lunes, 28 de septiembre de 2009

De vuelta

Ya estoy de vuelta. Han sido pocos días, pero han cundido tanto, que me parece que he estado fuera mucho tiempo. Como ya os dije, he estado en Extremadura y los dos últimos días, tras un cambio de planes, los he pasado en Madrid.

He hecho un pequeño recorrido por Badajoz y Cáceres. Nos ha hecho un tiempo estupendo, quizás demasiado calor al mediodía, y por quererlo ver todo, he vuelto reventada. Pero ha merecido la pena.
.Teatro Romano

Anfiteatro Romano


Pasando primero por Sevilla, llegamos a Mérida. La visita obligada a las ruinas romanas y al Museo Nacional de Arte Romano. Espectacular, lo que más me ha gustado. El edificio de Moneo y la colección. El resto de la visita a Mérida fue poco a poco, a ratos. Tengo que decir que, excepto las ruinas romanas y el fabuloso patrimonio histórico que tiene y el maravilloso museo, Mérida me ha decepcionado una barbaridad. No se porqué, me había hecho a la idea de que era una ciudad preciosa, quizás por ser Patrimonio de la Humanidad y es verdaderamente fea. Y mal cuidada. Una pena.
.
Museo Nacional de Arte Romano

Casa del Anfiteatro

Casa del Mitreo

La Alcazaba

Puente de Calatrava

Puente Romano

Parador de Mérida


Fuimos a Badajoz en contra de la opinión de mucha gente y como me decían que no valía nada, me ha sorprendido gratamente. Un centro histórico cuidado y muchas avenidas y parques. El restaurante del hotel Zurbarán muy bueno.

.

Ayuntamiento de Badajoz

Catedral de Badajoz

Puerta de Palmas


Hemos visitado Zafra, preciosa. Cuidada, limpia, con encanto. Un aire andaluz que no esperaba y un patrimonio monumental importante. El palacio de los Duques de Feria, Parador Nacional, maravilloso y la comida buenísima.

.

Arco de Jerez

Plaza Grande

Parador Nacional de Zafra


A los tres días nos fuimos para Cáceres y realmente es monumental. Me encantan las casas de piedra y esta ciudad es una concentración única de palacios, iglesias, conventos, edificios oficiales,…… impresionante. La cocina del Figón de Eustaquio muy buena y el personal muy profesional y atento.
.


Centro Histórico de Cáceres


En Trujillo, lo único que no me gustaron fueron las cuestas. El pueblo maravilloso. Las calles, los palacios, el castillo, tanta piedra….me encanta. Lo mejor, el tocino de cielo de las Jerónimas del Palacio de los Duques de San Carlos, únicos, el palacio y los dulces. Y el Parador Nacional, precioso. Y la herencia de los conquistadores, que es impresionante.
.
Palacio de San Carlos

Plaza Mayor

Castillo de Trujillo

Parador Nacional de Trujillo


Plasencia me pareció precioso. Palacios grandiosos, catedrales a pares, historia, arte, y lo mejor, aparte de algún palacio que no se puede visitar, el Parador. Es espectacular la rehabilitación del convento, el ambiente, las estancias…y la comida, que en ese refectorio, está deliciosa sin remedio. Creo que es el Parador Nacional que más me ha gustado de los que conozco, y son unos cuantos.

.

Palacio del Marqués de Mirabel


Parador Nacional de Plasencia


Esta es la parte de la visita turística, cultural y gastronómica. Pero como comprenderéis también he hecho compras, muchas compras….. Creo que de los productos extremeños no me ha quedado ninguno por probar ó por comprar. Tienen productos verdaderamente deliciosos, una gran variedad de artículos y mucha calidad.
.

No puedo haceros una descripción de todos los artículos, pero entre otros he traído un lomo ibérico impresionante (el jamón no me cabía en la maleta…), higos con chocolate, dulces del convento de las Clarisas, caramelos de bellota y de higos, membrillo con nueces, vino de rosas, aguardiente de cerezas, moras en conserva, paté de trigueros, mermelada de reinetas, escamas de sal con pimentón y por supuesto pimentón de la Vera dulce y picante. Un capitulo aparte lo merecen los quesos, he comprado todos lo que he probado allí. Torta del Casar, de la Serena, de Castuera y un queso de Ibores mortal. También les he dado una oportunidad a los espárragos y pimientos del piquillo de Extremadura, siendo como soy defensora a ultranza de los de Navarra. Ya os contaré.

.

Por supuesto allí he probado todos los derivados del cerdo ibérico (presa, pluma, solomillo, embutidos, jamón…), la ternera retinta, el bacalao, la sopa de tomate extremeña, el gazpacho de trigueros, migas extremeñas….. y no voy a seguir que me estoy dando cuenta de todo lo que hemos comido….. además de los dulces: tecula-mecula, perrunillas, biscuit de higos, mojicones….
.

