado. Una, que ha trabajado muchos años en hostelería y ha preparado muchas ruedas de menús, tengo que reconocer, que los menús diarios de la Pensión Completa de este balneario, son difíciles de superar.


Aunque no os lo creáis, hemos hecho muchas más cosas que comer... pero es que este es un blog de recetas... Si tuviera uno de spas, os mostraría las instalaciones de baños, parafangos, circuito termal, ducha vichy, masajes, aerosoles,.... 

Como podéis comprobar, hemos comido con mucha variación, cantidades justas y una estupenda presentación. Legumbres, verduras, ensaladas, pasta, huevos, todo tipo de pescado, carne, pollo,….. una dieta equilibrada y además aprovechando los productos locales y alrededores que tanto me gustan: cardo, espárragos, alubias, vino de Calatayud, melocotones de Calanda, el ternasco,……. delicioso.


Antes de ir al balneario pasamos por Madrid para que mi madre, Marichu, visitara al único hermano que le queda, Alberto. 86 años mi madre y 91 años su hermano. Como dos gotas de agua…. son de una generación especial. Un reencuentro maravilloso y que nos dió la oportunidad de dar una vueltecita por la capital que tanto me gusta.


Y después del balneario Paloma y yo nos fuimos a Sabiñánigo (Huesca) a arreglar unos papeles, pasando por Jaca y Huesca capital. En unas horas fuimos capaces de comprar todos los productos que tanto nos gustan de esa zona: legumbres, borrajas, puerros, pan, quesos, dulces de todo tipo, galletas, almendras, chocolate,….. me he venido hasta con uvas Garnacha, por aquí imposibles de encontrar y que me hacían falta… jajjaja..…Y de allí nos fuimos a Barcelona. Pasé dos veces por Zaragoza, una el día del Pilar, y me quedé con las ganas de ir a ver a la Pilarica, por ver el manto de flores impresionante que vi que le habían hecho, por TV .

A Barcelona íbamos buscando artículos de papelería que Paloma necesitaba para sus trabajos de craft. Pero claro, de paso aprovechamos para pasar por La Boquería y comprar las setas de temporada, embutidos, quesos, … y encontré muchas tonterías para adornar las galletas y tartas. Ya los veréis…. Y por supuesto por donde fuimos pasando comimos de maravilla : en Jose Luis en Madrid, en Sabiñánigo, en Barcelona, otra vez en Madrid…. Las fotos no dejan lugar a dudas.


Pero lo mejor de Barcelona fue el encuentro que tuvimos con Margot y Miguel. Increíble. Nos pusimos en contacto unos días antes y quedamos para comer en "El Berro", restaurante de un amigo suyo, Pedro, que resultó estupendo. Los dos, el restaurante y su amigo. Lo mejor de todo, el no callar. Qué manera de hablar!!!! La sobremesa se alargó bastante y después Paloma y yo seguimos aprovechando un poco el tema de las compras, para volver a quedar con ellos e ir además de a un supermercado biológico, Veritas, a una espléndida terraza de un hotel del centro a tomar una copa. De allí fuimos a nuestro hotel y entre loncha de jamón y de queso, estuvimos hasta bastante pasada la medianoche….. sin callar.

De Margot que os voy a decir. Que es como parece, extrovertida, habladora, inteligente, divertida…. con una vida muy interesante y con muchas ganas de contar y compartir. Fueron unas horas estupendas, que se pasaron muy rápido y que han propiciado un reencuentro aquí, en Nerja, que espero que se produzca lo antes posible. Y de Miguel…. no es extrovertido ni hablador, si educado y sobre todo inteligente para saber adaptarse a Margot y todas sus “circunstancias” y disfrutar de ello. Una pareja encantadora. Las fotos son suyas.



Después de las compras de Jaca, Sabiñánigo, Huesca, Barcelona, Paloma y yo volvimos a Madrid, pero ya estábamos extenuadas, así que con calma, aprovechamos para hacer unas compras en La Tienda Americana, pasear por el centro, descubrir la cafetería-panadería “Le pain quotidiene” y acercarnos a la tienda “La cure gourmandise” de la que tanto habíamos oído hablar. Por supuesto nos acercamos al Mercado de San Miguel a comprar las cuatro cosas que se han hecho imprescindibles (legumbres, muesli, frutas desecadas, embutidos, bacalao….) y dar unas cuantas vueltas más para volver a la estación de Atocha hechas polvo y esperar al tren de Málaga desesperadamente….


Cuando salimos del Balneario el miércoles al mediodía íbamos con dos maletitas y dos neceseres de viaje…… el sábado por la tarde, este es el equipaje que cargamos en el tren de vuelta…. todo, por hacer honor a la fama de compradora que me precede…..


En esas maletas habíamos metido todas esas cosas que por aquí no encuentro y que me encantan. Cada vez resulta más difícil encontrar productos típicos de cada lugar y poder comprar en origen artículos que no se encuentran de otra manera. Todo está demasiado globalizado, pero a pesar de eso, no sé cómo me las arreglo que siempre consigo comprar verdaderas maravillas… 

Es gracioso encontrar mangos de Nerja y chirimoyas de Almuñécar en el Mercado de La Boquería de Barcelona a precios desorbitados. O que el charcutero que te está vendiendo todo tipo de embutidos catalanes, te recomiende que las butifarras frescas las compres en Madrid, porque tienen un puesto en el Mercado de San miguel y van a aguantar mejor el viaje. O que la frutera de Sabiñánigo se ofrezca a enviarte todo tipo de verduras de temporada y además puedas aprovechar el viaje y te manda las cosas excelentes que has comprado en la tienda de especialidades de Jaca, porque es de su hija. Tienda, que por otro lado te ha recomendado Manoli, de la pastelería Echeto, que pasó en su viaje de novios por Nerja y está loca por volver….. Por todo esto me gusta viajar y me encanta comprar!!!!!!


Han sido unos días maravillosos, disfrutando con la familia y de escuby (el perrro), que también se vino con nosotras. Días de relax y de ajetreo deseado y una vuelta a casa un poco convulsa : el ordenador que estaba moribundo, ha muerto, la cámara de fotos como podéis comprobar, a punto de fallecer y el lunes, a las 08:00 de la mañana entraron los pintores por la puerta y me han prometido, que este próximo lunes se van. Eso espero, porque tengo muchísimas cosas que hacer, que cocinar, que estrenar… y necesito la cocina despejada!!!!!

Me alegro de estar de vuelta ¡!!!!