He comprado dos libros de cocina de la cocina conventual de las Clarisas, uno de dulces y otro de recetas de cocina y un libro pequeñito de cocina extremeña, que voy a estudiar con detenimiento, porque no tiene desperdicio. También ha caído algo de artesanía, encaje de bolillos, cerámica y madera, pero poco. No había sitio para más.
.

Y algún cachivache de cocina. No lo pude resistir, los vi en una ferretería de Cáceres, los dos colgados juntos y me acordé inmediatamente de Su, de Webos Fritos. Y los compré. Ahora tendré que usarlos….
.

De Extremadura nos fuimos para Madrid, porque se celebraba la feria Sugar 09, de repostería. La que nos lió a todos para ir fue Lidia de “La cocina dulce de los Mol”, y consiguió reunir a mucha gente de los blogs en Madrid. El viernes al mediodía nos encontramos allí la gente de los blogs de Málaga y algunos más……Fue divertidísimo, nos reimos una barbaridad y dimos un repaso a todo bicho viviente, para bien y para mal. Un peligro….
.

La feria fue pequeña, con pocos expositores, pero a mi personalmente me permitió conocer nuevas empresas que tienen productos de repostería y sobre todo me compensó ir, por el rato que pasamos allí. Nos juntamos Los Mol, Los Trotamundos, Cristina y Cia, Idania y nosotras ( mi hermana Paloma, mi sobrina María que vive en Madrid y yo). Por la noche también vimos a Mar. Lo que formamos allí, comprando, fue poco…..nos hicimos notar de una manera …. Y una se lleva la fama de compradora, pero hubo algunos, que salieron de allí necesitando un carrito….
.

Compré algunos utensilios de repostería, mantequilla vegetal Crisco, que nunca he utilizado pero que quería probar, unas cápsulas de muffins muy flamencas, una cobertura de chocolate con frambuesa que parece deliciosa y algún detalle más.
.

Pero sobre todo compramos pequeños marcadores para fondant y otras coberturas. Fue lo mejor del día. No sólo comprarlos, que a los del ClubCocina creo que no se les va a olvidar nunca, porque nos abalanzamos todos sobre una caja de cartón para buscarlos, sino por lo que dieron de si todo el día. Tienen su historia y nos dieron juego para reirnos sin parar…

.

Una revista de repostería, porque no tenía suficientes.....
.

Por la noche, nosotras fuimos al Teatro a ver “Un Dios salvaje”, obra que me encantó y que además contaba con unos actores sensacionales y después nos vimos con el resto en el Mercado de San Miguel. Precioso, pero imposible. Gente a patadas. Nosotras estábamos muertas y nos tuvimos que ir. Tapitas en José Luis de Serrano y a dormir.

El sábado por la mañana aprovechamos para ir a algunas tiendas que no conocíamos del centro y fue la locura total. Empezamos por buscar una tienda que había encontrado en algún sitio de Internet y que la recomendaban: “Abacería Barceló”. Impresionante. Está en el mercado de Barceló, en la calle del mismo nombre (Metro Tribunal). Una tienda pequeña, pero a la que no le falta un detalle, empezando por Jesús Marcos, propietario y la persona que con un conocimiento y un gusto exquisito, te atiende. Es una de esas tiendas que es difícil encontrar, por su amabilidad, trato personalizado y por unos productos variados y de primerísima calidad que no siempre se localizan.

.

No le hice fotos a la tienda (en el enlace hay fotos), pero como muestra os diré que compré, entre otras cosas, Aceite de Trufa blanca y negra espectacular, confitura de violetas y de rosas, trufas “Tuber melanosporum“, unos flanes de queso de Cantabria extra-deliciosos (tengo que encontrarlos en Málaga…), paté de boletus, pastas secas, unas alcaparras pequeñitas increíbles, mostaza con curry y miel y otra con miel y champagne, guindillas de Ibarra, reducción de frambuesa, pimientos del piquillo rellenos de queso, geele de vino Riesling con oro,……..un sinfín de productos especiales y algunos muy difíciles de encontrar.

Yo compré sobre todo productos nacionales, pero tiene también productos de todas partes, que para mi, es más fácil encontrar en Nerja. Os recomiendo la tienda, porque seguro que encontráis algo diferente. Nos comentó Jesús, que en dos meses se cambian de sitio porque tiran el mercado para hacerlo nuevo, pero han habilitado otro sitio, en la misma plaza, para todos los puestos. Merece la pena y sobre todo hoy en día que es tan difícil encontrar profesionales, con ganas de vender y con conocimiento para atender a los clientes. Desgraciadamente para mi economía, en este viaje he encontrado unas cuantas personas de este nivel……

Después, en la calle Fuencarral, encontramos una tienda de chuches para niños grandes….increíble. Es sueca y se llama “oomuombo”. No es solo por la variedad de gominolas y caramelos, si no por el diseño, el gusto, los colores, las formas….. He comprado gominolas diferentes para decorar tartas el resto del año…..

.

Mi destino era una tienda de utensilios de cocina, pero en el camino, en la calle Virgen de los Peligros, encontré la cuchillería “Simón”. Una tienda de esas de toda la vida, pero totalmente modernizada y con todos los utensilios de cocina que te puedas imaginar, eso si, todo primeras marcas. La mejor calidad que he visto nunca y una profesionalidad, que como os he comentado antes, es difícil de encontrar hoy en día.

Hace tiempo compré una mandolina profesional maravillosa, que tiene un accesorio que sirve para cortar con mayor seguridad. No he sido capaz de encontrar ese accesorio en ningún sitio, ni en Francia, origen del aparatito. Bueno, pues ellos, en una maniobra comercial genial, me lo vendieron. Además compré algunos aros de emplatar de acero inoxidable y unos cortadores de empanadillas.

.

Del cuchillo de cerámica, por ahora no voy a hablar, no me he recuperado. Tengo que hablar primero con el marido de Silvia y aclarar el tema de los cuchillos de cerámica……

En la foto veréis también una espátula blanca que compré en Muji y un limpiador de fresas que compré en la tienda siguiente, pero que se ha colado en esta foto.

.

De aquí, con la Visa destrozada, nos fuimos por fin a Hazlopro, en la calle Cedaceros. Una tienda de utensilios de cocina, muy completa, con cantidad de cachivaches y en la que, milagrosamente, no compré mucho. Unas botellas de cristal (para los vinagres y aceites a los que me tiene enganchada Penny…), una vela de violetas increíble, un termo-taza para el café, una salserita de loza blanca, y lo que más me gustó, unos azucarillos con motivos navideños increíbles y unos marca-copas de navidad, con ventosas, super originales. La tienda daba mucho más de sí, pero mi bolsillo no y mi maleta tampoco…. .
.

El remate fue el Mercado de San Miguel. Antes, nos fuimos a comer a “Las cuevas de Luis Candelas”, que sí, que ya se que es para turistas, pero nos quedaba a mano y nos traía recuerdos de familia…..
.

El Mercado de San Miguel es espectacular. Podéis ver el blog de Bea y el de Lidia y ellas también han estado. El único inconveniente, es la cantidad de gente que hay. Como se puede comer y beber en los diferentes puestos, creo que lo mejor sería ir entre semana y muy tempranito, cuando solo haya gente comprando. Si no, la verdad, es que resulta incómodo pegarse con todo el mundo, para conseguir que te atiendan. De todas formas algunas cosas cayeron.
.

Del Horno San Onofre solo compre unos caramelos de mandarina y piña y unas grageas de colores. De “El yantar de Ayer”, un muesli caramelizado y otro tostado para añadir al pan, espectaculares, y unas frutas desecadas (albaricoques y fresas) como no había visto nunca. Y de un puesto de pasta y legumbres me traje Alubias de Tolosa y dos variedades de pasta fresca, raviolis de espinacas con boletus y medallones con jamón y ricotta. Deliciosos, los comimos ayer y están estupendos. Ya os pondré la receta. También traje unos ataditos de hierbas italianas para asados….
.

El pescado fresco, la carne, el pan,….no se podían traer. Al puesto de bacalao no fui capaz de llegar, ni al de quesos. Los embutidos ya habían cubierto el cupo en Extremadura y para cuando llegué al puesto de Lhardy, ya no tenía ni ganas de comprar.
.

Es verdad y sobre todo evidente, que soy compradora, pero no soy compulsiva, aunque lo parezca. Siempre miro y remiro, doy muchas vueltas y al final tengo muy claro lo que compro. He traído muchas cosas de cara a Navidad, a algún cumpleaños, alguna cena pendiente….. y más de un capricho, es verdad. Pero una trabaja durante todo el año, para salir fuera una ó dos veces y siempre pienso que me lo merezco, o no?

Lo peor de todo fue que en Atocha tuvimos que comprar otra maleta, no podíamos llegar así a Málaga….. y lo mejor, todo el resto. El viaje, las visitas, el arte, la gente, la gastronomía,….todo ha merecido la pena. Y sobre todo, el encuentro en Madrid con gente maravillosa, con las que compartimos tantas cosas…..